Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Declarado oficialmente el año Manuel José Arce
Por Tasso Hadjidodou - Guatemala, 26 deseptiembre de 2005
tassoh@intelnett.com

La muerte no borra nada, siempre quedan las cicatrices.
Mario Benedetti.

Veinte años después del fallecimiento en Albi, tierra de Toulouse-Lautrec, del escritor guatemalteco Manuel José Arce, se proclamó en el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias el “Año Manuel José Arce”, por el Lic. Maximiliano Araujo, en representación del ministro de Cultura y Deporte Manuel Salazar Tezahuic.

Abrió la sesión Julia Vela, directora, presidiendo el acto el artista Efraín Recinos, creador del Teatro Nacional; el actor Roberto Díaz Gomar, Max Araujo y un servidor de ustedes, quien pronunció el encomio.

El mismo 22 por la mañana se realizó un homenaje en el parque “Manuel José Arce”, zona 10, cerca del Instituto “M. J. Arce”, participando las señoras Kenefic y Vela y los señores Díaz, Cáceres, Pineda y Hadjidodou. En presencia de familiares y amigos, en La Merced, en la tarde, se ofició una misa por el descanso del alma del ilustre fallecido.

Volviendo al teatro de Cámara del Centro Cultural, en la velada presentada por el actor Jorge Ramírez, se presentaron tres obras de Arce: “La ilustre cajita de lustre”, el poema Equis Equis, de “la Hora de la Siembra”, y “El gato que murió de histeria”.

Se percibía en el público de amigos mucha solidaridad y admiración hacia el fallecido, y se podría decir que, veinte años después, Manuel José Arce tiene poder de convocatoria, siendo obvia su presencia.

Durante la recepción surgieron proyectos para celebrar dignamente el Año Arce. Montaje de obras de teatro por distintos grupos, resucitar las Mesas Ovaladas coproducidas por él en la Alianza Francesa de Guatemala, lecturas e interpretaciones de fragmentos o de obras en los planteles educativos públicos y privados, edición y reedición de obras, certámenes de variados géneros, publicaciones, testimonios, etc.

Pesco unas pinceladas de tres escritores amigos sobre Manuel José Arce: de Francisco Albizúrez Palma: “Poeta por sobre todas las cosas, M.J.A. genera sus escritos y su vida basándose en la intuición, abandonándose a la imaginación y al ensueño, plasmando en dúctil palabra su vida interior y caminando por un mundo sin atenerse a las reglas impuestas por la convención social. Es un artista fuera de serie...”.

De Delia Quinónez: “Inmerso o mejor dicho atrapado en la doble profundidad de crear y comunicar, Manuel José Arce aborda la tarea de aprehender el pulso donde gravita la más clara esencia del hombre: su aptitud para la vida. Pero vida en libertad y dignidad; vida como respuesta ineluctable a su propio compromiso”.

Y de Luz Méndez de la Vega: “...hay poesía, nostalgia y ternura mezcladas con ironía fina o un jocoso sarcasmo... manejo de la prosa en libertad de expresión...”.

Quedarían incompletos mis garabatos si no mencionara algunos textos de él.

Del Diario de un Escribiente, en El Gráfico: “Margarita Carrera en el Noveno Círculo de los Infiernos”: Margarita Carrera de la mano de un Dante que está en el trasfondo de sus horas y de sus sueños, de sus días y de su vivencia de cada minuto, descendió a los infiernos... va con los ojos abiertos, sin párpados, con los párpados arrancándose para no cesar de ver, para ver más allá de la piel, la cáscara o el barniz de la vida.

De Crónica del Café de los Fantasmas: Las campanadas que escupen las gárgolas de la vieja iglesia cercana al Café caen en el empedrado y se vienen rebotando hasta mi mesa... reúno cotidianamente mis dos docenas de campanadas... las guardo en la botella de Beaujolais* que he vaciado... Cuando sienta que la muerte se me acerca, empezaré a romper todas mis botellas para que las campanadas caigan, rueden y corran por las calles. Será el repique más grande y más alegre que se haya oído en París”.

(*) Vino francés

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.