Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Compre un EIAS
Por Tania Palencia Prado - Guatemala, 29 de marzo de 2005
tpalencia@guate.net.gt

Usted puede encontrar en internet un informe que revisa el Estudio de Evaluación de Impacto Ambiental y Social (EIAS) del Estado de Guatemala y el proyecto Marlin, la mina de oro que la Montana Exploradora (Glamis Gold) tiene en San Marcos.

El informe fue escrito por el doctor Robert Moran, experto en hidrogeología y geoquímica, con más de 32 años de experiencia en estudios de calidad del agua y conocedor de los impactos de las mineras en el mundo. El fundamento de sus opiniones se encuentra en las leyes internacionales de estudios de impacto ambiental. Intentaré resumir algunas de sus observaciones.

Este EIAS, concluye Robert Moran, tiene demasiadas irregularidades. Es inaccesible al público y no existe un expediente único, ya que la Montana ha poseído información no incluida en el original. Un documento de ese tipo no sería aceptado en la Unión Europea, ni en Canadá y menos en Estados Unidos.

Dice R. Moran que el mismo Director Ejecutivo de la Junta Directiva de la Corporación Financiera Internacional (IFC Banco Mundial, que ha ofrecido $45 millones en crédito a la Montana), se abstuvo de votar a favor del proyecto Marlin porque no había cumplido con el requisito de publicar su EIAS 120 días antes de ser considerado punto de reunión.

El monitoreo ha sido mediocre, porque no sólo no estudia el problema sino, además, minimiza los riesgos. Un ejemplo grave: la incautación de residuos no será atrincherada. El relleno a presión ha sido la única medida de la Montana para minimizar la fuga, pero los residuos no tendrán ningún sello o soporte.

La IFC aceptó tal medida. El argumento que dio fue: No es una opción, debido al entorno montañoso. Señala el doctor Moran, que en los países desarrollados es común operar en terrenos montañosos y por lo regular, se construyen los sellos antes de empezar todo.

Bueno: la confinación de desechos sólo es un relleno (en la Guatemala de los temblores). ¿Qué debió haber analizado y advertido el EIAS en tal decisión?. Pues no hizo nada. No cuenta con pruebas hidráulicas ni monitoreo de la calidad del agua, que deben hacerse antes de construir el lugar donde se van a poner los desechos.

En realidad, el EIAS no tiene información sobre: 1. ¿Cuál es la cantidad de agua superficial y subterránea; cuáles son las mediciones del caudal de agua disponible en el área del proyecto?; ¿cuáles son las conexiones de los pozos abiertos con el río Tzala y el río Cuilco, que son los más cercanos?. 2. ¿Cuál es la calidad del agua; cuál es la química de los suelos (pH de campo y de laboratorio, temperatura del agua, detecciones de sulfatos, nitratos, cloruros, etc.)?, ¿la ingeniería del lugar es adecuada para la precipitación de agua de la zona?; 3. ¿Cuál es la composición química del material de desecho?, ¿son tóxicos para los organismos acuáticos? ¿qué riesgos de contaminación tienen los procedimientos de desechos?. No tiene datos.

Un Estudio de Impacto Ambiental no siembra florecitas y maripositas. Evalúa previamente y monitorea con rigor, el efecto que una actividad económica tiene y puede tener sobre la producción y reproducción de los recursos humanos y naturales que le conciernen (aceptando esa división arrogante entre lo humano y lo natural). El proyecto Marlin no ha sido evaluado con rigor, y ese camino se hace igual a rajatablas en Chiquimula.

Dos leyes esperan en el Congreso, la Ley de Aguas y la Ley de Concesiones, ambas tan mal hechas que servirían para alimentar los peores Estudios de Impacto Ambiental y las peores consecuencias de estos cambios vertiginosos.

¿El huevo o la gallina? ¿una ley o un acto de voluntad?. Señores y señoras que gobiernan en el Congreso y con Berger, señoras y señores de la IFC del Banco Mundial: la minera Marlin y su EIAS son un mal precedente. La ley se ha violado desde el origen. Ustedes lo saben. ¿El huevo o la gallina?.

Un Estudio de Impacto Ambiental no siembra florecitas y maripositas.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.