Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Un mundo bipolar, entre el miedo y la esperanza
Por Víctor Ferrigno F. - Guatemala, 18 de noviembre de 2004

A Maco Quiroa y Cuco Toriello
in memóriam


El pasado dos de noviembre fue un día emblemático: mientras en Mesoamérica se conmemoraba el Día de los Muertos, en EE.UU. se celebró una de las más reñidas elecciones, resultando triunfador George W. Bush, el único Presidente estadounidense que ha desencadenado dos guerras en un mismo período, cuya campaña se basó en exacerbar el miedo de los votantes, ante la amenaza incierta pero posible del terrorismo.

Si bien la elección es muy reciente para prever todas sus implicaciones, quedó claro que EE.UU. es un país dominado por la aprensión y la desconfianza, situación que constituye el caldo de cultivo ideal para el conservadurismo, la intolerancia y los fundamentalismos.

Cuando los terroristas consumaron sus criminales atentados en Nueva York y Washington, no sólo asesinaron gente inocente y provocaron a la potencia más grande del mundo, sino que le brindaron la excusa perfecta a los guerreristas, a los racistas y a los enemigos de los Derechos Humanos para poder darle rienda suelta a todas sus fobias.

La violencia irracional de minúsculos grupos terroristas no derrumbará al poderío económico y militar de EE.UU., aunque golpea brutalmente a los civiles y, sobre todo, debilita la acción y las justas demandas de oprimidos, discriminados y excluidos, exponiéndolos a las represalias indiscriminadas de los poderosos.

A partir del once de septiembre, el color de la piel, el origen étnico, la religión, el idioma y la cultura, pasaron a ser posibles causas de sospecha para las fuerzas antiterroristas. La caracterización del terrorista, por ahora, es piel oscura, religión islámica y origen árabe. Después, tal arquetipo se extenderá a todo ciudadano del Tercer Mundo, y a todo sector social que cuestione el poder hegemónico, para felicidad de los racistas de Guatemala y el mundo.

Pocos recordarán que, en 1995, EE.UU. sufrió un ataque terrorista de las milicias blancas, perpetrado por el ex soldado norteamericano Timothy McVeigh, contra un edificio federal en Oklahoma, en el que funcionaba una guardería, dejando un saldo de 168 muertos.

Más escasos aun, serán quienes quieran enterarse que el fundamentalismo americano nació en EE.UU., impulsado por una corriente conservadora del protestantismo evangélico, plasmando su credo en doce libros publicados en 1910, que fueron conocidos como The Fundamentals. Contenían lo fundamental de una verdad revelada, incuestionable e innegociable, que debería ser defendida a toda costa y divulgada mediante una acción misionera neo- testamental, por encima de la acción cívica.

Ese fundamentalismo religioso está presente en la ideología de los Bush; el padre, durante la guerra del Golfo, contra Saddam Hussein, emprendió la madre de todas las batallas contra el Engendro del Mal; después, el hijo desató la guerra contra Irak, nombrándola Operación Justicia Infinita.

El gran capital puso a funcionar su maquinaria mediática para reforzar la idea que el islamismo, una cultura religiosa milenaria, era el gran enemigo de Occidente, a fin de reforzar los intereses sionistas en medio oriente.

Desarticulada la URSS y la amenaza comunista, los fundamentalistas de occidente han encontrado en la obra de Samuel P. Huntington el basamento para su afán xenófobo de dominación. El autor, un ideólogo del establishment, quien se desempeñó como Coordinador de Planificación del Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU., postula que las nuevas guerras serán entre culturas, no entre Estados.

Independientemente de la validez de los postulados de Huntington, es una monumental estupidez plantear que Osama bin Laden representa a la cultura islámica y que, en contrapartida, los custodios de la cultura occidental son el Pentágono y la OTAN. Intelectuales estadounidenses de la talla de Noam Chomsky, James Petras, y Norman Mailler han llamado a su gobierno a la mesura.

