Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Solentiname
Por Santiago Santa Cruz - 23 de abríl de 2004

La historia de este archipiélago en el sur del lago de Nicaragua o Cocibolca, se liga de forma ineluctable con la presencia física y el espíritu innovador del sacerdote, poeta y escultor, Ernesto Cardenal. En todo lugar recorrido, los habitantes reconocían que su llegada, en 1967, fue lo que determinó el inicio del arte pictórico “naif ” y la artesanía con madera de balsa, que elevó la dignidad y la autoestima de una población olvidada y en la miseria. Desde entonces, han surgido varias generaciones de artistas con reconocimiento mundial.

Por una feliz coincidencia, pudimos compartir el Viernes Santo, con el ex Ministro de Cultura del Gobierno Sandinista, en la comunidad que él fundó, en la isla Mancarrún, la más grande de las 36 que conforman Solentiname, el “lugar de hospedaje”, según su significado en idioma nahualt. En la Casa Museo de Antropología, entre cerámica de piedra maya, fotos de guerrilleros y muchos libros, nos leyó, no encíclicas religiosas encaminadas a la reflexión etérea, sino un artículo que publicará sobre Venezuela y Chávez, que nos aterrizó en lo terrenal y manifiesto. Los ahí presentes fuimos predilectos receptores iniciales de un escrito que permite conocer otra versión de lo que es un proceso revolucionario en ciernes y lo que ha provocado en el país con la quinta reserva mundial de petróleo. En Venezuela no todo es perfecto, pero tampoco es como lo pintan, remarcó el Poeta, como cariñosamente le dicen sus allegados.

Su presencia en la patria de Bolívar obedeció a una invitación que recibió para asistir a un Congreso Mundial de Poesía.

Aparte de esta grata sorpresa nos encontramos con otras de diversa índole. Una de ellas fue la de comprobar la deficiente infraestructura de comunicación en la tierra de Darío. Para llegar al lugar, las vías terrestres y acuáticas son insuficientes y se necesita mucho tiempo para recorrerlas, a pesar de no estar tan lejos de la capital. La aérea, la monopoliza la empresa La Costeña, con una avioneta Cessna C208B Caravan, de 12 plazas, la cual es literalmente asaltada, sin importar reservaciones previas y que tarda 45 minutos en volar de Managua a San Carlos, en la desembocadura del río San Juan. Allí se toma la lancha que lleva a las islas.

En la Mancarrún hay un hotel del mismo nombre para turismo no convencional y varios modestos albergues diseminados en otros parajes, que permiten desconectarse del acelerado ritmo urbano, con mucho tiempo para meditar, en medio de los obligados chapuzones para mitigar el calor. Se pueden visitar las otras islas, siendo la de San Fernando una de las principales; en ella se encuentran la Casa de los Pintores y Artesanos y la Fundación Museo, con muestras representativas de arte, flora, fauna, historia y arqueología del lugar.

También conocimos, en la isla de La Venada, a los Arellano, donde los patriarcas, la bisabuela Elba Jiménez y el abuelo Rodolfo Arellano, junto a dos generaciones más de pintores familiares, nos describieron sus cuadros primitivistas, elaborados con magistral habilidad, comprobando su magia al recorrer dicho ecosistema, incluida la visita al refugio de Vida Silvestre, Los Guatuzos, cercano a la frontera con Costa Rica, en las estribaciones del río Papaturro. Supimos de otros clanes artísticos y políticos, conocidos en la región, con muchos miembros caídos en la lucha contra la dictadura somocista y la contrarrevolución. Todos son recordados como héroes, siendo los Pineda y los Guevara los núcleos más renombrados y numerosos.

Los habitantes nos comentaron que la vida es tranquila y solidaria, sin delincuencia ni hechos violentos. El ambiente, la convivencia y el aire que se respira en este lugar, en el que parece que la revolución continúa, nos hacen pensar que ese tipo de lucha siempre valdrá la pena y que no todo fue en vano.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.