Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¡Qué de a petate!
Por Enrique Sam Colop - Guatemala, 24 de enero de 2007

Sólo falta que se diga que los miembros del crimen organizado, además de los estafadores, también lo sean los depositantes.

Ahora resulta que los depositantes engañados y estafados también son los responsables de su propio mal por haber confiado en banqueros mafiosos. ¡Qué de a petate! Esto es como pensar que los responsables de su falta de educación formal son los que no han tenido acceso a la misma, cuando el sistema de exclusión no lo permite, o que los responsables de la mala administración gubernamental son los que no votan.

Para comenzar, después de gobiernos feudales, dictatoriales, militares y ahora de empresarios, nadie es responsable, sino quienes votaron por ellos aun cuando el abstencionismo ha sido el gran ganador. Pero viera usted cómo se ufanan en defender lo indefendible. Ahora no sólo son responsables los asaltadores, los defraudadores de bancos, sino los mismos depositantes. Sólo falta que se diga que los miembros del crimen organizado, además de los banqueros estafadores también lo constituyen los mismos depositantes.

Qué fácil y qué bonito es endosarles la culpa a los cuentahabientes que confiaron en quienes en algún tiempo se dice que fueron gente honorable. Es cierto, hay que darles crédito a los banqueros responsables, pero ellos tampoco iban a perder, nunca. Por poner un ejemplo no extremo, no se pude exigir que un depositante campesino de Chimaltenango sepa con certeza del estado financiero de un banco, cuando un profesional egresado de la universidad que lleva el nombre de un esclavista tampoco lo sepa.

Se confía en los bancos porque así lo promocionan el Estado y los medios. Lo malo es que no todos somos “expertos en finanzas”, como algunos voceros de los mercaderes se autoidentifican para descalificar a los que los cuestionan. Lo que sí queda claro es que, como escribí la semana pasada, las ganancias se privatizan y las pérdidas se socializan.

Ahora agrego que la “irresponsabilidad o mafia” de los banqueros estafadores también se quiere socializar. Por aparte, aquel que quería ser candidato presidencial dice que no sabe dónde andan sus familiares que tienen orden de captura. ¡Vaya usted a creerle! ¡Ay, Dios! Como diría otro, ¿cuándo los empresarios de la banca van a socializar sus ganancias para beneficio del país? Nunca.

K'ULBAL K'U'X. Es difícil encontrar palabras de consolación para los padres que pierden a un hijo o una hija. Trato de entender el dolor inmenso que sufren mis amigos Dilia Sipac y Santiago Conós ante el trágico final de su hijo Quikab.

Este jovencito de 17 años, que era toda una promesa y que cursaba el 5o. año de perito, fue muerto a balazos en la zona 11 de la ciudad capital. Sus restos mortales serán enterrados hoy en el lugar de sus ancestros: Patzún, Chimaltenango.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.