Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Es preciso saber cómo estamos
Por Virgilio Álvarez - Guatemala, 12 de diciembre de 2007

Es vital continuar con la reforma profunda en la formación de maestros de primaria.

Los uruguayos son los latinoamericanos con mejores resultados en Matemáticas.

La semana pasada fueron publicados los resultados de distintas pruebas realizadas por el Programa Internacional de Evaluación de los estudiantes –PISA por su nombre en inglés. En esta evaluación mundial ya participan 58 países, seis de ellos latinoamericanos. Para brasileños, argentinos, mexicanos, chilenos, uruguayos y colombianos los resultados no son halagadores; autoridades, padres de familia y educadores querrían ver sus países en mejores colocaciones, pero el abandono, manoseo y uso clientelista que se ha dado a los sistemas escolares por décadas han dejado fuertes huellas, difíciles de superar en el corto plazo, aunque es innegable que en todos ellos hay esfuerzos y cambios que pueden conducir, si se mantienen, a mejores resultados en el futuro.

Los chicos y chicas uruguayos son los latinoamericanos que mejores resultados obtuvieron en la prueba de Matemáticas; ocupan el puesto 42 entre 58 países, aunque con media aún muy por debajo de los resultados promedio que los países desarrollados alcanzaron. Los peores del continente fueron Brasil y Colombia, empatados en la posición 53; superando apenas a Túnez, Qatar y Kurdistán. A Argentina no le fue mejor: quedó apenas una colocación arriba de Brasil y Colombia y les superó con apenas 11 puntos, en tanto los uruguayos les sacaron 46.

Países pobres y del antiguo bloque socialista como Estonia (puesto 14), República Checa (16) y Eslovenia (19), no sólo superaron a los latinoamericanos sino a países como Suecia (21), Francia (23) Reino Unido (24) y Estados Unidos (35), demostrando que la formación que sus profesores tuvieron durante ese régimen y las prácticas escolares entonces impuestas aún producen resultados satisfactorios pues, como ya se sabe, los resultados en educación y aprendizaje son producto de esfuerzos continuados de, al menos, una o dos décadas. En lectura la situación fue bastante similar, aunque en este caso los chilenos son los latinoamericanos mejor ubicados (38) y los peores los argentinos (53), con el salto de los suecos al décimo lugar.

Al sector privado, contrario a lo que dicen sus promotores, los resultados no le favorecen. Sólo en 35 países del total de evaluados existe este sector en condiciones de ser evaluado. En los pocos países desarrollados donde funciona, los resultados obtenidos por sus alumnos están por debajo de los del sector público, tal los casos de Taiwan, Hong Kong, Indonesia, Italia, Japón, Corea del Sur y Suiza. Ya en los países pobres la diferencia es favorable al sector privado, pero sus resultados quedan siempre muy por debajo de los países desarrollados.

Guatemala no participa aún en esas pruebas; sin embargo, ¿nos iría mejor que a Colombia y Argentina? ¿En qué lugar quedarían los alumnos de la red privada? Talvez por ello hay tanto rechazo a que se les regule efectivamente, pues saben de antemano que en muchos casos la enseñanza que ofrecen no es de calidad. Es por ello, también, que es vital e indispensable continuar con la reforma profunda en la formación de maestros de primaria, pues de sus prácticas profesionales depende, en mucho, el éxito de los alumnos.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.