Antes, apenas ayer, se hablaba de la bipolaridad del mundo, dividido entre capitalismo y socialismo. Hoy, apenas mañana, los polos encontrados son el mercado y el humanismo; en el medio, los miles de millones que no pertenecen a la élite planetaria comienzan a construir alternativas por una vida digna, encontrando en el humanismo una luz al final del túnel.

Durante los últimos doscientos años, desde la Revolución Francesa, el esfuerzo por perfeccionar nuestro régimen republicano se ha centrado, en buena medida, en proteger al ciudadano de los abusos de quienes detentan el poder del Estado. Por ello la división de poderes, la alternabilidad en los gobiernos, y la reiterada convicción de que el ejercicio del poder es legítimo, si y solo sí, responde a la voluntad soberana del pueblo.

Sin embargo, hoy día, la humanidad se enfrenta a una nueva tiranía, la de los dueños del dinero, aquellos que confunden democracia con mercado, república con empresa, y ciudadano con consumidor. Son ellos los que abogan por la desregulación política y legal de los Derechos Humanos, para que no impere más ley que la usura. Su parlamento es la Organización Mundial de Comercio, sus órganos ejecutivos son el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, y reducen la convivencia entre naciones a los tratados de libre comercio.

Las empresas transnacionales han logrado, incluso, espacios en varios foros de la Organización de Naciones Unidas, a la par de naciones soberanas, amenazando con convertir al máximo organismo internacional en el consejo de administración de una empresa planetaria, llamada globalización. Así de mal estamos.
A ese mundo excluyente, al que solamente pueden acceder unos pocos, se antepone otro mundo posible e incluyente, cuya carta de naturalidad se signó en Porto Alegre, hace cuatro años, con el nacimiento del primer Foro Social Mundial.

La bipolaridad global, mercado contra humanismo, no sólo tienen nombre sino también número -Primero y Tercer Mundo- y una geografía contrapuesta: norte versus sur. Por ello, la globalización es una falsía, pues lo único que se mundializa es el mercado; todo lo demás es antagónico y está de cabeza. Somos mayoría -numérica pero no política- los que, a la globalización del oprobio, anteponemos la mundialización de la equidad.

Cuando todos los seres humanos gocemos de dignidad y ciudadanía plena, en condiciones de justicia y tolerancia, podremos decir que habitamos una aldea global. Pero antes, tendremos que matar a ese comendador llamado exclusión. Cuando el FMI pregunte ¿quién mató al comendador?, responderemos todos a una ¡Fuente Ovejuna, señor!

Aunque Fukuyama insista, la historia no ha finalizado, y la resistencia de los excluidos se ha convertido en el instrumento para reescribirla y para insistir en que el neoliberalismo no es nuestro destino manifiesto. Tenemos el derecho, y la obligación, de recuperar nuestras instituciones republicanas, para construir un gobierno de ciudadanos, no de mercaderes.

Frente al libre mercado debemos plantear que la gente está primero y vale más que las mercancías; ante la depredación ambiental hay que defender a la naturaleza, como quien defiende su casa; podemos y debemos rescatar y dignificar la política -como el arte de hacer posible lo deseable- para contraponerla a las transacciones bursátiles, que han convertido al orbe en una bolsa de antivalores.

A los cínicos, aquellos que creen que estas reflexiones no son más que quimeras, les recordamos que la humanidad -aquella parte que vale la pena- ha avanzado más en pos de sueños que de negocios; incluso su credo, el libre mercado, se nutre de un valor que pertenece a los que soñamos: la libertad. La diferencia estriba en que nosotros, los utópicos prácticos, consideramos que para que la libertad no se pierda, hay que acompañarla de la igualdad y la fraternidad.

Mientras batimos la argamasa para edificarlo, repetimos con monseñor Pedro Casaldáliga: "Queremos otro mundo, porque otro mundo es posible, y es necesario y urgente. Un mundo uno, sin primeros ni terceros, sin imperios y sin genocidios, sin lucros sanguinarios y sin exclusiones desesperantes".

Fuente: Diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.