Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Trivialización de la política
Por Haroldo Shetemul - Guatemala, 14 de septiembre de 2007

Nuestro país no merece un espectáculo tan deprimente como el que nos ofrecen Pérez Molina y Colom.

SI NOS ATUVIÉRAMOS al contenido de los mensajes que envían los dos candidatos presidenciales, los guatemaltecos no tendríamos por quién votar. Uno y otro aspirantes hacen hasta lo imposible por acusar a su contrario de ser un perfecto delincuente, y recurren al temor para impactar en los electores. Por ejemplo, Mario Taracena, diputado electo de la UNE, afirma que Otto Pérez Molina es “un asesino, un cobarde, un ladrón, un secuestrador, un miedoso, un mata-pilotos y un maricón”. A eso le agrega que es un “chafarote abusivo” y que “tiene una traida o querida”, quien “es una prieta bonita que lo manda y con la que anda de arriba para abajo”. Eduardo Meyer, otro diputado uneísta, señala que el Partido Patriota ha financiado su campaña con dinero del narcotráfico, ya que Pérez Molina tiene un compadre en Puerto Barrios involucrado en el trasiego de drogas.

EL PRESIDENCIABLE del PP no se queda atrás, ya que le pide a la población que no vote por el “mal” representado por la UNE, a la que también acusa de ser financiada por el narcotráfico. Pérez Molina dice que “narcotraficantes de Zacapa, Izabal y Jutiapa financian a la UNE”. Roxana Baldetti, diputada del PP, indica que el candidato de la UNE no tiene carácter, es un mano aguada, se deja mangonear por su esposa y representa a Moloc, el diablo en idioma maya, calificativo que coincidentemente ha aparecido en campañas negras difundidas por Internet. Pero esos señalamientos no se quedan ahí, Pérez Molina acusó a los uneístas de estar tras el asesinato de Aura Esperanza Salazar, secretaria de la bancada del PP, y de Valerio Castañón, un agente de la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad.

¿SERÁ POSIBLE que de estos dos individuos que se despedazan mutuamente saldrá el próximo presidente de la República? ¿Dónde están las propuestas de trabajo y el plan de gobierno para el próximo cuatrienio? Es muy simple, apelan al voto del miedo y a la lógica de destruir la imagen del contrario, porque de esa manera se muestran como la opción válida para suceder a Óscar Berger. Sin embargo, esta trivialización conlleva un desprestigio de ambos como políticos, porque desmoronan sus cimientos morales y éticos. Además, los pinta de cuerpo entero como candidatos sin mayor creatividad para demostrar por qué son una mejor opción que su adversario para gobernar este país.

LO MISMO OCURRE con la propaganda por radio y televisión. El mérito de Pérez Molina ha sido imponer la seguridad como agenda prioritaria en la campaña. Así, el presidenciable del PP insiste hasta el hartazgo con su lema de la mano dura, pero sin mayor contenido político, lo que deja a la imaginación el tipo de método represivo que impondría contra la delincuencia. Colom ha caído en esa trampa y sus anuncios ahora indican que “la violencia se combate con inteligencia”, lo cual más pareciera ser un mensaje dirigido a su contrincante y no a la población que necesita saber cómo combatiría la criminalidad.

OJALÁ ESTA prueba de pobreza intelectual, de enfrentamiento trivial y de marrullerías sin sentido no merme la asistencia de la población a las urnas electorales. Muy distinto sería un debate de ideas y propuestas de trabajo, porque enriquecerían a los mismos electores, pero no con la bajeza con que pretenden demeritar al adversario. Las acusaciones de que el otro es asesino o narcotraficante deja un mal sabor de boca, y la mera verdad no dan ganas de votar por ninguno de los dos. Sin embargo, y pese a ellos, creo que debemos ir a sufragar, aunque nuestro voto sea nulo porque nuestro país, nuestra gente, no merece un espectáculo tan deprimente como el que nos ofrecen Otto Pérez y Álvaro Colom.

Fuente: www.prensalibre.com - 101007


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.