Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Rabinal Achí
Por Haroldo Shetemul - Guatemala, 30 de noviembre de 2005

Gracias a don José León Coloch, director del Xajoj Tun, aún se mantiene la representación de esta danza precolombina, pese a las precariedades económicas que padece.

EL 25 DE NOVIEMBRE fue una fecha trascendental para el Xajoj Tun (Baile del Tun), nombre original del Rabinal Achí, porque la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura de las Naciones Unidas (Unesco) lo declaró Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad. Junto a esta danza precolombina, también fueron distinguidos otros siete legados culturales y artísticos latinoamericanos y sus respectivos países celebran por todo lo alto este hecho. Por ejemplo, Nicaragua realizará el 16 de diciembre una fiesta nacional por la distinción otorgada al Güegüense, un drama satírico del siglo 16, el cual será exhibido en forma permanente en el aeropuerto internacional de Managua. En Guatemala, al contrario, el Gobierno ha guardado un silencio inexplicable, lo cual deja en evidencia la falta de una política oficial para promover la cultura maya.

ESTA ALTA DISTINCIÓN nos debe llenar de orgullo a todos los guatemaltecos porque es un reconocimiento de nuestro acervo cultural maya, que ha logrado sobrevivir pese a las adversidades. El Xajoj Tun es una obra representativa del período posclásico (900 a 1524) y es la única muestra artística indígena que no ha sido contaminada con elementos hispanos o cristianos. Pero no sólo es importante por el aspecto estético, sino que este etnodrama es la continuidad de la estirpe de los rabinaleb, de quienes soy un orgulloso descendiente. En el valle de Rabinal se encuentran los vestigios de nuestros antepasados, como Chwitinamit, Kajyub’, Toloxcoc, Ximb’aja, Saqtijel, B’elejeb’ K’amb’a, K’isintun y Cha’b’alam.

PARA SU MONTAJE, que se efectúa entre el 12 y el 25 de enero de cada año, primero se deben realizar ceremonias de permiso a los antepasados, a los personajes y a los danzantes ya muertos. Esta es una forma de guardar respeto a la gloria del Kajyub’, el sitio arqueológico donde se desarrollaron los hechos históricos narrados en el drama. Luego de efectuarse la obra, también se deben hacer ceremonias para agradecer su buena ejecución. El Xajoj Tun nos remonta al período anterior a la invasión española cuando se rompe la alianza entre los rabinaleb y los k’ich’e. El problema radica en que los k’ich’es rompen el pacto al intentar conquistar el valle de Rabinal.

EL GUERRERO K’iche’ Achí, durante 260 días y 260 noches ataca la fortaleza de Kajyub’ y destruye varios pueblos, con el objetivo de que le tributen. Ante ello, Rabinal Achí, guerrero de los rabinaleb, captura al invasor en las afueras de kajyub’, cuyo dignatario es Job’ Toj. Por sus acciones violentas, K’ich’e Achí es condenado a muerte, pero antes de ser ejecutado pide que le permitan cumplir sus deseos. Los rabinaleb le conceden entonces tomar la bebida ceremonial embriagante, bailar con la princesa Uchuch Q’up Uchuch Raxon (La madre de las plumas verdes) y que durante 260 días pueda ir a despedirse de sus montañas y valles de k’ich’e. A su retorno, es sacrificado por los guerreros águila y los guerreros jaguar, dirigidos por Rabinal Achí.

OTRO ASPECTO de importancia en la continuidad histórica del Xajoj Tun es que su representación se efectúa en enero, en honor de San Pablo y San Pedro, considerados hermanos por los rabinaleros. Se dice que en las imágenes de ambos santos los antepasados mayas ocultaron a sus antiguas deidades para protegerlas y mantener sus ritos sagrados, lo cual lleva al sincretismo religioso. Así, San Pablo representaría a Tojil, dios del fuego y las ofrendas, en tanto que San Pedro sería Mam, el viejo dios de la tierra. Los especialistas consideran que en el manto de San Pablo están las figuras del signo Atl, que en el calendario maya equivale a Toj, el día para pagar deudas ante el dios mundo y ante los abuelos mayas. Larga vida al Xajoj Tun.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.