Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Becatón y responsabilidad fiscal
Por Virgilio Álvarez Aragón - Guatemala, 14 de septiembre de 2005
viralvarez@intelnet.net.gt

Las becas escolares sólo llenan su función compensatoria en el área rural.

A través de una masiva y bien lograda campaña publicitaria los guatemaltecos hemos sido convocados a aportar nuestra colaboración para que algunos niños puedan asistir a la escuela. El eje de la campaña es "que nada los detenga", mostrándonos niños en una carrera que no pueden iniciar porque, o llevan cargas pesadas, o niños menores en sus brazos. El mensaje es claro: la pobreza impide a muchos niños asistir a la escuela, ya no digamos concluirla con éxito.

El llamado es oportuno y adecuado pues nos muestra una sociedad marcadamente desigual en la oferta de oportunidades: un alto número de guatemaltecos, desde temprana edad han sido excluidos de la competencia por mejores condiciones de vida. Pero la campaña, sin quererlo, nos muestra algo más: muchas niñas guatemaltecas no "entran en la carrera de la educación" porque deben asumir responsabilidades domésticas que los varones no cumplen. Y esto no es por causas económicas, sino culturales: las niñas deben realizar tareas domésticas que les impiden asistir a la escuela. A ellas no las salvan sólo las becas.

La campaña tiene un horizonte bastante tímido: reunir apenas diez millones de quetzales para becar 25 mil niños con la "millonaria" cantidad de Q400 anuales. La primera pregunta que debemos hacernos es ¿qué puede adquirir un niño con Q400? Es cierto que son tan pobres que apenas si tienen, aproximadamente, diez quetzales diarios para satisfacer todas sus necesidades. La beca, por lo tanto, les agrega apenas Q1.09 diarios. ¿Resuelven con ese dinero su situación de pobreza? Claro que NO. Las becas escolares sólo llenan su función compensatoria en el área rural, si los padres de familia descubren que la asistencia a la escuela de sus hijos no les representa gastos sino algunas ventajas.

No obstante ello, La caridad o filantropía a la que Unicef y los publicistas nos convocan es válida e importante, pero no debemos olvidar que la mejor manera de compensar las inequidades de nuestro sistema económico es cumpliendo todos nuestras responsabilidades fiscales, pues es con recursos públicos con los que el gobierno puede atender de mejor forma al sistema educativo.

Es lamentable que la campaña no haya hecho mención alguna al cumplimiento puntual y honesto de nuestras responsabilidades fiscales, por lo que desde este espacio convocamos a que, si bien hay que participar en la Becatón, es necesario que en el silencio del hogar revisemos las declaraciones de impuestos y evitemos evadirlos. Pero además, y parafraseando a uno de los conductores de un programa informativo que se transmite por una de las cadenas radiales que apoyan a la Becatón: "por favor, por favor, pero por favor: pida factura en todos sus consumos" que el IVA también se traduce en becas escolares.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.