Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Guatemala: ¿tierra de impunidad?
Por la redacción de la BBC de Londres - Londres, 19 de octubre de 2005

"María Isabel Veliz Franco era guatemalteca y tenía 15 años. Su cuerpo apareció poco antes de Navidad. Le habían atado los pies con alambre de púas, la habían apuñalado y estrangulado".

El caso de María Isabel, destacado este año en un informe de Amnistía Internacional (AI), es sólo uno en una larga lista de denuncias de brutales violaciones a los derechos humanos en Guatemala.

Según AI, las autoridades registraron el asesinato de 1.188 mujeres y niñas entre 2001 y 2004.

A estos ataques se suman las denuncias de linchamientos, la violencia de las maras o pandillas y la persecución de quienes investigan masacres y desapariciones cometidas durante las más de tres décadas de guerra civil en el país centroamericano.

La diputada guatemalteca Nineth Garcia (que viene luchando por el respeto a los derechos humanos en Guatemala desde la desaparición de su esposo, durante la guerra civil que dividió al país) accedió a responder las preguntas que le enviaron los lectores de BBC Mundo.

¿Qué tan grave es la situación de los derechos humanos en Guatemala? (José Nicolás Martínez Vázquez, San Luis, Potosí, México)

Hay un contexto muy violento en Guatemala, en donde están muriendo muchos jóvenes, muchas mujeres y mucha gente por, diría yo, fuerzas paralelas en el país
Bueno, es muy relativo esto, porque ya no podemos acusar al Estado de ser el que está violando los derechos humanos como era hace veinte años cuando secuestraron a muchos guatemaltecos por razones políticas, entre ellos a mi esposo.

Pero sí hay un contexto muy violento en Guatemala, en donde están muriendo muchos jóvenes, muchas mujeres y mucha gente por, diría yo, fuerzas paralelas en el país. ¿A qué me refiero? Al crimen organizado.

El crimen organizado en Guatemala está realmente causando grandes estragos y muchas muertes, sobre todo de mujeres y de jóvenes vinculados a las pandillas.

¿Qué soluciones puede ofrecer un gobierno democrático y amparado en el derecho internacional para detener temas como los linchamientos? (Martín Schultz, San José, Costa Rica)

Mucho de lo que ocurre en Guatemala es por razones de pobreza extrema. En este momento no recuerdo que estén ocurriendo estos hechos de linchamientos, pero sí han ocurrido sistemáticamente, muy recientemente en Guatemala. Lo que sí está ocurriendo es que hay más de mil seiscientas mujeres muertas en un período muy corto, y diariamente están asesinando a personas en las calles.

¿Qué se puede hacer? Bueno, es un tema muy complejo. Pero sí tiene que ver con una fuerte depuración de la policía nacional. Un apoyo y capacitación. La democratización de las fuerzas públicas y una política de seguridad ciudadana que no existe y algo muy importante: la lucha y el combate a la pobreza. Mucho de lo que ocurre en Guatemala es por razones de pobreza y pobreza extrema.

¿Qué está haciendo el gobierno de Guatemala respecto a las violaciones de derechos humanos y qué ha hecho hasta ahora Amnistía Internacional? (Jorge Taboada, La Paz, Bolivia)

Amnistía Internacional desde hace más de veinte años ha estado en Guatemala tratando de luchar por la defensa de los derechos de los guatemaltecos. Luego, por la defensa de los derechos de los defensores de derechos humanos. En la actualidad también trabaja en el tema de las mujeres.

El estado de Guatemala es profundamente débil, profundamente erosionado y ha perdido la hegemonía central de la dirección de las fuerzas de seguridad.

En cuanto al gobierno de Guatemala, creo que es poco lo que ha podido hacer. Es un gobierno elegido democráticamente, pero como insisto, no tiene una política pública de seguridad ciudadana, y hay que reconocer que el estado de Guatemala es profundamente débil, profundamente erosionado y ha perdido la hegemonía central de la dirección de las fuerzas de seguridad.

¿Pero se puede decir entonces que se corre el riesgo de perder el control de la seguridad en Guatemala?

No quisiera ser tan alarmista, pero veo un riesgo muy grande. Usted sabe que recientemente ocurrió un desastre natural, el Stan. Hay una crisis mundial del petróleo de la que Guatemala por supuesto no se escapa, más la violencia que yo le menciono. Si conjuga esto con un ambiente bastante caótico en que el Estado pudiera realmente perder control...

Ha habido guerras entre pandillas, que pelean por territorios. En las cárceles cuando son apresados ahí mismo se matan. Ha habido escenas horrendas y dantescas donde la gente literalmente se corta la cabeza.

