Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Cabildo Abierto
¿Terminará el Presidente su periodo?
Por Víctor Ferrigno F. - Guatemala, 5 de septiembre de 2016

Entre los círculos políticos y la ciudadanía se acrecienta la duda sobre las posibilidades de Jimmy Morales de terminar su periodo presidencial. Hay demasiadas alarmas encendidas en los ámbitos político, económico, social e internacional, y los errores presidenciales van en aumento, por lo que los augurios no son buenos.

Morales es el producto electoral de la crisis política que el país vive desde abril de 2015. Llegó a la presidencia por la exclusión de los otros candidatos, alcanzando el triunfo carente de experiencia política, sin partido, sin programa de gobierno, sin equipo y amarrado a compromisos de última hora, que ahora le están significando un costo muy alto.

Desde el momento que tomó posesión del cargo encaró el escrutinio público, debió responder a las demandas sociales y se enfrentó a las carencias de un Estado inmerso en una crisis general, con escaso acierto, pues no estaba preparado.

Un grupo castrense lo rodeó para darle “protección” durante la campaña, y usó como vehículo electoral a un partido formado y dirigido por ex militares, muchos de ellos sindicados de crímenes de lesa humanidad. De esa manera, quedó prisionero de un círculo marcial que le ha impedido ampliar su red de alianzas y la construcción de una base social que le de respaldo y legitimidad política.

El segundo círculo que lo capturó fue el de los financistas emergentes, que le dio financiamiento de última hora, a cambio de designar los cargos más importantes en el gabinete económico, para defender los intereses de la cúpula empresarial tradicional.

En el ámbito social, una ciudadanía expectante y escéptica fiscaliza y cuestiona cada uno de los actos del presidente, demandando un alto nivel de transparencia, probidad y eficiencia, que no aparece por ningún lugar, mientras las contradicciones con el vicepresidente Jafeth Cabrera se incrementan.

En el ámbito económico, Jimmy encontró las arcas vacías, una corrupción galopante, baja tributación, creciente evasión y elusión fiscal, y se inauguró con una seria crisis macroeconómica, que agravará la pobreza, el hambre y la migración, y generará serios brotes de protesta social.

En el campo internacional, Estados Unidos demanda seguridad en su traspatio, lo cual implica frenar la migración, reducir la criminalidad, recobrar el control territorial y perseguir al crimen organizado. Todo ello requiere de una cauda de fondos, cuadros, instituciones y políticas de gobierno que el presidente no tiene, por lo que enfrentará vientos del norte.

En ese contexto, el FCN logró integrar una bancada legislativa mayoritaria de tránsfugas, carentes de cohesión política y partidaria, que se está desmoronando por las contradicciones internas y por la persecución penal.

Entre los procesados se encuentra el diputado Justino Ovalle, el principal operador político de Morales y, previsiblemente, Armando Melgar Padilla, el flamante diputado que tiene a su cargo, de hecho, la seguridad del presidente, participa ilegalmente en el Gabinete y le habla al oído. Así, el primer círculo de Morales se está desmoronando.

El segundo círculo presidencial entró en enfrentamiento con el CACIF por la tibia reforma fiscal, obligándolo a echar marcha atrás. Sin incremento de ingresos, los partidos de oposición objetaron la propuesta presupuestaria del presidente, y se la reducirán en cinco mil millones, limitando su capacidad para responder a las demandas sociales.

El panorama no es favorable para un presidente que comenzó mal y parece que acabará peor.


www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.