Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Es un archivo histórico
Por Sergio Fernando Morales* - Guatemala, 24 de julio de 2005

Detrás de cada frase o palabra, escrita a mano o en máquinas, duerme un drama humano.

Durante el período colonial la seguridad pública estaba a cargo del Ejército español y grupos de vecinos organizados en cuerpos de vigilancia que trabajaban gratuitamente.

En 1845 el presidente Rafael Carrera creó el Cuerpo Policíaco Urbano, que dependía del Corregidor de Guatemala y desde aquel momento, los cuerpos de seguridad han evolucionado y su trabajo refleja, en gran medida, la historia política del país.

En nuestros días el cambio más importante lo constituye la creación de la Policía Nacional Civil que, con una nueva visión, asume las tareas de la Policía Nacional.

Theodor Adorno, filósofo alemán de la Escuela de Frankfurt, autor del libro Teoría Crítica de la Sociedad, dice que la historia se lee a contrapelo, es decir, lo que las instituciones fueron para que aprendamos de sus aciertos y equivocaciones a fin de enfrentar el futuro con mejores conocimientos y elementos.

El miércoles, 13 de este mes, cuando la Procuraduría de los Derechos Humanos, proveida de una orden judicial, llegó a las instalaciones de las fuerzas de seguridad, situadas en la zona seis, para inspeccionarlas, halló unos recintos poco iluminados, dañados por la humedad, infestados de roedores y murciélagos, en los que son guardados millones de folios en los que está documentada la historia de la Policía ya desaparecida, y de quienes la organizaron y dirigieron.

Detrás de cada frase o palabra, escrita a mano o en máquinas, duerme un drama humano que debe ser conocido, con intención crítica y constructiva, por todo aquel que tenga vocación por el estudio de la historia.

Por ello decidí iniciar una investigación de derechos humanos, para preservar y proteger el derecho patrimonial y cultural del pueblo de Guatemala, a conocer una parte vital de su pasado.

La población tiene ahora ante sus ojos una inmensa documentación que puede conducir al esclarecimiento de muchos casos que han permanecido en el misterio.

Y debo decir que la evasión de responsabilidad individual no es razón para ocultar ni cercenar la historia hemerográfica que en esos papeles subyace.

Más aún, conocer las etapas y circunstancias históricas de las instituciones de seguridad, sin que ello signifique justificar o legitimar sus acciones, hará posible descubrir el porqué de la actuación de sus elementos y, sin duda, el juicio de la historia puede ser más benigno para ellos y hacer justicia a las víctimas.

Nos encontramos ante una fuente de conocimiento para romper estereotipos y acercarnos a una reconciliación, porque no sólo debemos recuperar la memoria, sino en un esfuerzo multisectorial, entregar esas instalaciones a las autoridades de la Hemeroteca Nacional, para que en el mismo lugar sea inaugurado el Archivo Histórico de la Seguridad.

*Procurador de los Derechos Humanos

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.