Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Globalización xenofóbica
Por Silvia Tejeda - Guatemala, 26 de mayo de 2005

La globalización se lleva lo mejor de lo nuestro.

Quienes creen que el espíritu de la globalización tiene algo que ver con la apertura para el libre movimiento de los seres humanos están equivocados. El caso de Centro y Suramérica está vinculado a las medidas extremas que toman los países del Norte para cerrar cualquier atajo y hasta cualquier frontera. La obtención de visas es cada día más cara y más difícil y solo alcanzan a llegar quienes no les importa morir en el intento. Los pueblos subdesarrollados, como el nuestro, lo que están recibiendo es una avalancha de estrategias y limitaciones extremas definidas en las deportaciones, la cacería y la cárcel.

Se ve que el deshumanizado fenómeno es esencialmente económico porque lo único que persigue son los réditos para las transnacionales, a las que el mercado de sus respectivos países le va quedando apretado por sus obligaciones con los sindicatos y las exigencias de impuestos, y han decidido obtener también el beneficio de la suma de nuestros pequeños mercados, para no dejar millones de dólares sin atar para su beneficio. En Guatemala tenemos más de diez años de oír hablar de ella, pero su efectividad en algún aspecto que nos beneficie, todavía no existe. Nuestro sistema económico sigue sustentado en sus tradicionales estructuras: Es aprovechado por muy pocos, mientras la pobreza y el desempleo siguen marginando a la mayoría.

Como no sea venderles, la globalización no quiere saber nada de la gente pobre, enferma e ignorante. A finales del siglo XX le cerraron las puertas al Humanismo y su era está terminando. La primera visión que tenemos de ella es que quien no produce y no tiene dinero no podrá sobrevivir en la nueva era del consumismo. “Si no consumes, no vales.”

La globalización, así como llega a nuestros países, es cruel. Nos inunda y nos inundará de miles de productos para crearnos más y más apetencias, pero hasta hoy, no hemos visto que funcione como nos lo han enseñado en algunas universidades: “La competencia abarata los precios.” Nada de eso. Aquí siempre se favorece al productor local y no importa de dónde vengan los productos más baratos que aquí, tales precios bajos no se encuentran. La globalización es xenofóbica porque bajo el subterfugio de las concesiones se lleva lo mejor de nuestros recursos, léase: hidrobiológicos, silvícolas, hidrocarburos, minas etc. Además de las ganancias de las concesiones telefónicas, por generación de electricidad y otros. No cabe duda que quienes nos han gobernando aunque se dicen guatemaltecos, no se identifican con la mayoría, de lo contrario no permitirían tanto despojo y tanta humillación, porque nos seducen otra vez con espejitos clonados, mientras nos siguen dando patadas en el trasero.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.