Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 3 - 2006

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Un destino anunciado
Por Vida Amor de Paz - Guatemala, 1 de diciembre de 2006

Tendremos que enfrentar los huracanes más fuertes.

Es tenebroso el panorama que recién nos llegaron a anunciar a tierra centroamericana los dos expertos mundiales en cambio climático; el doctor John L. Kermond, director de la estadounidense Administración Atmosférica y Oceánica Nacional (NOAA), y el director del Instituto Geofísico de Perú, doctor Ronald Woodman, quien además es experto en los fenómenos El Niño y La Niña.

Según datos espeluznantes que nos ofrecieron, por la negligencia de los gobiernos escépticos al no querer dar crédito a los datos de contaminación de la atmósfera hace 10 años, lo que ha sido hoy acumulado es completamente irreversible, y vamos directo a la elevación de la temperatura de tres grados más, como mínimo, en las próximas dos o tres décadas.

Esta cifra es aún conservadora, porque existe el peligro de que, al no tomar medidas drásticas, hoy a nivel planetario, pueda dicha temperatura subir más de cinco grados centígrados, algo que el planeta Tierra no ha experimentado por millones de años, y por cierto, jamás durante la época en que los humanos hemos vivido sobre ella.

Es decir, amigos, que, hagamos lo que hagamos, y aunque paráramos al 100 por ciento el uso de combustibles fósiles a partir de hoy, no nos escapamos de la elevación de la temperatura.

Hoy, el pronóstico ya está escrito, y si somos tan egoístas como para que ni nos importe que los hijos o los nietos lo sufran o que se extinga la humanidad, entonces les invito a hacer caso omiso de este artículo. Pero si, al contrario, les preocupa tanto como a mí, entonces la única solución, mencionan los científicos, es no dejar que el planeta se caliente más de los tres grados anunciados, o dejaremos de existir como especie.

¿Pero qué podemos hacer desde Guatemala? Lo único, queridos lectores, es que nuestros políticos negocien con las superpotencias para reducir nuestra deuda externa o consigan financiamientos blandos para nuestra adaptación al cambio climático.

Entre la adaptación, cabe mencionar los estudios necesarios para garantizar nuestra producción de granos básicos y otros productos de exportación, como lo son el café o la caña de azúcar.

Tendremos que vivir con las condiciones abruptas anunciadas, que traerán hambruna, pero que podemos minimizar desde hoy, con medidas drásticas y reforzando nuestra legislación ambiental.

El agua, por ejemplo, será asediada como el oro, ¡pero seguimos sin ley! Tendremos que enfrentar los huracanes más furiosos de todos los tiempos y, por ende, sería sabio no reconstruir donde ha habido desbordamiento de ríos y, más prudente, reforestar las laderas de las montañas, haciendo una campaña nacional para erradicar las prácticas de tumba y quema, ya que los incendios forestales son responsables de 20 por ciento del calentamiento de la Tierra.

Fuente: www.prensalibre.com - 301106


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.