Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El mejor negocio del mundo
Por Haroldo Shetemul - Guatemala, 17 de enero de 2007

Los responsables de la quiebra de los bancos han quedado en la impunidad, y el Estado se ha hecho cargo de pagar los platos que han quebrado.

EL NEGOCIO REDONDO es crear un banco, saquearlo y luego entregarle las llaves a la Junta Monetaria (JM) para que les resuelva el problema con fondos del Estado. Eso fue lo que ocurrió con el Banco de Comercio, la séptima entidad de ese tipo en caer por problemas financieros desde 2001. En este caso, la situación fue más cínica, porque fueron sus propios accionistas y administradores quienes le pidieron a la JM hacerse cargo del changarro después de que lo dejaron sin pisto. Por supuesto, las autoridades monetarias se desvelaron la noche del pasado jueves para llegar a la sabia decisión de utilizar US$50 millones de un préstamo del Banco Mundial para pagar los platos que quebraron los dueños del aludido banco.

MÁS QUE PROBLEMAS financieros, esta situación ha significado una sangría de los recursos estatales para solventar los atracos bancarios desde hace seis años. En 2001 fueron liquidados los bancos Metropolitano, Promotor y Empresarial. Los dos primeros eran propiedad de Francisco Alvarado McDonald, el financista de la campaña electoral de Alfonso Portillo, y en los que el Estado perdió Q1 mil 500 millones para tratar de mantenerlos a flote. En el caso del segundo, el Gobierno erogó Q500 millones, mientras que uno de sus propietarios, Juan Fernando Bendfeldt, vive feliz en Texas. Este individuo, quien les robó dinero a miles de inversionistas del Grupo Pro, también era uno de los principales propagandistas del neoliberalismo y directivo del Centro de Estudios Económico-Sociales (CEES), que aún promociona sus libros (Vea: http://www.cees.org.gt- /html/otras/otras.htm).

EN 2003, el Crédito Hipotecario Nacional (CHN) absorbió forzadamente los bancos del Ejército (Banejer) y del Nororiente (Banoro). En el caso del segundo, esa maniobra sirvió para salvarlo, luego de que fuera estafado por Q105 millones por parte de su ex gerente, Angello Stragá, amigo del mandatario de turno. Esa fusión le significó al Estado una pérdida de Q293 millones, fondos que sirvieron para capitalizar el CHN y evitar que el Banejer y el Banoro quebraran. A ello se agregó la crisis que causó el año pasado la intervención de Bancafé y la falta de papel moneda en el sistema bancario del país, que suscitó mayor desprestigio ante la población. La guinda del pastel fue la caída del Banco de Comercio.

PERO EL PROBLEMA NO ES que quiebren los bancos, ya que éstos tendrían que responder por sí mismos ante sus cuentahabientes. El problema es que existe una Superintendencia de Bancos (SB) a la que le corresponde supervisar el estado de salud de esas entidades. Regularmente vemos en la Prensa los estados financieros bancarios, los cuales no son auditados por la SB, sino que sólo son números que pueden ser manipulados a voluntad por esas entidades. Entonces, ¿para qué sirve la SB? Lo mismo ocurre con la Junta Monetaria, cuya presidenta, María Antonieta de Bonilla, dijo a fines del 2006 que además de Bancafé no había ningún banco en problemas. Entonces, ¿qué pasó con el Banco de Comercio? ¿Mienten las autoridades, o sencillamente no tienen control sobre el sistema bancario del país?

¿Y LOS RESPONSABLES DE esta crisis? Bien, gracias. Las autoridades de la Superintendencia de Bancos y la Junta Monetaria responden a los intereses de los bancos y no de la población. Para nada hemos visto que se enderecen procesos contra los banqueros que han hecho de las suyas y luego el Estado les limpie la mesa. Recuerdan ustedes que cuando circularon los rumores sobre los supuestos problemas del Banco G&T-Continental dijeron que directivos de otro banco estaban involucrados en ese asunto; ahora pregunto: ¿qué pasó, quiénes son, por qué no los metieron al bote? No hay pierde para ellos, se tapan con la misma chamarra, y aún así quieren que los guatemaltecos creamos en la solidez del sistema bancario.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.