Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¡La evidencia pesa!
Por Vida Amor de Paz - Guatemala, 24 de octubre de 2005

El tema del recalentamiento global y el de cambio climático es algo que molesta a algunos gobiernos de países desarrollados.

Mis amigos lectores. ¿Vieron las fotografías de los vehículos huyendo de la Florida por el nuevo Huracán Wilma? ¡Nosotros mismos sufrimos en carne propia los estragos del Huracán Stan!

Terminando un huracán sale otro detrás para seguir martirizando a otros pueblos. ¿Acaso no es un despertar para el mundo entero de que el Planeta agoniza?

Aquellos científicos que se empecinan en negar el cambio climático y entretienen a la gente con sus grandes informes concentrándose solamente en un 2% de la verdad, es evidente que se venden y debieran ser expulsados del Gremio Científico.

Existe un gran movimiento de desprestigio por parte de varios grupos hacia el tema con necias repeticiones de un gastado discurso para no ratificar el Protocolo de Kyoto.

El tema del Recalentamiento Global y el de Cambio Climático es algo que molesta a algunos países desarrollados, ya que implica tener que realizar cambios drásticos en sus niveles de consumo para reducir los niveles de carbono hacia la atmósfera.

Por ello, le echan la culpa a los ciclos de manchas solares o a la radiación electromagnética, pero las mismas pueden ser aceptadas únicamente como complemento al problema, pero nunca como la verdadera causa.

Quienes gobiernan el tema como Hielen Claussen del Centro Pew de Cambio Climático Global o como el Ing. Carlos Mansilla, Director del Programa Nacional de Cambio Climático del MARN, saben que el calentamiento global es un hecho comprobado que debemos enfrentar, combinando la reducción de gases efecto invernadero, con políticas que nos ayuden a adaptarnos a éste.

Los expertos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), indican que de continuar con el comportamiento humano actual, podríamos llegar a 5.7 C para los próximos 100 años. Si deseamos ver que la raza humana siga en el Planeta, ¡no nos quedemos de brazos cruzados!

He tenido en mis manos el propio Informe sobre Cambio Climático solicitado por la Casa Blanca de Washington D.C. y realizado por The National Academy of Sciences, en el que se verifica que en el Siglo XX, la temperatura superficie del aire se calentó entre 0.4 y 0.8 grados C (0.7 y 1.5 grados F.). A pesar de haber leído los burócratas el mismo Informe, aún no toman medidas drásticas.

Es el incremento en intensidad por el aumento de la temperatura de la superficie en el mar lo que ha ocasionado que ahora hayan más ciclones tropicales de categorías 4 y 5, y sólo en el 2004 hubo 14 en el Atlántico, y 9 categoría de Huracán.

Tengo amigos que toman el tema de forma liviana arguyendo que los científicos aún no aseveran nada al 100%.

Sin embargo, la mayoría de los científicos ya están en unísono de que existe el Calentamiento Global y su conexión con los violentos huracanes. Obviamente, en cualquier investigación, nos dice Barbara Bramble, Directora del NWF en Washington D.C., ningún científico respetable puede dar certeza al 100%. Lo que sí, es que la mayoría ya han determinado que la evidencia con que cuentan pesa 'lo suficiente'.

Si vamos a prestar atención a una "incertidumbre" dentro de cientos de "certidumbres" para descalificar el tema, esperaremos 10 años más y será demasiado tarde. Este año EE.UU. tendrá que utilizar 200 mil millones de dólares para reparar los daños. ¿Tendrán año con año esa misma cantidad? ¿Y nosotros qué? Reflexionemos¡

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.