Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Guardianas del arco iris
Por Tania Palencia Prado - Guatemala, 20 de septiembre de 2005
tpalencia@sigloxxi.com

Hoy, arrastrada por el torbellino de una paz que nunca fue, la izquierda está desarmada.

La izquierda fracasó porque mostró que no guía con más seguridad que la luz del mediodía, aunque lo creyó. El mediodía no es ahí, y aún está lejos.

Hoy las diversas expresiones de izquierda que ayer se aliaron en torno a un método común -la guerra-, ya no son las mismas y han nacido otras. Todas esas personas, que asumen rechazo a las opresiones, están aquí, en la legalidad absoluta del capitalismo. Ayer, en su mayoría estaban afuera, clandestinas, al acecho, a protección de los asesinos del pensamiento; querían el Estado, derrocar su poder burgués. Hoy, arrastrada por el torbellino de una paz que nunca fue, la izquierda está desarmada.

Estar sin armas ha sido lo mejor de su fracaso. En crisis las armas mentales. Ya no se puede separar la economía de la política ni de la vida misma de la Tierra. Ya no vale el progreso como profecía, y menos el Estado-patriarca con sentimientos proletarios. Las armas de sus relaciones también están en crisis. Ya no sirve un partido con movimientos sociales privados, tampoco estrategias de métodos lineales (primero el Congreso, luego la Presidencia...). Igual están las armas de su lenguaje y bueno ha sido su silencio. La izquierda se remonta por voces que la cuestionan.

Ubiquemos entonces ese estado de fermentación de la izquierda en la política chapina. La oscuridad de lo posible. ¿Qué fuerza sobresale? No es posible ni necesario que Guatemala sea como Bolivia o se confedere a Miami. Pero sí es posible que en el mediano plazo esta Guatemala sin industria se llene de maquilas que reducen derechos; se atore de mineras y petroleras que dejen migajas; crezca en negocios con los servicios públicos, se dé el lujo de dolarizar la seguridad social pública y distribuya muy técnica los bajos ingresos (... y la población obediente con su primaria maltrecha).

Ese posible camino debe detenerse. Urgen alternativas. La izquierda tiene la energía. En la política real es tiempo de actos pragmáticos dotados de paradigmas (compromisos) nuevos. Las izquierdas deben negociar alianzas (en compañía de sus identidades). Tienen un referente común: la gente (no los bancos); la tierra (no el imperio).

Mucho serviría que Nineth, Rigoberta, Rosalina, Úrsula Roldán, y otras mujeres maravillosas, estuvieran juntas y con gente, hombres conocedores de la política, mujeres de adentro de nuestra geografía, de la URNG y de otras fuerzas sueltas, de sentimiento de izquierda, de intención reformista, que hay muchas. Alianzas por prioridades simultáneas escritas en un papel. La pregunta no es quién va primero, la pregunta es qué se escribe y quién y cómo se sostiene.

Esa es la opción posible imposible, si me permiten el juego. Pero allí está. Quizá hay otras. El Congreso también está allí. Alternativas.

Mario Payeras sueña guerrero que es un guardián...

*Periodista y escritora

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.