Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Cabildo Abierto
La puñalada trapera
Por Víctor Ferrigno F. - Guatemala, 4 de enero de 2016

Saludamos la actitud digna de Marion Denis García, ex Viceministro de Trabajo, quien se negó a aprobar los salarios diferenciados.

En un gesto que retrata su verdadera esencia, Alejandro Maldonado Aguirre le asestó a la clase trabajadora una puñalada trapera –aquella que se da a traición- al aprobar los salarios mínimos diferenciados, aprovechando las fiestas de fin de año, para ocultar su villanía.

Maldonado pudo salir sin pena ni gloria de una gestión presidencial que le cayó del cielo, pero no podía culminar su mediocre gestión sin pagarle a la oligarquía el favor de encumbrarlo, aunque fuera unos meses, a la primera magistratura, distinción que el pueblo de Guatemala le negó, porque nunca confió en él, pues se le recuerda como un operador político del Golpe de Estado al Presidente constitucional Jacobo Arbenz, promoviendo una descarada intervención extranjera, por la que el Presidente Bill Clinton nos pidió perdón.

Este es el segundo intento de imponer una medida laboral que nos pone como parias en el ámbito internacional, por faltar a la legalidad laboral. Las normas del CAFTA y de los otros tratados de libre comercio, exigen que Guatemala respete los estándares internacionales en materia laboral y ambiental, para que no haya competencia desleal.

Los salarios diferenciados, que pretenden aplicar en cuatro municipios, representan el 30 por ciento menos -para las actividades agrícolas y no agrícolas- (Q2,747.21) y 24 por ciento menos, para el sueldo de las actividades de maquilas (Q2,534.14) del reciente salario mínimo general aprobado el pasado 29 de diciembre, con un escuálido aumento del 4%. Con apenas Q1,677.00 mensuales, más la bonificación de Q250.00 por mes, un trabajador no alcanza a pagar ni la canasta básica alimentaria (CBA) para su familia, no se diga medicina, ropa y estudios.

Con esta medida, obcecadamente, Maldonado Aguirre defiende una política económica antidemocrática que sume a la población en la pobreza, como lo demuestra la recién publicada ENCOVI 2014, señalando que la pobreza se incrementó hasta abarcar al 59.3% de la población; es decir, aproximadamente 9.5 millones de guatemaltecos para el 2014, y 3.7 millones en condiciones de pobreza extrema. Neciamente, siguen incrementando las condiciones para un conflicto social, de dimensiones impredecibles.

En febrero pasado, cuando se hizo el primer intento de imponer la inhumana medida salarial, el Relator Especial de Naciones Unidas sobre pobreza extrema, Philp Alston declaró que “La explotación de la mano de obra no es una opción viable para propiciar el desarrollo económico y social”, agregando que se trata de […] “una media regresiva que viola las obligaciones de Guatemala conforme al derecho internacional de los derechos humanos y pone en riesgo un desarrollo social inclusivo”.

Además, todos los argumentos sobre que la rebaja salarial atraerá inversión extranjera directa –IED- son falsos. El estudio del Banco Mundial (MIGA, 2002) sobre los objetivos y factores que influyen en la decisión de las empresas para invertir directamente en América Latina, señala que el factor más importante (77%) es el acceso a consumidores, y solo en el OCTAVO lugar, con un 33%, consideran los costos laborales.

La reducción salarial volverá a ser impugnada ante la Corte de Constitucionalidad, generando inseguridad jurídica a la IED; al saliente Presidente, tan afecto al incienso y a la mirra eclesial, hay que recordarle las recientes palabras del Papa Francisco: "La sacralidad de cada ser humano requiere para cada uno respeto, acogida y un trabajo digno. La vida de cada comunidad exige que se combatan hasta el final el cáncer de la corrupción, el cáncer de la explotación humana y el veneno de la ilegalidad.” Amen.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.