Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Prostíbulos escuelas
Por Virgilio Álvarez Aragón - Guatemala, 11 de mayo de 2005
viralvarez@intelnet.net.gt

Educar para la competitividad implica no sólo combatir a diestra y siniestra el trabajo infantil.

En días pasados los medios de comunicación dieron espacio a informaciones sobre la situación de los niños trabajadores en Guatemala, así como a la explotación sexual que de las niñas pobres de este país se hace en todas partes. Es casi la tercera parte de la población infantil guatemalteca la que dedica buena parte de su tiempo a obtener algunos ingresos para el sustento de sus familias, y son muchísimas las niñas que, además de ello, son comercializadas sexualmente.

Paradójico resulta, sin embargo, que los más interesados en la supuesta defensa de la incorporación del país a los mercados internacionales sean los más insensibles a estos problemas, incapaces de descubrir que mientras menos capacitados y habilitados estén los trabajadores industriales de mañana, sean hombres o mujeres, menos posibilidades tendremos de vender y de comprar en el mundo globalizado.

Pero si el discurso público es de defender a los niños y sobre todo de proteger a las niñas de la explotación sexual, resulta que, como lo indica la encuesta publicada por Prensa Libre el 1 de mayo, los prostíbulos guatemaltecos cumplen la "altruista función" de centros de educación sexual de un alto porcentaje de varones guatemaltecos. Según ese levantamiento, 23% de los hombres entrevistados dijeron haber tenido su primera relación sexual en un prostíbulo, uno de cada dos guatemaltecos, hombres y mujeres, dicen saber que los hombres tienen su primera relación en un prostíbulo; pero además, uno de cada cinco considera que los hombres deben tener su primera experiencia sexual con una prostituta.

Así las cosas, es dado suponer que para muchos los prostíbulos cumplen no sólo una "función educativa" sino, sobre todo, comercial, debiendo defender, posiblemente, el derecho de los proxenetas a explotar mujeres en aras del "sacrosanto derecho a la libertad de mercado". Ante razonamientos como esos, ¿dónde queda, finalmente, el derecho de las mujeres a relaciones equitativas en la sociedad?, ¿por qué si los hombres no necesitan llegar vírgenes al matrimonio las mujeres sí deben hacerlo? Lo cierto es que en nuestro atraso sociocultural hemos convertido las relaciones hombre-mujer en una simple mercancía.

El tema tiene un amplio contenido económico, porque para la sociedad guatemalteca hay claramente dos tipos de mujeres: las que son dignas de matrimonio y las pobres, explotadas y marginadas que son contratadas para comprarles sexo. Ahora bien, ¿cuál es la diferencia entre unas y otras?

Educar para la competitividad implica no sólo combatir a diestra y siniestra el trabajo infantil sino, sobre todo, tener como prioridad el combate a la explotación sexual, recuperando la importancia de las relaciones sexuales como un espacio para el placer compartido. En todo ello la escuela, desde la preprimaria, juega un papel importantísimo, estando llamada a enfrentar la hipocresía y la desigualdad.

*Doctor en Sociología

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.