Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Entrevista con Pablo Ceto, dirigente de la URNG
Por Byron Barrera. - Guatemala, 21 de agosto de 2005

* Los gobiernos de Arzú, Portillo y Berger abandonaron los Acuerdos de Paz.

* El Estado tiene que ser multiétnico, multilingüe y pluricultural, como dicen los Acuerdos de paz. Pero eso queda muy lejos de la mentalidad conservadora, colonial, racista, de la oligarquía que está gobernando al país.

* Ahora que Rigoberta Menchú es parte del gabinete de Berger; es decir, de los empresarios, la población guatemalteca está esperando una explicación. No la podemos condenar porque no sabemos qué esta pensando y ella tiene derecho a pensar y a actuar.

* Ante la situación que estamos viviendo, laURNG se está planteando proponerle a la sociedad un proyecto alternativo de carácter popular, democrático y nacionalista.

La Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), fue firmante de los Acuerdos de Paz, el 29 de diciembre de 1996. Como se sabe, dichos acuerdos pusieron fin a un enfrentamiento armado interno de 36 años que costó al país más de 200 mil muertos, miles de detenidos-desaparecidos y un millón de desplazados internos. Como consecuencia del terrorismo de Estado que se instauró, entre los muertos, desparecidos y desplazados mencionados, fueron asesinados centenares de dirigentes políticos, intelectuales, académicos, sacerdotes, líderes sindicales y campesinos.

El terror de entonces continúa teniendo un peso negativo en el país. No obstante haber transcurrido nueve años después de la firma de la paz, no se observan avances entre las fuerzas sociales progresistas del país. Hay incertidumbre, fragmentación, descalificación y frustración.

Pablo Ceto, dirigente Maya y de URNG, lo explica en términos de tiempo. Comparando a Guatemala con otros países como Bolivia, Ecuador o el Cono Sur de América Latina, afirma que “los procesos maduran. Hay procesos que maduran abruptamente, porque se ha acumulado bastante y dan el salto. Hay procesos más paulatinos, más graduales. En el caso de los Pueblos Indígenas de Guatemala estamos en esa condición, en donde primero es importante reconsiderar que hemos salido de una situación de guerra en que el Estado no jugó con las reglas claras y nunca entendió las leyes universales de la guerra. Por ejemplo, los convenios internacionales para el respeto de los derechos humanos durante un conflicto armado interno”.

“El Estado guatemalteco avaló las masacres y las políticas de genocidio, hundiendo a la sociedad guatemalteca en un ambiente de terror. Hay que superar todavía, en primer lugar, el hecho de que la sociedad guatemalteca tenga miedo a votar por un proyecto democrático. Si hoy estuvieran Fuentes Mohr o Colom Argueta la sociedad guatemalteca no votaría por ellos, porque la sociedad guatemalteca sabe que los militares y los ricos aún no van a permitir que exista democracia. Eso está reflejado en los gobiernos de Arzú, Portillo y Berger, ya que los militares no han sido reubicados en su nueva función en una sociedad democrática como lo establecen los Acuerdos de Paz. Incluso -agrega Ceto- ahora mismo Berger está militarizando a la nueva Policía Nacional Civil”.

Y señala: “En el caso de las luchas campesinas de la costa sur o en el caso de las luchas antimineras la intervención del ejército ha sido determinante en la represión. Entonces claramente no se ha podido rescatar al Estado guatemalteco de las garras del poder militar y del poder de la cúpula económica que se ha enriquecido y se ha fortalecido en apareamiento con ese poder militar contrainsurgente, genocida y antiestado de Derecho”.

Pero ahora ya no enraizado en el Estado, sino instrumentalizado por quienes ejercen actualmente el poder del Estado. ¿No es así?

De todas maneras el Estado no pasa a ser un estado proclive al Estado de Derecho y a la democracia, sino sigue siendo un Estado aprisionado, atado a los intereses de la cúpula económica que está en el poder y de la cúpula militar también en el poder. En todo caso no se han creado las condiciones institucionales para la transición hacia la democracia. Por eso la sociedad, con un criterio básico de lo que es posible y lo que no es posible, ha optado por preservar su vida antes que optar por un proyecto alternativo, por ejemplo, de izquierda. La equis del voto cuesta (tiene el valor de) láminas, blocks, machetes, azadones, mil 500 quetzales como el caso de los Expac, pero no define el futuro democrático del país.

