Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Cabildo Abierto
Otro triunfo de la antipolítica
Por Víctor Ferrigno F. - Guatemala, 14 de noviembre de 2016

La elección de Donald Trump es otro triunfo de la antipolítica. El electorado estadounidense, harto de la politiquería tradicional, de la demagogia y el cinismo, eligió al candidato antisistema. No los convenció el perfil empresarial, ni el programa del candidato, sino su discurso contra un sistema político y económico que los ha olvidado, que los ningunea y que privilegia invertir en guerras foráneas, en lugar de atender a sus ciudadanos.

Según las encuestas, un 70% del electorado no creía en la honestidad de Hillary Clinton, y las propuestas de corte social de Bernie Sanders les asustaron. Así, quedaba la opción de Trump, que ofreció ocuparse del ciudadano blanco común, desempleado y empobrecido, que constituye el núcleo duro de la base social republicana, el cual le dio el triunfo.

Desde hace décadas, los antropólogos denominan a la sociedad estadounidense el melting-pot, o sea, el crisol donde se fundieron razas y culturas diversas que, bajo la hegemonía de los blancos fundamentalistas, construyeron el país más poderoso de la época moderna.

Los latinos y los afroamericanos fueron, por décadas, minorías discriminadas, hasta que, gracias a sus luchas, adquirieron más poder e incidencia, desplazando a los trabajadores blancos, cuya orgullo radicaba en trabajar para una industria nacional que les abandonó y se trasladó a China, Vietnam y Tailandia. Sus líderes también les abandonaron, para privilegiar el apoyo a la banca, al comercio internacional y al complejo militar-industrial, que necesita guerras para crecer y enriquecerse.

Por estas razones es que el “establishment” estadounidense considera la migración latinoamericana como un problema de seguridad nacional, consciente que en pocos años uno de cada tres ciudadanos será latino y tendrán la capacidad de cambiar la correlación de fuerzas interna. Entre la élite de los supremacistas blancos frenar la migración es un asunto de sobrevivencia política, por lo que a ese esfuerzo le dedicarán los recursos económicos y militares que haga falta.

Donald Trump y su equipo estudiaron el fenómeno, articularon un discurso anti sistema y enarbolaron la bandera de “restablecer la grandeza de la sociedad estadounidense”. Hasta cierto grado, sonaba risible que un multimillonario blanco y rubio, despotricara contra los tratados de libre comercio, contra el FMI, contra la OTAN y contra los grandes medios de comunicación, pero expresaba lo que una parte clave del electorado quería oír: primero los estadounidenses.

Y la estrategia funcionó. Los republicanos aseguraron los votos de los estados que tradicionalmente les apoyan, y les bastó arrebatarle a los demócratas el triunfo en tres estados del cinturón industrial, para alcanzar los 270 votos de colegios electorales para ganar la contienda nacional, contra el pronóstico de las encuestadoras, a contracorriente de los grandes medios, y con cinco veces menos plata que Hillary.

En 1987, como expresión de rechazo a la politiquería del sistema, los italianos eligieron como diputada a la actriz porno conocida como la Cicciolina (la Cariñosita); en 1993 Jesse Ventura, un luchador profesional, fue electo gobernador de Minnesota; en 2015, el actor cómico Jimmy Morales resultó electo presidente de Guatemala; y ahora le tocó el turno a Donald Trump.

Como sabiamente advirtió Facundo Cabral: “Por temprano que te levantes, a donde quiera que tu vayas, ya está lleno de pendejos, y son peligrosos porque al ser mayoría ¡eligen hasta al Presidente!”


www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.