Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Así no, señores militares
Por Tania Palencia Prado - Guatemala, 28 de junio de 2005
tpalencia@sigloxxi.com

Seguridad es más que actuar ante emergencias, es más que una cuestión militar, es construir bienestar.

¡Qué terrible asesoría! Hace 134 años se fundó el Ejército Nacional, el 30 de junio, día viejo y repetido de botas ¡uuuno! ¡doos!, de maniobras corporales, de tanquetas y tambores, los helados, el Parque Central y kaibiles con la boca sangrienta de la cabeza de gallina. Risas y miedos.

"Buscamos... demostrar a la población que el Ejército ha cambiado", dijo a Prensa Libre el vocero de la institución. ¿Saldrán ahora soldados con gorras al estilo Cruz Roja y camillas, lazos, cuerdas y azadones de trabajo, ecologistas? "No habrá tanquetas", se dijo. ¿Cómo se construye un imagen social? (¿Cuánto costará el desfile?)

Todo esto es una pintoresca mediocridad, un input patético al estilo de la democracia estadounidense en las relaciones públicas del Estado. De boy scout. ¡Ay, qué bonitas sus playeras blancas! El desfile es un toque publicitario.

No es día de júbilo, sólo grupos de soldados que mandan a exhibirse para dar una nueva imagen del Ejército, (quizás fue un consejo después de Donald Rumsfeld). Un circo al final explicable, pues los símbolos patrios en el mundo de hoy están en plena decadencia, incluyendo el 4 de julio. Ni allá en Francia el 14 de julio -la Revolución francesa- es día para el suntuoso desfile, el mercado atrae ahora la atención mayor y vende en los Campos Elíseos el día de besos.

Dijo Carlos Aldana, ministro de la Defensa, que la idea es enviar un mensaje de unidad a la oficialidad y al pueblo. Una intención que es un desperdicio mediático. Ante todo porque lo que se oye en las noticias es que hay muchos militares corruptos sin acusación ni juicios.

El incendio en la Brigada Mariscal Zavala revela el negocio militar en la venta ilegal de clorato de potasio -para explosivos_, donde está involucrado otra vez el IPM. El propio Ejército se ha negado a ofrecer a la Policía Nacional Civil los servicios del Hospital Militar. Y quiere cobrarle, así como cobró para entregar fertilizantes. La nueva Doctrina Militar está congelada y es sabido que el presupuesto militar sigue alto. Y oscuro. El acceso a la información es oscurísima en el Ejército y por las redes militares del Estado.

El Ejército desfilará aunque hace 5 años se suprimió la costumbre como señal de respeto a las víctimas de la guerra. Desfilará inoportuno aunque ninguna masacre ha sido esclarecida. No hay ningún mensaje de modernización ni de normalidad con la exhibición. Lo que hace falta es dignidad, honestidad y respeto por la historia.

Seguridad es más que actuar ante emergencias, es más que una cuestión militar, es construir bienestar. Los ejércitos no debieran existir, la seguridad sí. En fin, por mínimo urge un ejército de profesionales, defensivo y transparente. El desfile -si ocurre la vergüenza- no tapará ese sol con su acrobático dedo.

*Periodista y escritora

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.