Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Secretos de la Montana
Por Tania Palencia Prado - Guatemala, 15 de junio de 2005
tpalencia@sigloxxi.com

La realidad es otra: no existe ninguna planificación del riesgo con este proyecto.

La minera Montana Exploradora ha publicado varias diapositivas que resumen al Proyecto Marlin, la productora de oro que trabaja entre San Miguel Ixtahuacán y Sipacapa. Montana hace una mala síntesis de sí misma.

Parece que Montana es perfecta: las hojas dicen que hay información, consulta, transparencia, cumplimiento de leyes y responsabilidad. Se refiere a la gente, al cianuro y al dinero. La Glamis Gold -casa matriz de la Montana- publica además que financian los sueldos de los maestros de 9 escuelas, que 14 comunidades aledañas se benefician de la remodelación de 12 instalaciones de salud y que tienen "actas" firmadas por las dos municipalidades aprobando el desarrollo del proyecto. Perfecto.

Dos cosas: 1) Muchas gracias y 2) Pero no, gracias. Y es que la realidad es otra, y otra tan compleja que la Montana ni la alude. Esa realidad es el riesgo. No existe ninguna planificación del riesgo con este proyecto. El tema es secreto.

La Montana comenzó en 1996 y hasta el año pasado no tenía en orden el estudio de impacto ambiental. Su respaldo ambiental no profundiza en el riesgo por el uso del cianuro a cielo abierto, pese a que los accidentes con este método son periódicos y los daños irreversibles. La Comunidad Económica Europea lo tiene prohibido.

La Montana, al final, es una empresa; negocio es negocio y en tal, lo está haciendo bien, muy legal, muy a tono con el espíritu de la época, sin ética. Dice que ha cumplido con el Convenio 169, pero la gente en San Marcos está más informada del sueldito a los maestros que del riesgo de contaminación. La gente en verdad no sabe, porque informar no es escuchar sólo a la Montana.

Y allí aparece la gran omisión, el gran secreto: ¿Qué dice el Estado? ¿qué hace el Banco Mundial, posible prestamista de la Montana? Vergüenza da suponer que negociaran más suelditos y que fue por eso que la Montana subió de ocho maestros a los 37 del 2005. Empleo no dará esta rama, ahorritos quizá a la eficiencia del modelo... (migajas comparadas con sus mil millones de dólares en ganancias y con el riesgo). Separa el impacto macro del micro.

No hay balance ni dirección pública, el control ambiental es un cadáver o nunca nació. Hay manoseo de influencias: cancha abierta a la ley y mordidas a los alcaldes (¿los partidos?). Hablamos de comunidades frágiles, de gente que está siendo jaloneada a pensar su futuro respecto a Montana y no frente a su Constitución Política. Las voces disidentes de Sipacapa ¿quién las va a oír? Vaya riesgo. Una trasnacional entra "como chucho por su casa" a revolver la vida de la gente y un Estado simplemente incapaz y corrupto. El Banco Mundial debiera dar coherencia a sus preocupaciones sobre la población indígena de América Latina. Así las cosas, la Montana debe detenerse y ser evaluada a fondo.

*Periodista y escritora

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.