Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Y ¿si Otto gana? (ll)
Por Enrique Sam Colop - Guatemala, 14 de octubre de 2007

Eso de los Q10 millones no es inclusión, es pago para acarrear electores y que hay wachalales que se prestan al engaño.

Decía en mi artículo del miérco- les pasado que si Otto —Tito, como se le conoce en el bajo mundo— gana, nos va a llevar la tristeza. Sin embargo, viendo los titulares de Prensa Libre del jueves, me intrigó ver que “representantes de garífunas, xincas (sic) y mayas” le ofrecieron apoyo. Viendo la noticia en sí, se habla de que Pérez Molina ofreció “inclusión”, pero no se dice qué significa eso ni a qué medidas concretas se refiere. Lo curioso es ver a una wachalal a su lado y a otro quemando candelas de manera folclórica. Solo le faltó quemarle candelas a su general, y aquí debo hacer una aclaración. Cuando me referí a Colom como “brujo” hace cuatro años lo hice de manera irónica. Ahora que lo repetí, recibí algunas llamadas para protestar por el uso del término. De hecho, mi artículo del miércoles tal vez sufrió alguna “brujería”, porque la expresión completa no fue publicada como la redacción de este medio aclaró en Opinión de los Lectores, el jueves pasado. Pero antes de salir de este asunto, debo decir que cuando me refiero a “brujos” lo hago de manera burlesca a aquellos que folclorizan la espiritualidad maya, como ese señor que no sé si está haciendo “brujería” para burlarse de Pérez Molina o de verdad, estuvo haciendo un ritual maya.

Volviendo al punto central es que quería saber a qué llegaba el compromiso de Pérez Molina con los pueblos indígenas, y todo se reduce a garantizar Q10 millones para movilizar votantes para la segunda vuelta y una promesa vaga de inclusión. Berger, por lo menos, en su racismo, creyó que dar trabajo de edecanes a ciertas jovencitas le limpiaba la conciencia; pero Pérez Molina es peor, porque no dice si inclusión en su concepto es aumentar el servicio doméstico mal pagado o el servicio militar obligatorio como en su tiempo de Tito. Eso de los Q10 millones no es inclusión, es pago para acarrear electores y que hay wachalales que se prestan al engaño, como la que dijo que estaba confiada en que su candidato hará cambios. ¿Cuáles? ¿Aumentar el número de edecanes? Da cólera saber que las chorti’es presentes en aquel acto lucían trajes nuevos y que les fueron regalados para venir a esa reunión. Otto se está aprovechando de la pobreza extrema de aquellos habitantes. Y a todo esto, vale la pena preguntarse también si el color anaranjado del Partido Patriota no tiene un mensaje subliminal con el color del pollo del cual, se asegura, está recibiendo financiamiento. Otto Pérez debe explicar, en términos concretos, ¿qué entiende por inclusión? ¿Qué ministerios y direcciones generales podrían eventualmente ser dirigidas por wachalales? Porque si es como cuando estuvo en Nebaj, inclusión también implica matar a cuanta gente está a la vista. En ese asunto, los wachalales que lo apoyan deben estar bien claros. Xinbij ba lo chiwe!

Fuente: www.prensalibre.com - 131007


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.