Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Cabildo Abierto
Sobrevivir a la noticia
Por Víctor Ferrigno F. - Guatemala, 15 de febrero de 2016

Cuando se asesina a un periodista, se atenta contra la libertad, la democracia y la justicia.

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) publicó el pasado 3 de febrero su 25° “Informe sobre Periodistas y Trabajadores de los Medios Asesinados desde 1990”. El documento da cuenta de 2,297 muertes registradas, debido a la represión ejercida contra el periodismo, incluyendo 112 víctimas mortales en 2015. Las víctimas letales se han incrementado anualmente, siendo 2006 el más mortífero para la profesión, con 155 asesinatos, según los registros de la FIP.

"Esta publicación histórica investiga la trayectoria de la crisis de seguridad en el ámbito periodístico y atestigua la larga campaña llevada a cabo por la FIP contra la impunidad que rodea la violencia perpetrada contra los profesionales de los medios”, declaró Jim Boumelha, presidente de la FIP. “Estos informes anuales son mucho más que una simple lista de nombres de nuestros colegas asesinados. Se trata de nuestro homenaje a su coraje y al alto precio que han pagado millares de ellos, que han perdido su vida en el cumplimiento de su misión de informar y de concienciar al público”.

Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) convocó, el 8 de febrero, a la histórica conferencia sobre la seguridad de los medios de comunicación, en la cual uno de los oradores postuló que “No hay noticia que valga la pena morir por ella”.

En teoría, el aserto del colega es cierto, pero casi todos aquellos que ejercemos el periodismo lo hacemos con razón, corazón y vísceras. Investigamos y analizamos la realidad, para trasladarla lo más objetivamente al público, sabiendo que no hay verdades absolutas. Pero sabemos que ello entraña un riesgo que requiere amor al oficio y mucha valentía, para no autocensurarse o doblegarse.

Sin embargo, ese no es el meollo del asunto, el cual radica en que ciudadanos y Gobiernos deben defender el derecho colectivo de libre expresión, pues sin él no hay ni transparencia ni justicia, pilares de una democracia auténtica. Así pues, la sobrevivencia de las mujeres y los hombres que ejercemos el periodismo con independencia, es consustancial al ejercicio de la ciudadanía y, por ende, al Estado democrático de Derecho. Cuando se asesina a un periodista, se liquida la libertad.

La reunión de la UNESCO fue inédita, porque por primera vez los comunicadores, los dueños de los medios de comunicación y la ONU abordaron la seguridad del ejercicio periodístico. “Todos compartimos la responsabilidad”, reconoció Erik Bjerager, vicepresidente del Foro Mundial de Editores, quien pidió a los gobiernos, al público y a los propietarios de los medios, que hagan más para proteger a los comunicadores. “Sin el poder del Estado, los medios de comunicación tienen límites a lo que pueden hacer”, sostuvo.

El Presidente de la FIP destacó que el 90% de las víctimas murieron en su propio país, y que el 75% no sucumbieron por los riesgos de cubrir una guerra, sino que fueron asesinados de manera directa, por fuerzas de seguridad o por sicarios. A todo ello se suma la impunidad, pues pocas veces se condena a los responsables.

En Guatemala trabajamos recibiendo amenazas, agresiones o sufriendo asesinatos. Ahora se suma la persecución judicial, como la sufrida por cinco colegas de S.21, o el acoso panfletario de parte de organizaciones extremistas, como la Fundación contra el Terrorismo, contra tres colegas periodistas de largo cuño.

La ciudadanía toda, debe exigir que se fortalezca el incipiente y endeble Mecanismo de Protección a Periodistas, mediante el cual el Estado debe resguardarnos.

A pesar de los enemigos de la libertad, la prensa y los periodistas habremos de sobrevivir a la noticia.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.