Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La operación PB Success
Por Haroldo Shetemul - 20 de junio de 2004

Ahora se cumplen cincuenta años del “éxito” norteamericano que a los guatemaltecos nos ha costado medio siglo de desestabilización política.

LA SUERTE DE JACOBO ÁRBENZ GUZMÁN estaba echada. Desde mayo de 1954 comenzó la guerra de nervios con amenazas de muerte a funcionarios de gobierno y propaganda desestabilizadora a través de radio Liberación. La operación llevó a que, la noche del 27 de junio, Árbenz capitulara y diera inicio al show del triunfo liberacionista contra el supuesto comunismo. Sin embargo, en la actualidad hay suficientes pruebas documentales para evidenciar que la caída de Árbenz fue planificada, financiada y dirigida por EE.UU. En mayo del 2003, la CIA y el Departamento de Estado levantaron las restricciones sobre los archivos que relatan la intervención norteamericana.

SEGÚN LOS DOCUMENTOS desclasificados, la operación constaba de tres fases: PB Success, PB Fortune y PB History. La primera comenzó en septiembre de 1950, cuando un agente de la CIA llegó al país para contactar a los sectores contrarios al gobierno. Durante dos años se desarrolló el trabajo de auscultación política, para definir la estrategia. Estados Unidos aceleró sus planes intervencionistas al conocer la expropiación de las tierras ociosas de la United Fruit Company, en 1952. En julio de ese año, el director de planes de la CIA, Allen Dulles, solicitó al Departamento de Estado la aprobación del plan, el cual recibió el visto bueno del Consejo de Seguridad Nacional en agosto de 1953. La única petición fue que la operación no excediera los US$3 millones de fondos disponibles de la agencia.

LA FASE PB FORTUNE se insertaba en la PB Success por su carácter operativo. Se concretaba con un manual de asesinatos políticos, aprobado por la administración de Harry Truman en septiembre de 1952. El embajador norteamericano en Guatemala John Peurifoy fue el cerebro tras la elaboración de una lista de 50 políticos a quienes debían asesinar, incluyendo la posibilidad de terminar así con Árbenz. Este plan fue abortado un mes después, por lo que sólo continuó PB Success.

DE ACUERDO CON Roberto García, el “plan general de acción” de PB Success definía dos objetivos y seis etapas. Los objetivos eran: a) remover en forma encubierta la amenaza del gobierno controlado por los comunistas, y b) instalar y sustentar, encubiertamente, un gobierno pro EE.UU. La primera etapa fue el nombramiento del personal, cuyo nombre clave era Estación Lincoln. La segunda fue el “condicionamiento preliminar” para crear crisis y deserción dentro del gobierno y buscar alianzas militares con Nicaragua, Honduras y El Salvador. La tercera fue de “concentración” para desarrollar antagonismos contra Árbenz, acentuar la presión económica e iniciar acciones diplomáticas ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

EN LA CUARTA ETAPA de PB Success aplicaron presión económica, militar y diplomática para acentuar el divisionismo e iniciar la campaña de terror político. En este punto entraban a escena las fuerzas mercenarias preparadas en Honduras para hacerles imagen de apoyo popular. La quinta etapa impulsaba el “sabotaje agresivo” contra objetivos gubernamentales y el “ultimátum” del líder rebelde (coronel Carlos Castillo Armas) para evitar un “derramamiento de sangre”. La escena estaba preparada para el derrocamiento y la toma del poder por los mercenarios. La última etapa era la llamada “consolidación” del nuevo gobierno, reconocimiento de la OEA y el ofrecimiento de asistencia de EE.UU.

LA FASE PB FORTUNE estaba destinada a desarrollarse después del derrocamiento. El objetivo era demostrarle al mundo el carácter comunista del régimen caído y su conexión con la Unión Soviética. Pero el esfuerzo estadounidense fue en vano, porque no encontraron nada. ¿No les recuerda, estimados lectores, la historia ficticia de las armas de destrucción masiva en Irak? Lo único que pudieron reunir fueron textos sobre Stalin, la reforma agraria china y análisis marxistas que fueron editados como un folleto, el cual fue distribuido en el Senado y el Consejo Nacional de Seguridad, como la prueba del crimen comunista.

Tomado de Prensa Libre www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.