Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Bill Gates, el pirata
Por Haroldo Shetemul - Guatemala, 8 de junio de 2005

¿Cómo puede Microsoft Corp. señalar a nuestros países si no tiene las manos limpias?

LA NOTICIA LE HA ha dado la vuelta al mundo: Un guatemalteco le ganó una demanda a Microsoft Corp. por haberle robado un programa informático que él inventó. La Corte de Distrito del Centro de California, Estados Unidos, resolvió que la compañía del archimillonario Bill Gates deberá pagarle a Carlos Armando Amado una cantidad inicial de 8.9 millones de dólares porque utilizó indebidamente un software que permite usar una sola hoja de cálculo para enlazar el programa de cálculo Excel con la aplicación de base de datos Access. El juez David Carter indicó que revisará el caso para determinar a cuánto ascenderían los daños adicionales que debe pagar por los programas vendidos hasta la fecha.

LA HISTORIA se remonta a fines de los años ochenta, cuando Amado creó la tecnología en la Universidad de Stanford, donde estudiaba. En 1990 lo patentó y luego se acercó a Microsoft para mostrarle las bondades del programa, con el fin de que se lo comprara. La compañía le respondió con una negativa, pero a escondidas comenzó a utilizar el invento en las versiones de Access 95, 97, 2000 y 2002. Microsoft se benefició de un programa por el que no pagó un solo centavo y lo distribuyó a nivel mundial. No le bastó con usar indebidamente el programa, sino que su representante legal, Joel Freed, mintió ante los tribunales norteamericanos al afirmar que la empresa comenzó a desarrollar esa tecnología tres años antes que el programador guatemalteco lo patentara. Pero ésta no es la única demanda que la firma de Gates tiene en su contra. Un portavoz de Microsoft confirmó a medios de prensa internacionales que tiene pendientes otros 35 procesos por uso indebido de software.

HASTA AQUÍ ESTAMOS ante una victoria para un inventor guatemalteco que le ganó una demanda al gigante informático. Nuestro compatriota merece todas nuestras felicitaciones, pero también debemos agradecerle que pusiera en la mesa de discusión un problema de carácter ético. ¿Cómo puede Microsoft Corp. señalar a nuestros países como piratas si no tiene las manos limpias? En mayo recién pasado, Business Software Alliance (BSA), que representa a las grandes empresas de software a nivel mundial, afirmó que Latinoamérica es la región que registró la mayor tasa de piratería a nivel mundial.

MÁS AÚN, EN LA LISTA de los peores casos de piratería ubicó a Guatemala en el puesto 17 a nivel mundial. Imagínense, BSA nos señala como usurpadores de tecnología informática, que a su vez pirateaba un programa. Por supuesto que estoy en contra de la piratería, venga de donde venga, para evitar malos entendidos y que me señalen de estar a favor de la violación de la propiedad intelectual. Empero, no creo que una compañía como Microsoft nos tenga que dar clases de ética cuando está visto que ha pirateado programas y lo ha hecho a nivel internacional en sus paquetes de Office. ¿Y quién señala a Microsoft como una de las peores compañías piratas a nivel planetario?

EL NORTE NOS PUEDE señalar de lo que sea, sin que le podamos decir lo que son en verdad. Pueden ponernos Travel Warning por ser paisitos violentos, pueden endilgarnos que de naciones bananeras pasamos a ser puentes de narcotráfico, pueden llamarnos ladrones de tecnología, pueden endilgarnos lo que quieran. Ellos en cambio son los campeones de la justicia, los gigantes de la tecnología global y quienes inventaron los instrumentos para la reproducción en serie de sus mismos productos. En cualquier lugar se pueden encontrar discos compactos en blanco y todo tipo de equipos para la reproducción de software y otros productos por el estilo, con lo que el mismo imperio se mete zancadilla. ¿No es eso precisamente parte de la libertad de mercado?

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.