Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Ofreciendo dulcitos
Por Sam Colop - Guatemala, 3 de agosto de 2005

Como dicen los defensores del status quo, el Estado es ajeno a las acciones que toman sus autoridades.

Las distribuidoras Deocsa y Deorsa se han caracterizado por prestar un pésimo servicio y para taparle el ojo al macho, mantienen una promoción de regalos en vez de mejorar el servicio o cobrar lo que justamente corresponde.

Como una vez conté, en Nebaj, el servicio es tan deficiente que si uno ve televisión después de las dieciocho horas, lo único que se mira es una franja horizontal; sin embargo, la factura llega como si el servicio fuera prestado con toda normalidad.

En Momostenango, la luz se va constantemente y por razones que desconozco también se corta el servicio telefónico. Ese pueblo queda incomunicado, pero las facturas llegan a tiempo. En aldeas de Cantel, también ocurre lo mismo, por lo que asumo, es igual en el resto del país.

Los habitantes, desafortunadamente han aceptado ese mal servicio con “cristiana resignación”.

Las autoridades centrales tampoco tienen el valor de sugerir la revisión de los contratos con las empresas distribuidoras. Tal vez previendo que en algún momento la población de Occidente y Oriente ya no aguantará más, es que esas distribuidoras andan ofreciendo dulcitos.

La semana pasada, alcaldes de San Marcos y la Comisión de Energía del Congreso convocaron a personeros de Deocsa para discutir el alto costo de un mal servicio; pero los dejaron plantados.

Como esos personeros saben que cuentan con el respaldo de los empresarios que dirigen el país, menosprecian a los representantes locales.

El Congreso de la República, dirigido por otro que ni huele ni hiede, tampoco se atreve a revisar esas concesiones por el consabido estribillo de no alejar la inversión extranjera. Por esto, tienen razón los miembros del Consejo de Ixcán a oponerse a la concesión que el Ministerio de Energía y Minas va a otorgar a Unión Fenosa; pero de nuevo, la voz de los habitantes es desoída por las autoridades estatales para beneficiar intereses privados.

Por aparte, los alcaldes de los municipios afectados harían bien en formar mancomunidades y ver cómo resuelven entre otros problemas, este asunto del servicio de energía eléctrica. Si el Estado no quiere revisar esas concesiones, las municipalidades en bloque podrían forzar a las distribuidoras a por lo menos, prestar el servicio por el que cobra. Al final, como dicen los defensores del status quo, el Estado es ajeno a las acciones que toman sus autoridades; pero a nivel local, los alcaldes sí son representativos.

QASTZIJ LO chi k'ixbal ri kiban ri amaq' k'amal be chi kiwach ri ajk'ayinel saq. Man kikoch' taj usolixik ri wujil kitz'iban ri ajk'ayinel ri' ruk' amaq'. Rumal k'u wa', utz weta ri ajkalte kech konojel tinamit kiq'uch kitzij, kina'oj che rilik we ta kekowin uwinaqirik saq pa taq kitinamit.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.