Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Un año desperdiciado
Por Haroldo Shetemul - Guatemala, 29 de diciembre de 2004

Esperemos que en 2005 la clase política no caiga más en la cloaca y sus acciones sean de beneficio para toda la población y no sólo para ella.

DEFINITIVAMENTE, el 2004 no fue un año positivo para el gobierno de Óscar Berger. Después de haber visto elevarse sus bonos populares en los primeros meses, a estas alturas ha perdido mucha imagen. La inseguridad ciudadana se convirtió en el mayor flagelo para la población y el principal escollo para un gobierno que había ofrecido combatir la criminalidad en forma efectiva. En poco tiempo se desmoronó la figura del comisionado de Seguridad, su titular, Otto Pérez Molina, se fue del Gobierno y, después de él, ya no hubo tal cargo. La desaparición de ese cargo demostraba que nunca había tenido sustento.

ESOS AGUJEROS en la estructura estatal determinaban que no eran puestos definidos en términos de la estrategia a largo plazo, sino para satisfacer intereses de los partiditos que integran la Gran Alianza Nacional (Gana). Algo similar ocurrió con el comisionado para la Reforma Política del Estado y para la Transparencia, porque luego de que Mario Fuentes Destarac dejara ese cargo, también fue desmantelado. El mayor revés que llevó Berger por la inseguridad provino del exterior. Mientras en Guatemala las autoridades de Gobernación insistían en que había bajado el índice de criminalidad, Estados Unidos y varios países europeos les hicieron poner los pies en la tierra: Aquí la vida no vale nada, porque reina la delincuencia sin quién le haga frente. La principal bofetada la dieron los salvadoreños, con la instalación de vallas alusivas al peligro que existe en el territorio nacional.

CON LA LLEGADA de Berger al Gobierno también se sintió otro fuerte impacto: la carestía de la vida. La mayoría de productos de consumo básico subieron de precio, como el caso del azúcar, el cual podría incrementarse en breve, según versiones que corren por ahí. Y el principal señalamiento contra este gobierno parte del hecho de que está conformado en un alto porcentaje por empresarios, quienes se habrían despachado con la cuchara grande ahora que están en el poder. Pero mientras el costo de la vida sube, este gobierno se negó a aumentar el salario mínimo, en la ciudad y el campo, lo cual es contradictorio porque los diputados de la oficialista Gana no tuvieron empacho en apoyar el aumento salarial de Q10 mil. O sea, mientras le niegan a la población de escasos recursos un mejor salario, ellos hacen piñata los ingresos públicos.

ESTE FUE también el año en el que se desmoronó la oposición política, principalmente por las denuncias de corrupción y los pleitos internos. El Frente Republicano Guatemalteco (FRG) la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y el Partido de Avanzada Nacional (PAN), los principales partidos de oposición, quedaron manchados por la corruptela y fuertes luchas internas en sus filas. La principal figura opositora, Álvaro Colom, quedó evidenciado con las denuncias de cómo a través de triangulaciones había recibido dinero estatal para financiar su pasada campaña. Y cerró con broche de oro el año, al empantanarse en una disputa pública con su antiguo correligionario y amigo Rolando Morales.

EN SÍNTESIS, la clase política, en el Congreso y el Gobierno, no tuvo su mejor año. La falta de acción para detener la inseguridad, la corruptela y el aumento salarial de los diputados son parte de los hechos que les ha restado credibilidad. Los ofrecimientos de campaña han vuelto a demostrar que se los llevó el aire, como aquel Berger que ofreció que todos sus funcionarios presentarían públicamente sus declaraciones de probidad. Esperemos que el próximo año la clase política no caiga más en la cloaca y que sus acciones sean de beneficio para la población en general y no sólo para ella.

Tomado de Prensa Libre www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.