Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Diputados excusados
Por Enrique Sam Colop - Guatemala, 4 de julio de 2007

Wachalales y Wachaladinos: ¡No desperdiciemos el voto! No cualquiera y menos un desconocido debe representarnos.

Antes que nada, debo hacer dos aclaraciones, me refiero a los diputados faltistas que, muy tranquilamente, cobran y no trabajan. Lo otro es (no estoy faltándole al respeto a nadie) que la palabra excusado viene del verbo excusar y, conforme a la vigésima segunda edición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, significa “acción y efecto de excusar”, y excusa es el “motivo o pretexto que se invoca para eludir una obligación o disculpar una omisión”.

Viene lo anterior porque el pasado fin de mes se hizo efectivo el pago a aquellos que no asistieron a las sesiones extraordinarias y el presidente del Congreso, cómplice y promotor de la ineficiencia, justificó aquella erogación diciendo: “Lo que pasa es que todos los diputados presentaron excusas, y por eso ordenamos que se les pague. Explicaron que muchos son secretarios departamentales y tenían actividades de asambleas en el interior” (Prensa Libre, 30/06/07). Los diputados que presentaron excusa fueron simplemente excusados.

Pues bien, estos diputados no sólo no trabajan, sino que la labor legislativa de la inmensa mayoría es una mediocridad, y sobre eso cobran. Los del partido de la impunidad organizada, por lo menos, son percibidos como declarados socios del crimen que se oponen a la Cicig y, curiosamente, crecen cual hongos de junio bajo la sombra de un genocida, ¿pero de los excusados qué?

Ahora resulta que, además de pagarles por no asistir a levantar la mano a sesiones donde se discuten temas que seguramente muchos desconocen, también hay que pagarles la campaña de reelección.

Yo no creo en la excusa del presidente del Congreso, porque él es el otro caradura que sangró a un ingenuo. Como no es su pisto, ahora justifica el pago a sus socios que han prostituido el Congreso de la “cosa pública”. Por suerte, su partido no llegará ni a la esquina, y hay que echar ya de allí a excusados y excusadores.

WACHALALES y WACHALADINOS: Ahora que existe la oportunidad, al menos a nivel departamental y municipal votemos por gente que conocemos por su trayectoria y honestidad. A nivel metropolitano y por listado nacional, estamos fregados, porque con la excepción de Nineth Montenegro y EG, los demás ofrecen más de lo mismo.

Así que propongo a los lectores y electores que votemos por personas conocidas; no por los que sólo hacen bulto y quieren reelegirse. A nivel local, nos conocemos, y por los sobresalientes hay que votar, no por el partido que hace más bulla.

Esto debe cambiar. Para poner un ejemplo, si en determinado departamento hay una nueva opción de personas reconocidas, apostemos por ellas. ¡No desperdiciemos el voto! No cualquiera, y menos un desconocido impuesto por un partido que, además, cobra por cada voto a su favor, debe representarnos. Xinbij ba lo!

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.