Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 3 - 2006

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Pensamientos que inquietan
Por Silvia Tejeda - Guatemala, 30 de septiembre de 2006

A Guatemala la han convertido en el país de los contrastes sociales.

Lo que más nos inquieta es ver cómo están persiguiendo a los indocumentado en Estados Unidos. Ahora los corretea la migra como en algunas fábricas y empresas agrícolas donde trabajan. Si no se dejan capturar, el empleador es consignado. La cadena del señalamiento crece, aunque ellos también tributen. El muro es tan solo una de las estrategias de rechazo y discriminación. La ambición y las fobias del presidente Bush nos vuelven a la Edad Media. Más de cien años le costó a otros gobernantes construir la imagen del país ejemplo de democracia y goce de libertades.

Mientras, quienes gobiernan Guatemala siguen concesionando nuestros recursos. Uno se pregunta: si el petróleo, la madera, los yacimientos metálicos y no metálicos y los recursos marítimos son los bienes más valiosos de un país, ¿por qué los gobernantes de turno actúan como vendepatrias, con lo único valioso que tenemos? Entregan y entregan lo renovable y lo no renovable a quienes tanto nos desprecian y, desde otra inmensa perspectiva, la inversión de esos fondos no se mira en la erradicación de la pobreza, ni en bajar la desnutrición. Como grupo social somos enanizados y, cada día con menos seso. A Guatemala la han convertido en el país de los contrastes sociales. Quienes no practican una religión, practican otra, frecuentan una secta o les agrada oír a un charlatán que les promete sacarles el demonio y el viaje directo al cielo, a cambio de recibir los diezmos, naturalmente. Es lo único que interesa, a quienes con tanta indiferencia no se inmutan porque se vendan cientos de niños, se prostituyan otros cientos, los ancianos no tengan un respaldo económico digno para vivir.

Que algunos hospitales sigan sin recursos y que miles de inocentes mueran por desnutrición y abandono, tampoco les quita el sueño que nuestra juventud se haya vuelto adicta e indiferente. Les importa saber el nombre del establecimiento educativo a que asisten sus hijos, pero no se preocupan, realmente, de qué les enseñan. Cuando sus retoños asisten a las universidades, a muchos les sorprenden los resultados. La única realidad que interesa es la del derecho de su nariz, no lo que puedan aportar al país.

Y al pensar en lo que nos afecta y nos inquieta, no podemos soslayar la reincidencia de algunos alcaldes en el poder. Y no lo digo por Tonatiú, ni por Coro, su obra se nota. Sino por otros, que a pesar de llevar 12 años en el ejercicio no logran desarrollar el municipio que representan. Se afirma que son más de 12 los reyezuelos de aldea que engañan a los vecinos y estafan a quienes pagamos impuestos con obras que no tardan un suspiro o que no se necesitan. Ya participaron como miembros de la Gana, ahora veremos a qué partido se arriman, para no ser removidos. Qué vergüenza, que nos hablen de la construcción de la democracia, para quedarse a perpetuidad. Y si no, que lo desmientan los diputados del FRG y los saltarines que venden su curul, hoy a un partido y mañana a otro. ¿Volverán los secretarios generales a apañar diputados de comprobada trayectoria de malhechores? Ya lo veremos.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.