Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Periodismo y libertad de expresión, con reveses en 2006
Por Selvin Girón - Guatemala, 7 de marzo de 2007

• Atentados y asesinatos en la impunidad

• Autocensura: mecanismo para evitar acoso


• Medios de comunicación, industria poco transparente

Los ataques e intimidaciones contra el gremio periodístico trascienden al interés de cada país en América Central en el momento que organizaciones internacionales denuncian los ataques y señalan que en la región existe poca voluntad por dar seguridad a la labor periodística. En ese contexto las reformas al marco legal de cada país parece orientarse a los intereses de los poderes económicos y políticos que inciden en la genda de los medios de comunicación y se hace evidente, según analistas, un enfrentamiento entre los medios conservadores y los gobiernos “izquierdistas” que emergen en la región.

¿QUIÉN PROTEGE A LOS COMUNICADORES? En 2006 se registraron 86 asesinatos de periodistas a nivel mundial, dos de ellos en Guatemala, uno en El Salvador, 30 en total para Latinoamérica, según el informe de Reporteros sin Frontera ( RSF ).

Además, la región una de las más despreocupadas respecto a la seguridad laboral, según la Federación Internacional de Periodistas ( FIP ), 2006 fue el más trágico para ese gremio, reportando al menos 155 muertes, 22 accidentales, lo cual representa un reto para empleadores y gobierno, cita un comunicado de la oficina de la FIP para América Latina (www.fiplaro.org.ve).

Hay una discrepancia drámatica entre los medios de comunicación, entre los que se responsabilizan por la seguridad de manera seria y los que no... son precisamente los segundos los que envían a su gente al trabajo de campo y les importa un bledo que les suceda , dijo el secretario General de la FIP , Aidan White , en el comunicado de esta entidad.

Los ataques continúan en 2007, esto preocupa a activistas y obervadores internacionales como RSF.

Winder Manolo Jordán Madrid, reportero de R adio Sultana y corresponsal de Nuestro Diario sufrió un atentado en el muncicipío de Gualán, Zacapa, Guatemala (www.rsf.org 07-02-07).

Este ataque requirió de la intervención de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), quien solicitó una investigación municiosa al Ministerio Público (MP), a través del presidente de la comisión de libertad de prensa, Gonzalo Marroquín, quien es además director editorial del matutino Prensa Líbre.

Demandamos una inmediata y profunda investigación por las autoridades, y que le den garantías, para que pueda seguir ejerciendo su trabajo , exigió Marroquín (Prensa Libre – 03-02-07).

Otro ataque se registró en Guatemala, en el departamento de Huehuetenango, donde fue amenazado de muerte por el alcalde de la localidad de San Antonio Huista, el periodista Carlos Alfredo Morales ( CERIGUA – 12-02-07) este hecho fue condenado por la Asociación de Prensa de Huehuetenango (APEHUE).

El asesinato de tres diputados salvadoreños en territorio guatemalteco, ocurrido este mes, empieza a mostrar la tendencia en este país para 2007 (ver notas en esta edición).

A raíz del alto impacto de la noticia y los sucesos posteriores, la prensa nacional ha dado amplia cobertura al caso. En este contexto, tanto la prensa escrita como televisada ha empezado a recibir presiones y amenazas para «que baje el tono» de las informaciones, en las que se mezcla el narcotráfico, la política y evidencias de la existencia de estructuras clandestinas en las instituciones encargadas de la seguridad pública.

El informe del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), en el estudio «Indicadores de Periodismo y Democracia a Nivel Local en Latinoamérica», expone que Guatemala es una Zona Roja para ejercer el periodismo, siendo el único país identificado como tal en Centroamérica.

Según el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), en un informe elaborado por sus investigadores, el 85% de los asesinatos realizados en los últimos 15 años, fueron cometidos con total impunidad y los autores intelectuales solamente fueron llevados ante la justicia en el 7% de los casos.

Esta violencia no solucionada provoca una autocensura generalizada. Y esto se ajusta de maravillas a los deseos de los gobiernos , cita el informe «Ataques a la Prensa en 2006» del CPJ .

En el caso del El Salvador, el informe general sobre la libertad de expresión expone que los órganos del Estado como la Asamblea Legislativa (AL) y la Corte Suprema de Justicia (CSJ) no cumplen su papel... la AL mantuvo leyes antiprensa... y las agresiones físicas y amenazas contra periodistas no han sido esclarecidas por la Fiscalía General (Informe de la Asociación de Periodistas de El Salvador - APES).

Los datos de este informe plantean la siguiente situación, un asesinato, 21 agresiones, tres descalificaciones, dos amenzas, dos negativas de información, dos cierres de espacio, un cierre de medio y dos leyes antiprensa.

En Honduras el asesinato del abogado Dionisio Díaz García, cuando se dirigía a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de ese país, quien conjuntamente con periodistas de Revistazo.com, que son miembros de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), daban seguimiento al caso de violaciones a los derechos humanos en empresas de seguridad privada.

La periodista Rosa Morazán, en su artículo «Periodistas de Honduras en Pie de Guerra», dice: es un claro mensaje de intimidación en contra no sólo de la labor de la ASJ y el trabajo de investigación de los periodistas, sino que también contra el ejercicio de la libertad de expresión y el acceso a la información (Medios y Libertad en las Américas 18-12-06)

Para la Relatoría de la Libertad de Expresión de la Organización de los Estados Americanos ( OEA ) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ( CIDH ), se lamenta el deceso mientras considera positivo que el Congreso de ese país, haya aprobado la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública (Comunicado de Prensa 162/07 – 29-02-07).

