Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¡Ay! mis wachalales
Por Sam Colop - Guatemala, 19 de marzo de 2005

Si el sistema legal no lo permite, pues hacia ahí es donde hay que apuntar las baterías

Según información de prensa, varias organizaciones mayas están por crear, “otra vez” digo yo, un tribunal en contra del racismo.

Entre esas entidades se menciona a Codirsa, que es la Comisión Presidencial, que en más de una ocasión he denominado, “pro” Discriminación y Racismo por su inacción ante esos hechos.

Esa Comisión fue creada por el mafioso Portillo, tiene un presupuesto anual derivado de nuestros impuestos y a la fecha no ha presentado un sólo recurso legal en contra de los actos para la cual fue creada.

Por aparte, la entidad que se quiere “reencauchar” no es nueva, porque se instaló en el 2002 y en esa ocasión hice ver a algunos de sus organizadores mi oposición. Incluso y a su invitación, rechacé ser partícipe de un ente al que califiqué de “folclórico” y sigo pensando lo mismo.

Estoy en desacuerdo con apoyar “elefantes blancos” que no enfrentan los problemas de fondo.

Lo curioso es ver una cara conocida que organiza una tras de otra esta clase de actividades y sus financistas que en lugar de combatir, terminan encubriendo la discriminación y el racismo.

Estos problemas no se cambian con discursos ni con exámenes de conciencia. Se enfrentan con juicios y sanciones legales; aún y cuando la ley guatemalteca es benevolente porque sólo la discriminación está tipificada como delito, no así el racismo.

Un ejemplo de acción, es el juicio que Rigoberta Menchú lleva en contra de los racistas que la atacaron en la Corte de Constitucionalidad.

Esta es la manera de enfrentar la discriminación. Lo demás, es un simple distractor. Lo trágico del asunto, es que quienes más sufren el racismo y la discriminación, son quienes proponen este tipo de tribunales que carecen de reconocimiento legal.

En términos comparativos, ni siquiera la PDH, creada por ley, trasciende el ámbito de conciencia.

Bien harían, entonces, los financistas de esta “nueva” entidad, exigir la utilización de esos fondos para crear un equipo legal que enjuicie a racistas y discriminadores; si es que Codisra en su ineptitud, no puede o no quiere hacerlo. Dos entidades ineficaces, nunca van a sumar una.

Con otro tribunal como el que se quiere reactivar, no se resuelve nada. Nunca se va a pasar más allá de lo que ya todos sabemos.

La discriminación y el racismo se combaten legalmente; no con remordimientos. Y si el sistema legal no lo permite, pues hacia ahí es donde hay que apuntar las baterías.

NIMALAJ OYOWAL lo kuyak ri kinbij apanoq; necher are nuchomanik. Man kinkajmaj ta kiwach ri kibinaj kib qamabal be aretaq xaq kich’uq ri itzelal kaban chiqe. Ri yoq’onik kak’exik we e k’o kaxlanib ketaq pa che’. Ri jun chik xaq kakanaj pa ch’abalil.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.