Usted señala que el gobierno, por un lado, no tiene una política fuerte de seguridad ciudadana, y la situación está en un punto delicado. A nivel de legislación del Congreso u otras organizaciones, ¿se están adoptando medidas para tratar de, por lo menos, llenar estos vacíos que se están produciendo en Guatemala?

Sí, se han hecho reformas del código penal. Se está trabajando mucho por una reforma del sistema penitenciario.

Nadie quiere que se reforme la ley de armas y municiones porque el armamentismo es dinero en lucro para muchas personas
Cuando yo me vine de Guatemala se estaba ya hablando de la iniciativa de reforma de la ley de armas y municiones, que es un tema muy complejo que viene de los acuerdo de paz, porque hay un armamentismo de armas ligeras y pequeñas en Guatemala muy fuerte.

Ya se habla de reformar el código militar y ya se está hablando de profunda reformas a todo nivel en el sistema de seguridad y de las policías privadas (hay muchas fuerzas privadas porque se privatizó el sistema de seguridad).

¿Pero que está pasado? Hay muchos intereses en juego. Nadie quiere que se reforme la ley de armas y municiones porque el armamentismo es dinero en lucro para muchas personas. Nadie quiere que se reforme la ley del sistema privado de policías porque hay incluso jueces y funcionarios fiscales que son dueños de estas policías privadas, que actúan con mucha impunidad en las calles y que algunas veces se le han vinculado incluso con asaltos bancarios.

¿Por qué el aumento de asesinatos de mujeres en Guatemala?, ¿por qué las autoridades no han conseguido disminuir el número de los asesinatos? (María Gonzalez, Chiriquí, Panamá)

Sí, (el número de asesinatos) ha subido más que en el caso de Ciudad Juárez, por ejemplo. Es un cuadro similar al de Ciudad Juárez: las mujeres son trabajadoras de muy escasos recursos, con poco acceso a la educación. Puede ser, pero no me consta esto, que sean mujeres, en algunos casos, tangencialmente al servicio del crimen organizado. Eventualmente, puede ser también parte de la violencia doméstica que hay.

Pero en sí, yo diría que las fuerzas paralelas al Estado son los responsables de estos hechos: (las redes) de narcotráfico, contrabando, robo de vehículos, prostitución, pornografía...

"Los derechos humanos están haciendo daño a Guatemala", dice Juan López, de Ciudad de Guatemala. "¿Tienen más derechos los mareros y los maleantes que las personas honradas?, un marero mata a una persona y a los tres días está suelto. Y si una persona honrada, por defenderse mata un marero, lo encarcelan y lo ponen junto con grandes maleantes", dice este lector.

Disentiría con Juan López. Pero sí es cierto que el clima ya es insorportable: las pandillas juveniles están causando estragos espantosos, están siendo utilizadas por el narcotráfico, y eso es lo que hay que combatir. Nadie entra en combate directo contra el narcotráfico, el contrabando, pero (la gente) sabe que los jóvenes y las mujeres están siendo material utilizable para ellos.


Nadie quiere vivir en un país como el que le estoy describiendo. Todos soñamos con un país justo y digno, y todos queremos vivir en un país seguro.

¿Por qué tenemos temor de hablar de lo que está pasando en Guatemala? incluso quiero contarle que hay denuncias de limpieza social, porque a muchos jóvenes pandilleros los han sacado de sus casas y los han ejecutado extra-judicialmente. Pero claro, como son personas que causan daño social nadie habla de ese tema.

Usted ha mencionado una serie de reformas de ley a nivel del Congreso, pero ha sugerido también una falta de voluntad. ¿Cree que esta situación puede cambiar?

Yo pienso que sí. Tienen que cambiar. Tiene que haber un pacto nacional. Sólo una posición política no puede cambiar las cosas en el país, tiene que ser un pacto de gobernabilidad entre muchos actores y sectores.

Nadie quiere vivir en un país como el que le estoy describiendo. Todos soñamos con un país justo y digno, y todos queremos vivir en un país seguro.

Soy mamá de Maria Isabel Véliz Franco, asesinada en diciembre de 2001. ¿Qué puede hacer desde su cargo por las mujeres en Guatemala?, y ¿por qué manchan la memoria de las mujeres asesinadas diciendo que eran prostitutas?

Es un drama familiar que seguramente se vive a diario en Guatemala, para el cual yo no tendría una respuesta. Básicamente, desde el Congreso de la república podemos discutir, debatir temas, presionar a las autoridades para que actúen... pero no, lejos de disminuir, el número de mujeres asesinadas ha ido creciendo escandalosamente.