Según la Clasificación Mundial de Libertad de Prensa de 2006, elaborado por RSF, en Centroamérica, con excepción de Guatemala, que ocupa la posición 90; conserva un rango honorable Costa Rica (29), Panamá (39), Honduras (64), y el Salvador (69).

Lo que indica, según la RSF, es que la escases de agresiones o atentados contra periodistas significa que también la autocesura ha hecho su trabajo ( Comunicado de Prensa 23-10-06).

Ignacio J. Álvarez, relator especial para la libertad de expresión de la OEA-CIDH , dijo en el comunicado: en el marco del alarmante recrudecimiento durante el año 2006 de la violencia contra periodistas en la región, el cuarto trimestre fue especialmente trágico para la libertad de expresión .

MEDIOS DE COMUNICACIÓN ¿AL SERVICIO DE QUIÉN? Los medios de comunicación representan la legitimación de una sociedad. En su correcta función ayudarían a la democratización de la información, sin embargo, ésta se ve limitada cuando los poderes económicos y políticos inciden la agenda de éstos.

La Declaración de Principios sobre la Libertad de Expresión, de la OEA-CIDH contiene 13 artículos ratificados por los estados miembros, entre ellos los de América Central.

El artículo 12 apunta sobre la estructuración de los medios de comunicación lo siguiente: los monopolios u oligopolios en la propiedad y control de los medios de comunicación deben estar sujetos a leyes antimonopólicas por cuanto conspiran contra la democracia y la pluralidad y diversidad que asegura el pleno ejercicio del derecho a la información de los ciudadanos. En ningún caso las leyes deben de ser exclusivas para los medios de comunicación. Las asignaciones de radio y televisión deben considerar criterios democráticos que garanticen una igualdad de oportunidades para todos los individuos en el acceso a los mismos .

El editor de la revista electrónica de la Fundación Derechos Económicos, Sociales y Culturales para América (FUNDADESC), Marcel Arévalo, opinó sobre el desarrollo de los medios de comunicación en la región lo siguiente: La región centroamericana no se escapa del proceso de transnacionalización de los medios de comunicación. Las cadenas norteamericanas (EEUU-México) han hecho sentir su injerencia como accionistas, muchas veces mayoritarias en los principales medios centroamericanos, de por sí ya concentrado en capitales nacionales o regionales .

En Guatemala es bien conocido el monopolio del mexicano Ángel Gonzáles , para los canales 3, 7, 11 y 13 de la televisión nacional.

En los medios escritos, la revista alternativa El Observador, publicada en Guatemala se refiere a cómo los grupos empresariales-industriales ha sido parte de la estrategia para construir dominación ideológia y hegemonía política a través de un discurso... el grupo fundador el Diario Siglo XXI, salta a la fundación de otro medio como el Periódico, siempre con José Zamora a la cabeza, Siglo XXI expresa los interese de estos grupos empresariales que los fundan, tales como los Campollo Codina, azúcareros con inversiones en petróleo y energía.

La inauguración del telenoticiero Guatevisión, cuyo director Mario Antonio Sandoval , es miembro de la junta directiva del rotativo Prensa Libre, junto con Luis Morales Chua , la familia Zarco y la familia Marroquín también propietaria del diario La Hora .

Se menciona que tanto Ángel Gonzáles como Carlos Slim el magnate mexicano de la red Televisa, tambien habrían comprado acciones en el diario Prensa Libre ( El Observador – Año 1 No. 3).

MEDIOS Y POLÍTICA, ENCUENTROS Y DESENCUENTROS. En el caso de Nicaragua, el presidente Daniel Ortega ha solicitado a los medios de comunicación que paguen impuestos para que éstos puedan servir para reforzar la policía que combate al narcotráfico ( El Nuevo Diario – 21-02-07).

El informe «Ataques contra la Prensa » de la CPJ señala que en Nicaragua durante el proceso electoral estuvo polarizada y partidista. Ortega gozó del apoyo de pocos medios, pero el influyente matutino de Managua La Prensa* y otros medios favorecieron al candidato conservador Eduardo Montealegre.

Para el analista de la CPJ , Carlos Lauria , los líderes de izquierda advierten sobre la concentración de los medios en la región y sostiene que los grupos transnacionales sesgan la cobertura periodística a favor de grupos económicos y otros grupos de interés .

En Panamá, se discuten reformas al Código Penal, las cuales limitarían la libertad de expresión, penalizando la publicación de información pública sin autorización por parte de las autoridades (Inforpress 1692), por ahora las discusiones se encuentran detenidas e iniciarán discusiones el jueves 01 de marzo (Prensa Latina 24-02-07).

El poder de los empresarios con influencia en los medios señala la poca independencia de los mismos. Un ejemplo en Panamá es la familia Motta , que tiene la mayoria de las acciones de Televisora Nacional S.A. (que tien 25% del mercado televisivo).

Otro ejemplo de la influencia empresarial y cambio reciente en el mercado, se trata de la compra de más de 75% de la acciones del periódico la Estrella en abril de 2006, por el empresario de la Zona Libre de Colón, Abdul Waked , dueño del tabloide El Siglo desde 2001 (Inforpress 1692).

Para Arévalo , el ejercicio de la libre emisión de pensamiento como un derecho de todos los ciudadanos, se ve limitado por los interes empresariales de los medios y (los que están) detrás de ellos, en los cuales las agendas sociales no constituyen una priodidad .

* A la familia Chamorro se les sindica de poseer un posible monopolio en la prensa Nicaragüense, así como de ser accionistas del Bancentro y Banco Uno ( El nuevo Diario – 12-01-2000)

En cooperación con Inforpress Centroamericana - Inforpress C.A. es una revista semanal de análisis que cubre la región centroamericana, y depende de suscripciones para sus ingresos. www.inforpressca.com

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.