Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Elecciones 2007: retos inéditos y conflictos sociales
Por Víctor Gálvez Borrel - Guatemala, 30 de abril de 2007

Circulan volantes de supuestos miembros de la PNC llamando al paro por alzas salariales.

El 2 de mayo, el TSE convocará a elecciones generales. Oficializará así una campaña electoral que sin embargo, empezó “de hecho”, desde mediados del pasado año.

En efecto, bajo el subterfugio de estimular la afiliación (para alcanzar la nueva cifra de adherentes que exige la ley) los partidos políticos iniciaron -unos más, otros menos- verdaderas campañas publicitarias. Ello, a pesar de la prohibición legal de no hacer proselitismo, antes de la convocatoria a elecciones (este 2 de mayo). La falta de una normativa que definiera sanciones, impidió al TSE conminar coercitivamente el cumplimiento de la prohibición. El mensaje fue muy negativo: los partidos no cumplen la ley y el TSE no puede obligarlos a ello.

Independientemente de este “mal comienzo”, las elecciones generales de 2007 se realizarán en un marco de retos inéditos, que no tuvieron las cinco anteriores, debido a reformas legales que se aplicarán a éstas.

Tres son los retos que merecen destacarse por sus efectos novedosos: la descentralización (para acercar las mesas de votación a los electores), la fiscalización del financiamiento público y privado a los partidos, así como la limitación de los gastos de campaña (para introducir algo de control en la “tierra de nadie” que ha sido la actividad de los partidos políticos en este campo). La descentralización es producto de una vieja demanda para facilitar el acceso físico a las urnas. Ahora habrá mesas en lugares con más de 500 empadronados (y no sólo en las cabeceras municipales como antes). Esto podrá duplicar el número de mesas (de 7 mil en 2003 a 15 mil en 2007), elevar a 100 mil los delegados del TSE en las mismas y obligar a los partidos a destacar hasta 15 mil fiscales (a veces, más que el total de sus afiliados).

La capacitación de este nuevo personal, la logística, el despliegue y el traslado de los datos serán el Talón de Aquiles de esta exigencia. Las otras dos innovaciones (relacionadas con el control financiero de lo que ha sido tradicionalmente, “coto de caza” no tocado de los partidos) también es producto de una secular presión por lograr más transparencia y conocimiento sobre este tema, básico para considerar los posibles compromisos futuros si los partidos llegan a hacer gobierno. El problema aquí, es la capacidad del TSE para realizar tal fiscalización. Y aunque no se espera mucho, todo camino empieza con el primer paso y éste ya se ha dado.

Paralelo a este panorama, también se dibuja otro: el de los conflictos sociales, producto de la movilización sindical y las protestas contra el Gobierno. La lista la encabezan nuevamente los maestros (marchas, paros, bloqueo de carreteras), el Sindicato de Salud (que se opone a la Ley Marco de Salud propuesta por el grupo Plan Visión de País) y las ex PAC (que aducen presión para que se afilien a la Gana como condición para sus pagos y amenazan boicotear las elecciones). Para cerrar provisionalmente la lista, también han circulado volantes de supuestos miembros de la PNC, llamando al paro por alzas salariales, algo inédito hasta ahora en el país.

Aunque el último año de gobierno suele ser propicio para protestas de este tipo (que se han registrado también en otras administraciones) lo importante es su resolución y el manejo político de las autoridades públicas.

Un desbordamiento de ellas (protestas por lo demás, reconocidas dentro de las garantías individuales y sociales en la Constitución Política) puede añadir incertidumbre en un año electoral, que tendrá ya su dosis de presión, por los nuevos retos ya señalados al inicio de este artículo.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.