Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2017

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Cabildo Abierto
Honduras en la hoguera
Por Víctor Ferrigno F. - Guatemala, 29 de noviembre de 2017

El domingo pasado, el pueblo hondureño dio una muestra de responsabilidad ciudadana, saliendo a votar masivamente en un proceso electoral pacífico, auditado por más de 500 observadores electorales. Esa fiesta cívica amenaza con convertirse en un enfrentamiento fratricida, debido a la injustificable negativa del Tribunal Supremo Electoral –TSE- a dar información, cuando todo apunta a que el candidato opositor Salvador Nasralla es el virtual ganador.

La opinión pública y los analistas políticos coinciden en que el TSE está controlado por el actual presidente hondureño, Juan Orlando Hernández –JOH-, quien se niega a reconocer el triunfo de Salvador Nasralla, un popular presentador televisivo, candidato de la Alianza contra la Dictadura, una coalición electoral que encabeza Manuel Zelaya, el ex presidente que fue derrocado por los militares hace 8 años, con apoyo de EEUU.

Desde el domingo por la noche, hasta el martes al medio día, los datos publicados a cuentagotas por el TSE le daban un 5% de ventaja a Nasralla sobre JOH, por lo que el magistrado suplente del órgano electoral, Marco Lobo, declaró que la tendencia ganadora del candidato opositor era irreversible, rompiendo con más de cien años de bipartidismo, entre liberales y nacionalistas.

Igualmente, Luis Zelaya, el candidato del Partido Liberal, tercero en la contienda, reconoció el triunfo de Salvador Nasralla. En contrapartida, sin esperar a los resultados del TSE, Jimmy Morales felicitó públicamente a JOH por su triunfo, aunque después tuvo que retractarse.

Sin embargo, el martes por la noche los datos cambiaron y la ventaja del candidato de la Alianza opositora se redujo a 1.67%, adjudicándose un 43.08% de los votos escrutados, contra un 41.41% del actual Presidente, tensando la situación.

La polémica por el lento flujo de datos electorales inició desde el lunes en la madrugada, al anunciar el TSE que, por fallas técnicas, se interrumpió el flujo electrónico de las actas de cada mesa, las cuales serían transportadas físicamente a Tegucigalpa por el ejército golpista, completándose el proceso hasta el miércoles por la noche, razón por la cual proclamarían al ganador hasta el jueves 30, al medio día.

Este anómalo proceso ha dado pie a mucha desconfianza, y la oposición ha llamado a sus bases a salir a defender el voto, ante un inminente fraude del oficialismo.

En todo el país se vive una tensa situación pues, tras una inversión de U$ 11 millones para modernizar el sistema de cómputo y conteo, el TSE se comprometió a publicar el resultado del 70% de las mesas el mismo domingo por la noche.

La polémica jurídico-electoral se inició hace dos años, pues JOH tenía un impedimento constitucional para reelegirse. La Carta Magna de Honduras establece, en su artículo 239, que “el ciudadano que haya desempeñado la titularidad del Poder Ejecutivo no podrá ser Presidente”, advirtiendo que quienes contravengan este postulado o proponga su reforma, “quedarán inhabilitados por diez años para el ejercicio de toda función pública”.

Sin embargo, en 2015 un grupo de diputados vinculados a JOH presentaron dos apelaciones contra la prohibición constitucional ante la Corte Suprema de Justicia, quien las aceptó, y declaró “inaplicables” las prohibiciones, abriendo la posibilidad de reelegirse al actual mandatario, con una resolución jurídicamente insostenible.
Curiosa paradoja, pues Mel Zelaya fue derrocado con la excusa de que promovió una consulta ciudadana, sobre la posibilidad de una reforma constitucional.

Esperamos que el TSE respete la voluntad soberana del pueblo de Lempira, y la sangre no llegue al río. Honduras se lo merece.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.