Por eso es importante que veamos que en el caso del Estado guatemalteco no se han creado todas las condiciones para abrirle camino a la democracia. Es mentira que hablemos de consolidar la democracia si primero no se ha abierto el camino hacia la democracia. Se confunden los que creen que la democracia se abrió en 1985. La democracia se abrió en 1996 porque los Acuerdos de Paz tenían un contenido definido hacia una transformación de las estructuras del país y en particular del ejército como estructura de poder que estaba aprisionando al Estado, y lo cual no se logró. La verdadera transición empieza en ese momento, no antes porque del 85 al 96 gobiernan los militares con presidentes civiles, sin excepción.

Tampoco se percibe liderazgo y unidad en el movimiento indígena guatemalteco.

Los indígenas son exactamente lo mismo que la sociedad civil guatemalteca. También sufren del terror, del miedo, pero el indio en particular tiene una sabiduría ancestral que lo hace no comprometerse más allá lo que no es posible. Así como la iglesia católica condenó a los Sacerdotes Mayas a que si no abrazaban la cruz de Cristo eran paganos, los indios dijeron, está bien, abrazamos la cruz de Cristo, vamos a la iglesia católica, pero saliendo de la iglesia católica se van en las noches a celebrar la Ceremonia Maya. Era sobrevivir. Preservar la vida, la cultura, la identidad y la perspectiva como Pueblo.

Lo mismo ha pasado en este momento. Por eso no hay un movimiento indígena cabalmente consistente, como tampoco lo hay en el movimiento social, ni campesino, ni en el movimiento sindical, ni en el profesional, ni en el académico, ni en el movimiento de izquierda. ¿Por qué? Porque nuestra sociedad fue decapitada por la contrainsurgencia. Tenemos que recuperar el derecho a hablar, el derecho a organizarnos y el derecho a conquistar nuestra identidad. En ese proceso estamos. Por eso no es posible tener hoy una alternativa real, aunque la situación lo requiera urgentemente, pero no tenemos instituciones de carácter nacional que representen los intereses sociales en ninguno de los diferentes sectores. Estamos en un proceso de desprendernos de ese terror.

Tampoco se debe ser pesimista del todo. Se han dado avances enormes. Por ejemplo, hay mas de 100 fincas ocupadas por campesinos, hay lucha magisterial, hay lucha sindical, hay lucha de los pobladores, pero estamos en una etapa de reinicio. Muy pronto eso va a llegar a consolidarse y a articularse en expresiones más de carácter nacional que puedan interlocutar con el Estado. El Pueblo Indígena esta en eso. Hay esfuerzos. La Academia de Lenguas Mayas, FODIGUA, Rigoberta Menchú, y muchas instituciones mayas más están tratando de abrir espacios alrededor de un proyecto suyo, viable o no viable, ese es otro problema. Hay más de cien organizaciones indígenas trabajando en la cultura, la espiritualidad, por el agua, por la salud, por la educación, por el bilingüismo, por abono orgánico, etc.Para nadie ha sido inadvertido la presencia de los Kakchikeles de Sololá o de los Mames de Colotenango frente la explotación minera de metales a cielo abierto. Igual podemos decir de los Mames de Sipacapa y Comitancillo en la consulta popular comunitaria que ha rechazado la minería, igual que lo hicieron los descendientes Chortis y ladinos pobres de Río Hondo en Zapaca, lo entienda o no el Presidente Berger u otro de los organismos del actual estado guatemalteco.Es gran semillero de esperanza y de construcción democrática futurista.

A propósito de Rigoberta Menchú. ¿Cómo se entiende desde la perspectiva indígena, popular o revolucionaria, su integración al gabinete de Berger, el gobierno que se define como de la oligarquía?

Rigoberta Menchú, en mi opinión personal, ya sea (reconociéndola) como dirigente indígena, dirigente revolucionaria o guerrillera, no solo es la representación de una aspiración indígena. Es la representación de la lucha popular, democrática y progresista durante el conflicto armado interno, pero es así mismo la representación de un movimiento insurgente. En ella cristalizaron aspiraciones de los combatientes del movimiento guerrillero alzados en armas, indígenas y no indígenas. Si no lo reconocemos así estaríamos pecando de ignorancia. Rigoberta Menchú es la luz para varios sectores importantes del país y para una Guatemala que estaba hundida en el terrorismo de Estado, en el militarismo impuesto, en el sojuzgamiento del genocidio, del etnocidio, la tierra arrasada y de la contrainsurgencia. Esto es importante, es un símbolo, es una parte del futuro.

