Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Peligroso apoyo al terrorismo
Por Virgilio Álvarez Aragón - Guatemala, 6 de julio de 2005
viralvarez@intelnet.net.gt

¿Será esa la herencia que el gobierno de Berger quiere dejarnos?

Si el apreciado lector tiene más de 40 años recordará, como yo, aquellas tenebrosas pequeñas noticias que aparecían casi perdidas en los diarios que en los años 70 circulaban en el país. Daban cuenta muy brevemente que una central obrera, una organización social u oficina jurídica había sido asaltada por "desconocidos", quienes se habían llevado archivos y dejado pintadas las paredes con amenazas. Los amenazados se alejaban por períodos de esas sedes y comenzaban -cuando no ya la llevaban- una vida clandestina. Luego vinieron los asesinatos de esos dirigentes. El país no sólo perdió la posibilidad de construirse por los caminos de la legalidad sino, lo más triste e irreparable: a muchos padres de familia y ciudadanos comprometidos con el futuro del país. Sus ideas no eran compartidas por los que entonces ocupaban el poder y se enriquecían a sus costas, pero esto no les convertía en criminales. Los que comenzaron ordenando el asalto a sedes sindicales para luego asesinar a sus dirigentes sí lo eran, y el crimen tiene un nombre: Terrorismo.

Lamentablemente desde hace ya varios meses venimos teniendo sensaciones semejantes. A cada momento son más las sedes de las organizaciones populares que son atacadas. Las autoridades, como hace 30 años, simplemente dicen que no saben nada y minimizan la gravedad de los hechos.

Recientemente ha sido la Casa del Maestro el lugar donde un grupo de terroristas no sólo se llevó los archivos electrónicos del Sindicato de Trabajadores de la Educación de Guatemala -STEG- sino mancharon con cruces rojas la sede y los afiches allí colgados.

Como de muchos es sabido en ese local, situado a pocas cuadras de la Casa Presidencial se reúnen en días no laborales los delegados magisteriales de todo el país que conforman la Asamblea Nacional del Magisterio. También es sabido que Joviel Acevedo, su principal dirigente, es vocero del Movimiento Indígena, Sindical y Popular- MISP- instancia que aglutina a las organizaciones que se han opuesto tanto al TLC con Estados Unidos de América como a la Ley de Concesiones, ambos de enorme interés del actual gobierno.

El silencio y parsimonia que las autoridades guardan en relación con tales hechos es asombroso y pareciera indicar que con tal de aprobar las citadas leyes, el apoyo de terroristas ha sido aceptado.

Es necesario recordar, no obstante, que asegurar el derecho a la libre manifestación y oposición es, posiblemente, el principal baluarte de la democracia. Apadrinar terroristas no es sólo un serio peligro para la seguridad ciudadana, sino para el futuro del propio Estado. Si hoy lo hacen con los sindicalistas ¿porqué no lo harían mañana contra el gobierno?

La Mano Blanca y bandas paramilitares de derecha así comenzaron. ¿Será esa la herencia que el gobierno de Berger quiere dejarnos? Todos sabemos donde empieza el terrorismo, nadie sabe hasta dónde pueda llegar.

Apadrinar terroristas no es sólo un peligro para la seguridad, sino para el futuro del Estado.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.