Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

The Great Papa
Por Tania Palencia Prado - Guatemala, 14 de diciembre de 2005
tpalencia@sigloxxi.com

Estamos en la cola de los países que tienen las peores condiciones de vida.

¿Cuántas guerras contar? ¿Cuántos números? ¿Cuántas historias tristes? ¿Cómo disuadir la violación? (Preguntas para la ONU y para el Día Mundial de los Derechos Humanos... en quienes no creo).

Una lupa para Guatemala porque los números brincan: el 4.4% de las familias chapinas concentra el 51% del ingreso nacional. De cada 100 mujeres indígenas 77 son pobres. De cada 100 mujeres 51 son analfabetas. De cada 100 niñas y niños 22 están desnutridos. Guatemala tiene la menor inversión pública en salud respecto a toda Centroamérica. Sólo hay una cama hospitalaria para cada mil personas. La canasta básica vital suma Q2,520.75, pero el salario mínimo agrícola es de Q1,158.00. ¿Dónde hay trabajo? 75 de cada 100 chapines trabajan sin certezas en el sector informal. Estamos en la cola de los países que tienen las peores condiciones de vida.

Más información acerca de estos recurrentes abusos se encuentra en el informe "Situación de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales en Guatemala, 2005", publicado por Congcoop, DescGua y la Ciidh. Los datos de este informe debieran sacudir las investigaciones de la ONU. ¿Cuántos números? ¿Cuántas guerras contar?

Porque no se oyen. Porque el discurso de los derechos camina por un lado y el de los actos políticos se va por otro. Desde hace rato se quebró la comunicación entre el derecho y la ética. El derecho hoy es un símbolo para enajenar. La política consiste en instalar privilegios de casta, en legalizar en bruto las opresiones. The great papa. Vieja película de tinte realista en el siglo XXI que se repite cada cuatro años en Guatemala.

Este año la volvimos a ver. Hubo una escena sublime: el Estado se obligó a cumplir los compromisos de paz. Acto siguiente decide que un 20% del presupuesto público para 2006 vaya a pagar los intereses de la deuda externa. Cine de delicado encanto. La mitad del presupuesto será transferido a empresas privadas. Se contrae el alza para el gasto en salud, pero, eso sí, habrá aumentos netos para el Ejército (¿escenas de tambores regionales?).

El Colectivo de Organizaciones Sociales (COS) ofrece una excelente explicación: el Gobierno protege la carga tributaria de la oligarquía. Con la Gana (y sus alianzas en el Congreso) la deuda pública ha crecido en un 63%. ¿Más números? Rueda la cinta y aparece un Estado bicéfalo.

Un Estado con dos cabezas, la bursátil y la poblacional, ambas paramilitares, reciclando la pobreza (close up racistas en la emergencia Stan). No hay fuerza política en ese monstruo para eliminar las guerras, los porcentajes de pérdidas y las historias tristes. El cine continúa.

Churro mediocre la democracia que se repite en este país. Celuloides de caciques con limosnas y limosinas. The great papa es la número uno. ¿Cuántas historias más para la ONU? ¿Cuántas para cambiar?

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.