En mi opinión, creadas las condiciones se logró que la comunidad internacional reconociera el símbolo de la resistencia de los Pueblos Indígenas en Rigoberta Menchú, en símbolo de la lucha popular y democrática. Rigoberta Menchú llega a ser un símbolo nacional, no solo la representación de los indios. Que perdonen los ricachones que la han tratado de “la Menchú”, pero la Menchú representa a los pueblos indios empobrecidos, marginados, excluidos, expoliados, y también representa a los ladinos pobres, a los ladinos profesionales, académicos, quienes pensaron y se ilusionaron, escribieron poemas, construyeron pensamientos e ilusiones, para construir una nueva Guatemala. Ella es un símbolo nacional. En esto no tengo ninguna, la menor duda o reserva. No. Rigoberta Menchú es una clara representación de la aspiración de la sociedad guatemalteca en su conjunto, hasta la firma de la paz y los primeros años después de la firma de la paz.

Posteriormente es obvio y es evidente que muchos sectores sociales, populares, indígenas y cristianos, han demandado un papel mas beligerante a Rigoberta Menchú, porque la ven su representante y han pretendido que ella se oponga reciamente a aquellas políticas que no van a favorecer a los Pueblos Indígenas ni a los sectores empobrecidos de la sociedad guatemalteca. Durante el gobierno de Arzú, Portillo y Berger no lo ha hecho de igual manera, y entonces la gente espera una explicación.

Rigoberta Menchú no sale en favor de los campesinos asesinados en la finca Tierra Linda, en la finca de Suchitepéquez, donde matan a campesinos; porque no defiende al hermano campesino man que muere en Colotenango, Huehuetenango, por su lucha en contra de la extracción de minería de metales a cielo abierto, tampoco frente al hermano cakchikel de Sololá; porque no se pronuncia con relación a la consulta de Sipacapa y la de Comitancillo, San Marcos o la de Río Hondo, Zacapa.

Debido a eso Rigoberta Menchú en su momento tendrá que darnos su versión. Nosotros debiéramos esperar a que ella explique cuál es su conducta. Hay muchos sectores que la cuestionan, hay otros sectores que la condenan y hay otros sectores que están completamente en su favor. Nosotros decimos: hay que esperar a que transcurra el tiempo necesario para que explique su actuación, porque ella esta más del lado de los indígenas, de los pobres, del lado de un proyecto nacional. Se le cree y se le piensa en este lado. Ahora está como parte del gabinete de Berger, de los empresarios, del gabinete de los ricachones. Esperamos que la explicación que nos de nos satisfaga. Evidentemente la población guatemalteca está esperando una explicación. No la podemos condenar porque no sabemos qué está pensando y tiene derecho a pensar y a actuar. Esperamos que siga construyendo algún espacio, alguna posibilidad para la causa más propia de los Pueblos Indígenas y más propio de los sectores mayoritarios y empobrecidos del país, eso esperamos.

Volvamos a los Acuerdos de Paz. ¿La conclusión es que han valido muy poco los Acuerdos de Paz, viéndolo retrospectivamente, desde la firma en 1996?

Evidentemente el cumplimiento de los Acuerdos de Paz no satisface, porque los Acuerdos de Paz habrían significado, si los grupos económicos que gobiernan el país los hubieran asumido, por ejemplo, una captación mayor de recursos por parte del Estado, en la medida que los grandes ricos, los poderes económicos, hubieran pagado los impuestos al Estado, que nunca han pagado. Eso no se logró. Otro elemento es que el Estado habría sido reformado en su naturaleza. Habría dejado de ser en alguna medida un Estado excluyente, racista, elitista y cupular y habría abierto espacios de participación a los sectores académicos, profesionales, progresistas de la sociedad guatemalteca. Esto quiere decir que, por ejemplo, en el actual gobierno los comisionados presidenciales, ministros o secretarios no tendrían que ser sólo de la elite empresarial sino tendrían que haber representantes de sectores económicamente minoritarios, cooperativas, del movimiento sindical o del movimiento popular. En otro sentido, según los Acuerdos de Paz, el Estado tendría no sólo funcionarios de los Pueblos Indígenas sino tendría políticas públicas específicas, con sus respectivos presupuestos, para los Pueblos Indígenas, que era lo planteado en los Acuerdos de Paz. Todo eso no se logró.

