Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La importancia de las alcaldías municipales
Por Silvia Orozco Santisteban - Guatemala, 24 de septiembre de 2007
orozco_sms@i-dem.org

Una parte de la población, sobre todo aquella más joven y que tuvo la primera experiencia electoral, se preguntará si es necesario ir a votar nuevamente, la duda surgirá más en el área rural. Porque resulta que para las comunidades rurales su gobierno es regido por el Alcalde Municipal. Para ellos la figura del presidente es muy lejana, no digamos su presencia. Caso contrario sucede con los capitalinos. En la ciudad capital es donde se encuentra el palacio del gobierno central, la casa donde vive el Presidente de la República y donde se moviliza para gobernar, para los capitalinos es muy fácil percibir, bien o mal, el trabajo que realiza. Tal vez por eso existe la teoría que en una segunda vuelta electoral, el abstencionismo aumenta porque en ella ya no se eligen las autoridades municipales.

La importancia local que tiene el alcalde es altísima, incluso más que el que los representa en el Congreso de la República. En las comunidades indígenas, deben compartir la autoridad con el consejo de ancianos o la cofradía, quienes han sido los encargados de ejercer el derecho consuetudinario hasta hace poco reconocido oficialmente. Cada una de ellas maneja el 10% del Presupuesto General de la Nación y es autónoma. Guatemala tiene 332 alcaldes, de ellos 129 son indígenas, según los resultados de las elecciones recién pasadas, 38.8% del poder está en manos de personas indígenas.

El desarrollo local está en manos del alcalde, pero también de la población del lugar. En mayo de 1996, con la firma del Acuerdo sobre aspectos Socioeconómico y situación agraria, se abre el espacio para la participación ciudadana promoviendo la reforma al Sistema de consejos de desarrollo urbano y rural “…para ampliar el espectro de sectores participantes”. La población se ve más representada por el alcalde y cada vez más participa en el desarrollo de su municipio.

Por ello, no es de extrañar que los candidatos para presidentes, en una segunda vuelta electoral, estén buscando persuadir a los alcaldes electos, no solo de su partido político, si no de los demás partidos para que respalden su campaña electoral. La alianza entre el potencial presidente, hace pensar a los alcaldes que el apoyo financiero puede llegar más rápido y a tiempo.

Pero no todo es color de rosa para algunos alcaldes electos o reelectos, el problema de pobreza, en mayor o menor grado, sigue allí presente en las comunidades, es por ello que deben aprovechar esa alianza potencial con el futuro presidente para implementar planes urgentes que permitan disminuir los niveles de pobreza. Llevar la vara edilicia no es fácil, ya que se trata de atender cuestiones muy específicas de su población.

En las elecciones recién pasadas, en algunos lugares se dieron hechos de violencia, particularmente porque la población notó anomalías, algunos dicen propiciadas por la autoridad municipal buscando su reelección. Hechos que no pueden ser justificables, la inconformidad de la población sobre los resultados en la elección para alcalde llegó a atentar en contra de su propia seguridad. Los destrozos en las alcaldías atentan directamente en contra de la personas de esas poblaciones, registros de nacimientos y cédulas fueron destruidas, sin menospreciar la importancia que tiene el mobiliario, equipo e infraestructura de las mismas.

Qué pasará ante la necesidad de algún trámite en las municipalidades destrozadas, hablando específicamente de Palín, por ejemplo. La recuperación de los asientos legales de las personas será un proceso largo y se deberá invertir en él tiempo y recursos de la propia población.

El Tribunal Supremo Electoral evalúa la posibilidad de repetir las elecciones para alcalde en aquellos municipios en los que se destruyeron las urnas, esto se llevaría a cabo en la segunda vuelta electoral. Pero entonces, qué pasará con aquellos municipios en donde igualmente, aunque no se dieron acciones violentas, no se encuentran conformes con los resultados de elección municipal.

¿No sería mejor elegir a las autoridades municipales en otro momento que no sea cuando se elige al Presidente y Vicepresidente? Tal es el caso de la elección de diputados al Parlamento Centroamericano.

Fuente: www.i-dem.org - Nueva Época número 1293


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.