Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Veinte años ya cuentan
Por Virgilio Álvarez - Guatemala, 21 de noviembre de 2007

En noviembre de 1986 fue creado el proyecto de investigación de Flacso-Guatemala.

En muy corto lapso de tiempo este espacio reflexivo cobró fuerza y prestigio.

Como ya varios científicos sociales han afirmado, al contrario de las ciencias exactas, las sociales sólo han logrado desarrollarse y consolidarse en los países del continente cuando la democracia y sus sistemas políticos se han, al menos, esbozado y constituido. Mientras que las exactas fueron financiadas por países como Argentina, Brasil, México y en algunos momentos por Perú y Chile para poder marcar su independencia de los grandes centros hegemónicos o imponerse en la disputa geopolítica regional, las sociales sólo han podido impulsarse con seriedad cuando los estados han alcanzado cierto nivel de consolidación y dado condiciones a relativa libre competencia por el poder y, consecuentemente, a la circulación de las ideas no hegemónicas.

De todos es sabido, además, que si el Estado no se compromete con el desarrollo científico y tecnológico de sus sociedades éste no se alcanza en su más clara y abierta diversidad, necesaria e indispensable para el propio desarrollo de la ciencia. Al depender de financiamientos privados el conocimiento no alcanza la diversidad indispensable para cuestionar las relaciones dominantes, cuestión en particular indispensable para los diversos campos de las ciencias sociales.

En Guatemala esa intríngulis es aún más compleja porque durante más de 30 años el Estado estuvo concentrado casi exclusivamente en desarrollar sus campañas contrainsurgentes. Sin embargo, en el primer momento en que un resquicio para la producción de nuevos conocimientos se abrió, un grupo de académicos e intelectuales guatemaltecos, nucleados alrededor de Édgar Balsells se dieron a la tarea de crear espacios de reflexión que permitieran no sólo entender de mejor manera el país sino aportar en cierta forma al desarrollo del conocimiento científico local, aceptando el reto de construir una propuesta académica independiente que, al abrigo de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales —Flacso— pudiera funcionar con mayor libertad académica y dinamismo que los que en el país se tenían para entonces.

La Secretaría General de Flacso, en aquellos años bajo la responsabilidad de Edelberto Torres-Rivas, tomó como suyo el proyecto y en noviembre de 1986 quedó creado el proyecto de investigación de Flacso-Guatemala, mismo que muy pronto se transformó en programa, ya para entonces bajo la responsabilidad de René Poitevin (QEPD).

En muy corto lapso de tiempo este espacio reflexivo cobró fuerza y prestigio entre todos aquellos que, interesados en encontrar respuestas nuevas a problemas viejos, no habían tenido la posibilidad de acercarse a las teorías y concepciones que circulando en el mundo con profusión en Guatemala apenas se conocían. Con el apoyo de una comunidad internacional para entonces interesada en apoyar una más amplia comprensión de la sociedad, la Flacso Guatemala no sólo creció sino se consolidó, al grado de alcanzar el estatus de Sede académica que le permite, desde 1999, ofrecer diplomas de Maestría y Doctorado.

Veinte años después la Sede Académica Guatemala es un espacio vivo y dinámico en el que investigación y docencia de posgrado se conjugan y aportan para la construcción de una masa crítica intelectual capaz de presentar nuevas visiones y propuestas sobre la realidad social del país con profundo y efectivo rigor científico.

Fuente:www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.