Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 18 - 2020

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Cabildo Abierto
La nueva normalidad, entre el cielo y el infierno
Por Víctor Ferrigno F. - Guatemala, 22 de julio de 2020

La actual pandemia es la peor que ha vivido la humanidad, en términos de contagios, muertos, y afectación en materia sanitaria, económica, social, política y cultural. No hay sector ni actividad social que no haya sido afectada. Lo poco que quedaba del Estado de bienestar se desmoronó, pero el dominio y la riqueza de la cúpula hegemónica se han afianzado, aprovechando el aturdimiento y el miedo de la ciudadanía mundial que, hasta ahora, ha sido incapaz de plantear un modelo alternativo al sistema-mundo que se derrumba.

Una crisis planetaria de esta envergadura está teniendo efectos desastrosos, pero también abre enormes posibilidades de cambio, ya que ha desnudado de manera contundente las inequidades, exclusiones, injusticias, corruptelas y carencias de los regímenes socio-políticos. El problema radica en que no solo no estábamos preparados sanitaria y económicamente para enfrentar esta pandemia, sino que carecemos de un planteamiento programático, político y organizativo para intentar construir un nuevo mundo, que emerja de las ruinas que el Covid dejará.

La mayor parte de las sociedades siguen enajenadas, pensando que la crisis planetaria pronto será resuelta con una vacuna providencial, y regresaremos a eso que han dado en llamar “la nueva normalidad”, pero que nadie define en qué consiste. Se niegan a ver el brutal daño que las necesarias medidas de confinamiento han provocado. Miles de empresas han quebrado y millones de trabajadores están en la calle, sufriendo el creciente embate de la pobreza y el hambre. Las cadenas de producción y suministro desaparecieron, el sistema energético-petrolero colapsó, el dólar como instrumento de intercambio comercial y respaldo monetario está en quiebra técnica, la credibilidad en la democracia electoral está en crisis, la gobernabilidad  democrática hace aguas, los regímenes educativos sucumbieron, etc.

La crisis planetaria será total, pero aún no ha expresado toda su crudeza, por ello es imposible asegurar qué quedará en pie después del tsunami, y qué sociedad emergerá de la hecatombe. Tenemos la posibilidad de dar la lucha para construir un mundo más justo y humano, pero hay que organizarse, acordar y mundializar un movimiento ciudadano para construir otra casa común, en la que quepamos todos, y en la que nadie se quede atrás.
    Por su parte, la cúpula dominante se ha aprovechado económicamente de la crisis y afianza su dominio. Como ejemplo, los multimillonarios estadounidenses se han enriquecido en U$ 565 mil millones, desde el 18 de marzo a junio, según un informe publicado por el Instituto de Estudios Políticos. La riqueza total de esos multimillonarios aumentó 3.5 billones de dólares, un 19% más desde el comienzo de la pandemia, según el informe. Solo el director de Amazon, Jeff Bezos, tiene U$ 36,200 millones más de lo que tenía a mediados de marzo.

En contrapartida, en ese periodo, casi 43 millones de estadounidenses solicitaron subsidios por desempleo, y se estima que la tasa de cesantes aumente a casi el 20%, tres veces más de lo que se registró durante la Gran Depresión.

En Guatemala se perderán 800 mil empleos, y los trabajadores formales están en riesgo de perder su pasivo laboral, por las medidas anti laborales de Giammattei. Sin embargo, los exportadores de azúcar y cardamomo tuvieron mayores ganancias, y el CACIF aplaude los Estados de excepción, que afianzan su poder.

Por su parte, el pacto de corruptos recién se reunió en la finca presidencial con Giammattei, para planificar el antejuicio contra 4 magistrados de la CC y el desafuero del PDH, a fin de terminar de apoderarse de las Cortes y controlar los tres organismos.

En estas circunstancias, cabe recordar el aserto del presidente John F. Kennedy (1917-1963): “Los que hacen imposible una revolución pacífica, harán inevitable una revolución violenta”.


www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.