Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Mayas homofóbicos
Por Haroldo Shetemul - Guatemala, 14 de septiembre de 2005

En mi calidad de indígena, ese pensamiento atrasado no me representa y por eso lo critico.

HACE UNOS DÍAS llegó a mis manos un comunicado de la Defensoría Indígena Wajxaqib' No'j sobre lo que llama “El tema gay en Guatemala”. Me parece interesante darlo a conocer porque representa una visión conservadora, que más pareciera representar un pensamiento fascista y no el de un grupo de luchadores sociales de izquierda. La Defensoría dice: “Estamos hoy sumergidos dentro de un sistema que impone y descompone y no construye, lleno de tantos males: discriminadores, explotadores, asesinos, delincuentes legales e ilegales, narcotráfico, politiqueros y para agregar, los gay”. Así, esa organización pone a la homosexualidad al mismo nivel que la criminalidad y el tráfico ilegal de drogas.

EL COMUNICADO agrega: “Lo extraño para nuestro pueblo, es que dos semejantes del mismo sexo unidos en matrimonio, colaboren en la descomposición social, más aún si tienen las intenciones de adoptar niños como hijos”. Para la Defensoría, la homosexualidad es un defecto: “Si nacieron con este defecto o lo aprendieron después, no se puede, ni debe dar lugar a que se sigan cometiendo los mismos hechos o copiando modelos de otros países”. También la califica de algo sucio y extranjero: “No es de extrañar que países poderosos tanto en lo político, militar y económico, sean los que encabecen más número de gay, ya que ellos son los principales responsables de las grandes atrocidades de los pueblos pobres, ellos son los que exportan su suciedad y contaminan nuestros pueblos”.

POCO DESPUÉS la misma Defensoría difundió otro comunicado, muy breve, con el título “Fe de errata relacionada con el comunicado enviado el 6 de julio sobre los gay”. Si pretendía desmentir lo anterior, no lo consiguió porque una posición política no se puede modificar con una fe de errata, que sólo enmienda un error tipográfico, como una palabra mal escrita, una falta de ortografía o problemas de sintaxis. En fin, lo cierto es que esta organización que dice defender los derechos de los pueblos mayas le niega derechos a una minoría social guatemalteca. La Defensoría comete un grave perjuicio a su imagen porque después del comunicado y su fallida rectificación se dibuja como intolerante y conservadora. Más aún, el documento inicial muestra una pobreza de conocimientos sobre la sexualidad del pueblo maya y de nuestros antepasados prehispánicos, pese a que la defensoría dice representarlos.

EN SU LIBRO Historia de la cultura material en la América equinoccial, Víctor Manuel Patiño señala lo siguiente: “En América, la homosexualidad existió en grados variables, desde las tribus que no la practicaban sino de modo excepcional, como cumanagotos, chibchas, quimbayas y otros, hasta ser cosa tolerada y aun institucionalizada en el istmo panameño, la costa Caribe, la costa norte peruana y la costa norte ecuatoriana”. Según Patiño, “la sodomía era practicada por los sacerdotes mayas (Ximénez, 1929, I, 360). Los frailes franciscanos hicieron quemazón de ídolos, pero los indios escondíanlos especialmente al dios de Chiapas, Mavite, al que rendían culto pederástico (Ibid., 177)”. Asimismo, Bernal Díaz del Castillo escribió lo siguiente: “Eran los más dellos sométicos, en especial los que vivían en las costas y tierra caliente, en tanta manera, que andaban vestidos en hábito de mujeres muchachos a ganar en aquel diabólico y abominable oficio”.

EN FIN, EXISTEN múltiples evidencias históricas y arqueológicas acerca de que la homosexualidad existió en tiempos inmemoriales en América. Eso trae al traste con esa idea de que es una degeneración y suciedad que nos exportaron las grandes potencias, porque es discurso barato y pendejo. De ahí que el mejor consejo que uno le puede dar a una organización como la Defensoría Maya es que primero sepa de qué va a hablar para evitar dar espectáculos tan deprimentes como éste. En mi calidad de maya, ese pensamiento atrasado no me representa y por eso lo critico con base científica.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.