Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 12 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Cabildo Abierto
Violadores y esclavistas fueron derrotados
Por Víctor Ferrigno F. - Guatemala, 3 de marzo de 2016

Un coronel y un comisionado militar fueron condenados por crímenes de lesa humanidad.

Quince valientes mujeres q’eqchi derrotaron a los representantes del Estado contrainsurgente que, hace 34 años, las violaron y esclavizaron en Sepur Zarco. Un coronel artillero y un comisionado militar fueron condenados a un centenar de años, por crímenes de lesa humanidad, tras siete lustros de lucha.

El coronel Francisco Reyes Girón fue condenado a 90 años de cárcel, por el asesinato de la señora Dominga Coc y sus dos niñas, más 30 años por delitos contra deberes de humanidad. El comisionado militar Heriberto Valdéz Asij recibió una pena de 210 años de prisión por la desaparición de más de 7 personas, sumando 30 años más por delitos contra deberes de humanidad.

Escribo este artículo justo en el momento en que la jueza Yassmín Barrios terminó de dictar la sentencia, la cual será conocida íntegramente el 4 de marzo, por lo que en una lectura preliminar destaco las siguientes lecciones aprendidas.

En primer término, hay que reconocer y destacar el valor de las mujeres víctimas que, dándonos una lección vital de civismo, se atrevieron a demandar justicia, a pesar de ser analfabetas, monolingües y pobres. Evidenciaron que, aún en Guatemala, es posible derrotar la impunidad. Sus victimarios no fueron simples delincuentes, sino los representantes locales de un complejo sistema político-militar que sometió al Estado y a la sociedad, con una carga inaudita de represión, odio, racismo y machismo.

En segundo lugar, la condena fue posible gracias a la conjunción de factores jurídicos, técnicos, políticos, sociales e institucionales. En el ámbito jurídico, destaca la conformación de una estrategia de litigio de largo alcance que, después de casi tres años de trabajo, dio frutos. Sin ella, ni el MP ni las querellantes habrían podido articular todos los demás factores técnicos, como los 17 peritajes presentados, la ubicación de testigos sobrevivientes y la articulación de pruebas documentales y materiales.

En el ámbito político, cabe destacar que el juicio inició cuando las movilizaciones ciudadanas del año pasado estaban en su apogeo, abriéndose una etapa de lucha contra la impunidad, en la cual el MP y la CICIG han jugado un papel de primer orden. Esta situación inédita creó un ambiente un poco más favorable para testigos y víctimas. A ello también contribuyeron los otros juicios sobre crímenes de lesa humanidad, como los librados en los casos de genocidio, CREOMPAZ y Molina Theissen, lo cual debilitó, relativamente, los aparatos clandestinos de poder militar que aún perviven. El apoyo del cuerpo diplomático y de la comunidad internacional también tuvo un efecto político positivo.

En el ámbito social, indudablemente es de gran relevancia la red de apoyo a la litis, construida por la Alianza Rompiendo el Silencio, integrada por Mujeres Transformando el Mundo, ECAP y UNAMG. No solo le dieron un fuerte enfoque de género al proceso legal, sino que brindaron asistencia psicológica a las mujeres esclavizadas, lo cual les permitió pasar de víctimas a querellantes. El buen manejo mediático también contribuyó a afianzar el apoyo social a la causa.
En el ámbito institucional, destaca el buen desempeño de la Fiscalía encargada del caso, el del Juez ejecutor y, por supuesto, el del Juzgado A de Mayor Riesgo.

Un valor agregado de este proceso paradigmático radica en haber develado la alianza perversa entre terratenientes, militares, paramilitares y funcionarios venales, que fueron los actores de los crímenes de lesa humanidad, muchos de los cuales aún están pendientes de captura.

La Presidenta del tribunal anunció que aún falta ventilar los temas de reparación y el de garantías de no repetición. Así, paso a paso, se va construyendo una nueva nación, en la que las mujeres están teniendo un papel ejemplar. Enhorabuena.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.