Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2018

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Cabildo Abierto
Cavando su propia tumba
Por Víctor Ferrigno F. - Guatemala, 13 de junio de 2018

Ayer confluyeron en una protesta ciudadana contra los diputados corruptos, el Comité Campesino del Altiplano, CODECA, la Asamblea Social y Popular, varios sindicatos, la Asamblea Ciudadana contra la Corrupción y la Impunidad, y la Asociación de Estudiantes Universitarios, que fue reprimida. Buscan frenar la agenda legislativa regresiva, que promueve impunidad y amnistía para delincuentes y genocidas.

Obstinadamente, los diputados venales cavan su propia tumba, promoviendo una legislación sobre el financiamiento electoral ilícito que exime de responsabilidad penal a los Secretarios Generales de los partidos políticos y que, aplicada retroactivamente, podría excarcelar a los detenidos por ese delito, que la CICIG acertadamente ha señalado como el pecado original de la democracia guatemalteca, provocando que ésta se haya convertido en una simulación, avalada por un carnaval electoral que se celebra cada cuatro años.

La magistrada María Eugenia Mijangos, del Tribunal Supremo Electoral, también alertó sobre el manoseo que en el Congreso se realiza sobre la resolución de la Corte de Constitucionalidad (CC) sobre el tema. Éste órgano jurisdiccional resolvió que se reformara el Artículo 407, inciso N, del Código Penal, para que las penas que en él se establecen, respondan a los principios de proporcionalidad, justicia y racionalidad que deben tener las normas penales en un Estado democrático de Derecho. Esto porque, siendo diferentes, se aplican las mismas penas al financiamiento electoral ilícito (con dineros ilegales) que al financiamiento electoral anónimo, o sea, al que no se declara ante el TSE, que puede provenir de fondos legales.

Aprovechándose de la resolución de la CC, los diputados del pacto de corruptos cambiaron la tipificación del delito y se recetaron impunidad. En dos platos, esto implica que los caciques de la politiquería, y sus financistas, seguirán comprando partidos y candidatos, se seguirán beneficiando de los fondos públicos, y acrecentarán la desigualdad, la pobreza, el hambre y la corrupción. Por ello el rechazo ciudadano.

Como agravante, el Frente Parlamentario por la Transparencia, advirtió a la Junta Directiva del Congreso que los diputados que están siendo investigados o procesados por financiamiento electoral ilícito están legalmente impedidos de conocer y votar esa norma, porque tienen un conflicto de interés, lo que provocaría que la norma sea inválida de origen, pero les vale.

La protesta ciudadana también se dio porque el pacto de corruptos pretende aprobar una ley que maniata y limita a las ONGs, violentando a sus integrantes libertades constitucionales, como las de organización y expresión, para frenar las críticas y denuncias que estas organizaciones les hacen.

Para colmo, el pacto de los impunes ya dictaminó favorablemente una reforma a la ley de amnistía, pretendiendo exonerar a los represores que cometieron crímenes de lesa humanidad, a pesar que la CC y la Corte Interamericana de DDHH ya estableció que esos crímenes son imprescriptibles.

Hace dos días, la CC otorgó un amparo provisional a Acción Ciudadana, estableciendo que los diputados tránsfugas no pueden integrar la Junta Directiva ni presidir comisiones parlamentarias, lo que rompió el balance de fuerzas corruptas.

Lo que más indignó a la ciudadanía, es la cobardía de los diputados venales que pretenden aprovecharse del duelo nacional por las víctimas del Volcán de Fuego, para consumar su mañosería.

Más temprano que tarde, la ciudadanía indignada sepultará como lava ardiente a esos políticos jurásicos, a quienes ocasionalmente se les recordará, al ver una cucaracha esconderse en una cloaca.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.