Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Del nombre “Popol Wuj”
Por Sam Colop - Guatemala, 12 de diciembre de 2007

No estoy inventando el agua azucarada, sencillamente me encuentro con datos de hace más de medio siglo.

Ahora que se está celebrando otro congreso sobre este “venerable documento indígena”, como escribió don Adrián Recinos, creo necesario reiterar el porqué del nombre Popol Wuj y no Pop Wuj, como sugirió mi admirado maestro don Adrián Chávez, quien, si hubiera tenido tiempo, habría corregido su propuesta como apuntó al final de su libro.

El hecho es que hay muchos wachalales que sin siquiera haber leído ni una u otra versión repiten por supuesta lealtad étnica el nombre Pop Wuj y hasta he escuchado que algunos creen que es necedad mía el escribir el nombre del libro como Popol Wuj. Otros viven de la memoria de don Adrián Chávez y, para aparentar neutralidad, dicen que el nombre del libro es Popol Wuj o Pop Wuj.

El hecho es que no es capricho personal. Ya he escrito varias veces que don Adrián Chávez lo escribió así para querer “corregir” lo que él consideró un error de Ximénez, puesto que en el folio 1 se lee Popo y en k’iche’ las palabras son agudas, es decir, “que lleva el acento prosódico en la última sílaba” (RAE). Sin embargo, en el folio 54 de aquel manuscrito se aclara el nombre que, además, en otras páginas se nombra la palabra popol, como en popol ja, ajpopol, popol winaq que también aparece en el Título de Totonicapán, como se nombra a sí mismo Diego Reynoso en su versión del viaje al oriente.

La palabra popol también se encuentra en otros documentos como en el Vocabulario de la lengua kaqchikel, de Fray Thomás de Coto, donde pueden leerse las palabras popol wa’im, popol ulew, popol tzij. Ximénez incluso traduce el nombre de aquel libro (folio 54) como “libro del Común”, y en su Tesoro de las tres lenguas...

También encontramos la palabra popol, en el diccionario k’iche’-inglés de Edmonson, como en el diccionario q’eqchi’ de Haeserijn y, para más señas, en el idioma yucateco, donde está la frase popol na donde se traduce que “ahí se reunían para discutir asuntos de orden público...”.

No es, pues, asunto personal. Lo que varios organizadores no saben y no creo que hayan leído, porque tampoco creo que conozcan la traducción de don Adrián Recinos, es la versión de Dora Burgess y don Patricio Xec, quienes en 1955, es decir casi un cuarto de siglo antes que la traducción de Chávez y que aquellos traductores del Instituto Lingüístico Bíblico K’iche’, de San Cristóbal Totonicapán, denominaron el Popol Wuj.

Eso de que Burgess y Xec hayan sido evangélicos no le quita respeto a su traducción, que fue publicada por una librería evangélica de Quetzaltenango y que ahora está agotada. En la introducción de aquel libro escribieron: “La presente obra es un esfuerzo de dar a conocer el Popol Wuj al pueblo quiché (sic), como también de traducción del quiché al español...”.

Fuente: www.prensalibre.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.