Aquí el problema es que nos estamos enfrentando al crimen organizado y nadie quiere tocarlo. Nadie se atreve a tocarlo, ni el propio ministro de Gobernación, que es el encargado de la seguridad.

Creo que se requiere mucha voluntad política. Pienso que el ministerio de Gobernación no ha actuado hasta cierto punto porque se trata de eso, de mujeres de escasos recursos, que pertenecen a otro estrato social.

Como le digo, aquí el problema es que nos estamos enfrentando al crimen organizado y nadie quiere tocarlo. Nadie se atreve a tocarlo, ni el propio ministro de Gobernación, que es el encargado de la seguridad.

¿Qué puede hacer un diputado o una diputada entre 358 diputados? es poco... es poco realmente. También yo hace veinte años preguntaba qué pueden hacer por el caso de mi esposo y nunca apareció. Y la sociedad tampoco me dio repuestas. Y sola he tenido que enfrentar muchos temas.

A consecuencia de su lucha por los derechos humanos, ¿usted ha temido por su propia seguridad?

He tenido amenazas de sectores muy poderosos, e incluso quiero contarle que en Guatemala ya casi no ando sola. Hay una persona que está conmigo.

¿De qué manera puede ayudar a la justicia de su país la reciente decisión del Tribunal Constitucional de España que reconoce jurisdicción para juzgar crímenes cometidos en otros países, aunque no haya víctimas españolas? (José Luis, Cádiz, España)

Los casos que ocurrieron hace veinte años, siguen siendo valiosísimos e importantes, pero como la muerte sigue por otras vías, la gente no ha visto ni ha visualizado el caso de la audiencia (española), más que para casos de tipo político.

Y yo, francamente lo veo difícil. La impunidad que los militares han vivido todos estos últimos años, me hace pensar que si no es por corrupción, no van a ser capturados, como ha estado ocurriendo últimamente.

Después de leer y conocer los injustificados y dolorosos agravios al pueblo guatemalteco, cabe preguntar, ¿quién es el culpable?, ¿gobierno, ejército, las pandillas (maras)? (Gabriel Salvador Enríquez Duarte, México)

El narcotráfico, el crimen organizado es el culpable. Las pandillas son jóvenes - jóvenes que a los nueve años ya estaban en las calles porque sus padres los abandonaron y el crimen organizado los ha vuelto su presa fácil-. Pero nadie habla de ello.

El lector de BBC Mundo Gabriel Enríquez mencionaba también a la sociedad civil como un poco "co-responsable" los problemas de seguridad en Guatemala por tolerar estoicamente la situación. ¿Cree que la sociedad civil guatemalteca debería tomar un papel más activo?

La sociedad civil, la poca que hay en Guatemala, ha estado trabajando en temas contra la corrupción y la impunidad, en la fiscalización, en la lucha contra la violación de derechos humanos... y ya ha estado vigilando el caso de las mujeres.

Pero también la sociedad civil es muy débil. En Guatemala, sólo el narcotráfico es fuerte, porque el Estado es débil, la policía es débil, y estamos francamente desarmados.

¿Cuáles son los mecanismos para erradicar la violencia y la discriminación racial en Guatemala a mediano y largo plazo? (Carlos Manuel, Italia)

Mientras tengamos un Estado tan débil, no va a haber repuestas ni soluciones.

El problema de seguridad en Guatemala es un problema estructural, e insisto, vinculado a la pobreza, a la inequidad. Hay democracia política y eso nosotros lo valoramos mucho, porque nos costó sangre, la de 45.000 muertos. Pero creo que mientras no se instale la democracia social, así como la posibilidad de vivir en condiciones dignas y satisfactorias, siempre va a haber escapes de violencia y la búsqueda de ganar dinero fácil a través de estas formas de delincuencia y de crimen organizado.

Insisto en que mientras tengamos un Estado tan débil, no va a haber repuestas ni soluciones. Los gobiernos anteriores se encargaron de debilitar el Estado guatemalteco y de hacerlo pequeño y bastante precario.

¿En qué la podemos ayudar?, pregunta la lectora de BBC Mundo Matilde del Carmen, de Ezeiza, Argentina.

Hay tantas formas, pero ahorita por ejemplo, no tiene que ver con la violencia, sino con el desastre del huracán Stan. Ha dejado 600 guatemaltecos muertos, 1.000 desaparecidos. Hay 143.000 víctimas afectadas y creo que por ahí podría empezar el apoyo, con víveres, con ropa, enviándolo al gobierno de Guatemala, por ejemplo.

Y en el caso de la violencia, creo que es un problema que tenemos que resolver los guatemaltecos con el apoyo de la comunidad internacional, por supuesto.

Fuente: www.bbcmundo.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.