Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

20 manzanas complicadas
Por Virgilio Álvarez Aragón - Guatemala, 1 de junio de 2005
viralvarez@intelnet.net.gt

La llegada del Tecnológico de Monterrey no responde a una política pública de desarrollo.

Nuestro actual Presidente insiste en parecerse cada vez más a su antecesor. Si bien tienen formas de decir, vestir y expresarse bastante diferentes, en términos de ejercer el poder en base a falsos supuestos y considerar el país su hacienda, se diferencian muy poco. Portillo se lanzó entusiasmado a aceptar un tratado comercial del que no sólo no se informó a la población sino se evitó construir a través de él una agenda económica nacional y regional; creyó que con ello se ganaba no sólo la visa americana sino el perdón de los dueños de los más grandes capitales de este país. El Presidente actual siguió a cabalidad ese libreto.

Pero no sólo en los grandes temas la lealtad a Portillo es evidente, también en temas "menores" como la educación superior este comportamiento prevalece. Recientemente se nos ha informado que el Presidente ha decidido concretar su apoyo abierto y decidido a la instalación de una institución de educación superior extranjera, ofreciéndoles 20 manzanas de tierra pública, dinero y todos los beneficios para que se instalen en el país, cumpliendo con ello las promesas que en Monterrey hizo en su oportunidad el señor Portillo. No se sabe todo lo que puede haber detrás de este bondadoso regalo pues, públicamente, lo único que ganamos los guatemaltecos son algunas becas.

Nadie que se interese por el desarrollo del país puede estar en contra de que el gobierno decida apoyar la consolidación de las instituciones de educación superior. Lo lamentable de este asunto es que la instalación en Guatemala del Tecnológico de Monterrey no responde a ninguna política pública de desarrollo, modernización y consolidación de la educación superior en el país, siendo simplemente otro "chispazo" más de nuestros gobernantes. Hay que recordar, además, que tanto los constitucionalistas de 1985 como los legisladores de 1986 dispusieron, ingenua e irresponsablemente, expropiarle al Estado la responsabilidad de regir la educación superior, haciendo imposible que desde los órganos públicos se puedan establecer políticas de evaluación y acreditación de la educación pública. El Consejo de Enseñanza Privada Superior (CEPS) simplemente funciona como un cartel que autoriza o no el funcionamiento de nuevas universidades.

En su país, el Tecnológico de Monterrey tiene que regirse a formas y criterios un poco estrictos sobre la calidad de la docencia, en particular en lo que se refiere a los estudios de post grado, emanados y dispuestos por la Secretaría de Educación.

Ante esos escenarios, ¿a quién obedecerá el TEC en Guatemala? ¿a las normas más o menos estrictas de México, o se adaptará al anárquico sistema guatemalteco? ¿Cuánto aportará, al final de cuentas, al desarrollo científico y tecnológico del país? Todo parece indicar que su llegada es un tropiezo más de nuestros presidentes.

 

*Doctor en Sociología

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.