Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2018

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El imperialismo y las oligarquías contra Venezuela
Por Víctor Gutiérrez - Guatemala, 16 de mayo de 2018

El 20 de mayo próximo, el pueblo venezolano ha sido llamado a votar para elegir presidente de la República para un nuevo período de cinco años. Sin duda, esta es otra batalla que librará ese pueblo hermano contra la oligarquía local y contra el imperialismo.

En su afán por derrotar el proceso revolucionario del bolivarianismo, Estados Unidos ha impulsado una campaña de guerra económica y política para evitar las elecciones. De hecho, su objetivo fundamental ha sido derrocar al actual gobierno encabezado por Nicolás Maduro, desde el momento de su elección en 2013.

En esa dirección, Estados Unidos ha bloqueado cuentas millonarias que han impedido al Estado venezolano adquirir alimentos, medicamentos y otros productos que. Así mismo, con la complicidad de la oligarquía venezolana, el imperio sigue impulsando mecanismos de manejo fraudulento del precio del dólar, con lo cual ha provocado una inflación galopante que afecta a todos los sectores, pero en especial a las capas medias y a la clase trabajadora. Con los gobiernos de corte servil de las derechas en América Latina, la complicidad de la Organización de Estados Americanos y su fantoche secretario general Luis Almagro, el imperio yanqui y la oligarquía apátrida de Venezuela han impulsado acciones que intentan hacer fracasar el proyecto de la integración latinoamericana. En ese sentido, varios de los gobiernos han decretado su salida del Mercado Común del Sur (Mercosur). Así mismo, han tratado de vetar la participación de Venezuela en las cumbres multilaterales y que anuncian que no reconocerán los resultados de las elecciones. También, han pretendido legitimar un "canal humanitario" que abra la puerta a la intervención militar estadounidense, hecho en el cual participarían los gobiernos criminales y corruptos de Colombia, Panamá, Perú y Argentina, principalmente.

No obstante los daños que ocasionado, el gobierno bolivariano ha logrado implementar acciones contestatarias que disminuyen en parte los impactos de la guerra económica e injerencista de Estados Unidos y su presidente desquiciado Donald Trump. Por un lado, ha garantizado la provisión de alimentos y medicinas a buena parte de la población venezolana. Por otro lado, ha iniciado la gestión de la cripto moneda, el Petro, con la cual está generando la posibilidad de evitar al sistema financiero mundial, a través del cual Estados Unidos y la Unión Europea tratan de asfixiar la economía venezolana. A través de la fiscalía nacional ha emprendido una estrategia efectiva de combate a la corrupción y la guerra económica. Con su estrategia de diálogo y negociación, el gobierno de Maduro logró viabilizar una elección en la cual participan cuatro candidatos opositores, lo cual ha dividido a la oposición y ha logrado marginar a la derecha extrema, principal cabeza de playa del imperialismo yanqui.

En este marco, el apoyo hacia el actual presidente y candidato en las elecciones de mayo continúa manifestándose en masivas movilizaciones y en una intención del voto que ronda el 50%. Así las cosas, de no suceder algo extraordinario que cambie el panorama, el 20 de mayo estaremos presenciando un evento electoral masivo y democrático, con un triunfo de las fuerzas revolucionarias que han propuesto para su reelección al actual presidente Nicolás Maduro.

Las comunistas y los comunistas, aun cuando estemos expectantes ante la profundización del proceso de cambio en la República Bolivariana de Venezuela y tenemos una mirada crítica al respecto –tal como la tiene el Partido Comunista de Venezuela–, tenemos claro que la elección en ese país constituye una batalla de gran importancia en el actual momento político de la región. Por un lado se encuentran las aspiraciones del pueblo venezolano y los pueblos latinoamericanos por avanzar en sus búsquedas revolucionarias. Por otro, los intereses de las oligarquías y el imperialismo que de salir triunfantes impulsarán una política fascista de enormes consecuencias para la lucha popular.

Es por ello que, como comunistas, no debemos escatimar esfuerzos para solidarizarnos con el Partido Comunista de Venezuela y con la Revolución Bolivariana. El apoyo al proceso eleccionario y el resultado que se obtenga el día 20 de mayo debe ser algo que debemos planificar e impulsar desde ya. Debemos combatir la campaña ideológica, política y económica imperialista, encabezada por los bloques imperiales de Europa y Norte América, con la complicidad lacaya de las fuerzas de derecha y las oligarquías del continente. En ese sentido, en un contexto como el guatemalteco, debemos librar en especial la lucha ideológica y confrontar la campaña mediática de los medios locales y transnacionales de difusión masiva de las visiones e intereses imperialistas y oligárquicos.

 

¡Fuera el imperialismo de América Latina!
¡Vivan las luchas revolucionarias de nuestros Pueblos!

Camino Socialista, Guatemala, abril 2018 Época I Número 34 año 5

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.