Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Cabildo Abierto
La corrupción, una cabeza de Medusa
Por Víctor Ferrigno F. - Guatemala, 18 de abril de 2016

La corrupción coopta a quienes deben velar por la legalidad y probidad del manejo de la cosa pública.

El nuevo destape realizado por el Ministerio Público y la CICIG, sobre el ilegal usufructo otorgado a Terminal de Contenedores Quetzal –TCQ-, evidencia que la corrupción es como la cabeza de Medusa, ese monstruo de la mitología griega cuyos cabellos eran serpientes venenosas, y tenía la capacidad de convertir en piedra a quien la mirase.

Como Medusa, la corrupción inmoviliza a quienes deben velar por la probidad, por la legalidad y por la transparencia en el manejo de la cosa pública, untándolos con las mieles del dinero fácil; en este caso con coimas por U$ 35 millones. Empresarios españoles, sindicalistas, un magistrado, interventores, contralores, banqueros internacionales y funcionarios públicos al más alto nivel, incluyendo al ex-presidente y a la ex-vicepresidenta, resultaron implicados en un fraude millonario que debe ser revertido, deduciéndoles responsabilidades penales y civiles a los implicados.

A nadie sorprende que funcionarios públicos y sindicalistas corruptos estén involucrados, pero no estamos acostumbrados a ver a empresarios de firmas trasnacionales esposados en las carceletas del sótano de la Torre de Tribunales, mientras en el tercer piso de la Corte Suprema de Justicia el magistrado Duglas Charchal daba declaraciones incoherentes a la prensa, alegando inocencia, pero asegurando que si le retiran el derecho de antejuicio, renunciaría a su cargo. ¿Si es inocente, por qué renunciaría? ¿O le está apostando a que sus pares lo protegerán, denegando la solicitud de antejuicio? Dudo que los magistrados quieran involucrarse en semejante ilícito.

Lo que sí sorprende es que, hace dos años, Manfredo Marroquín, presidente de Acción Ciudadana, denunció infructuosamente varias irregularidades del negocio ante el Director General de la Corporación Financiera Internacional, que es parte del Banco Mundial, a pesar de lo cual el ente aportó U$ 68.8 millones de dólares a un proyecto que, según la denuncia de Marroquín, constituiría “…una seria amenaza al orden legal guatemalteco al no cumplir con los requisitos exhaustivos de evaluación de riesgo de carácter legal, técnico, social y corporativo”.

A pesar de estas y muchas otras denuncias de irregularidades, operadores políticos de la iniciativa privada, como el ex ministro Sergio de la Torre y el ex comisionado presidencial Juan Carlos Paiz defendieron públicamente la concesión del usufructo. El ex magistrado de la CSJ, José Quesada, además de la defensa del negocio, efectuó un dictamen jurídico favorable sobre el mismo; hoy aduce que lo hizo como un favor para su socia, quien laboraba en la Portuaria Quetzal, pero que no cobró un centavo, ni a la empresa ni al presidente de turno.

Los tres personajes se dan baños de pureza y aseguran que, a pesar de su larga experiencia política, no sabían nada de las ilegalidades. ¿De verdad piensan que alguien les cree? O le apostaron a que nadie revertiría un negocio de U$ 177 millones de dólares.

Medusa tenía dos hermanas monstruosas, las Gorgonas, mujeres de enormes dimensiones y salvajes apetitos. La corrupción también las tiene; una es la impunidad y la otra el poder. Un asalto al erario público de tan grandes dimensiones como el realizado por las mafias desbaratadas, solamente es posible si quienes ejercen el poder político y económico lo permiten, y garantizan impunidad.

A Medusa la decapitó Perseo, evadiendo su mirada desmovilizadora. Hoy, la lucha contra la corrupción la encabezan Thelma Aldana e Iván Velásquez; éste ha tenido el tino de advertir que los éxitos del MP y de la CICIG no serían posibles sin la movilización ciudadana. Así que vamos patria a caminar.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.