El gobierno de Arzú se dedicó a privatizar los bienes del Estado. Portillo hizo un gobierno desordenado en el que, para no atacar a todas las personas, a todas las instituciones que trabajaron con el FRG, los que prevalecieron son grupos, son personas, intereses de acumulación de capital a expensas del Estado de la manera más descarada, a través de la corrupción. Las medidas que se tomaron para tratar de que la cúpula empresarial cumpliera con sus obligaciones tributarias quedaron muy pequeñas con relación a los desórdenes y actos de corrupción que cometieron los funcionarios del FRG. Ese es el balance. En este caso aparece implicado el propio presidente Portillo. Es cuestión que está pendiente de ver si finalmente las autoridades y la institucionalidad del Estado guatemalteco tienen la capacidad de demostrar la culpabilidad o inocencia de Portillo. Tras de todo el manejo del Estado también están los arreglos ínter partidarios o ínter grupos de poder. En todo esto no se pueden descartar los arreglos que tengan Ríos Mont y el presidente Berger en las discusiones para mantener la gobernabilidad del país. Porque para nadie es un secreto que Ríos Mont y Berger mantienen reuniones permanentes para negociar las iniciativas de ley (en el Congreso de la República) y también las políticas del organismo ejecutivo.

URNG está consciente de que los Acuerdos de Paz, comoagenda de transformación del Estado y agenda para crear condiciones para que la sociedad sea un modelo democrático, no se han cumplido. Más bien, tanto en el gobierno de Arzú, como en el de Portillo y Berger, lo que se ha visto es que cada uno ha marginado los Acuerdos de Paz, ha intentado aprovecharlos para beneficio de su grupo y en última instancia los han abandonado. En el caso del gobierno de Berger, éste ha abandonado el tema de los Acuerdos de Paz y se ha plegado por entero a los intereses de la política neoliberal. Lo predominante de la agenda del presidente Berger ha sido el TLC, los megaproyectos y la política de extracción de metales a cielo abierto. Prácticamente ha cerrado sus oídos a las demandas populares, a las protestas sociales y por supuesto ha sido acusado de representante clarísimo del racismo en Guatemala, Berger no está dispuesto con sus funcionarios a oír las demandas de los Pueblos Indígenas. De ahí que las consultas populares de Comitancillo, Río Hondo y Sipacapa, no tienen validez. Esto afecta la democratización del país porque entonces nadie puede hablar si el patrono no autoriza y no lo reconoce, lo cual nos lleva, otra vez, a la Guatemala de la Patria del Criollo, a la Guatemala del siglo pasado, a la Guatemala colonial. Realmente no transitamos hacia la civilización, hacia el nuevo paradigma de que las sociedades son pluriculturales. En el caso de Guatemala el Estado tiene que ser multiétnico, multilingüe y pluricultural, como dicen los Acuerdos de Paz. Pero eso queda muy lejos de la mentalidad conservadora, colonial, racista, de la oligarquía que está gobernando al país.

Hace poco falleció Rodrigo Asturias, quien era uno de los dos comandantes históricos de la URNG que aún estaban vivos, junto con Pablo Monsanto. ¿Qué se plantea la URNG en esta nueva etapa?

--Con la muerte de Rodrigo Asturias, URNG pierde la dirigencia histórica del movimiento revolucionario guatemalteco dentro de los 36 años del conflicto armado interno. En primer lugar, la primera baja sensible, sustancial y estratégica del movimiento revolucionario guatemalteco se dio con la muerte de Rolando Morán. Es evidente que después de la muerte de Rolando Morán se entra a una fase de pérdida que acentúa las competencias interpersonales entre el resto de la comandancia general y esto se traduce finalmente en el abandono de Pablo Monsanto de las filas de URNG para construir un proyecto propio, personal y, en el caso del principal dirigente del Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT) en asumir una actitud mas bien a distancia, pues no se involucraba en las actividades de la URNG ni tampoco en las actividades de Pablo Monsanto. Mas adelante se da desafortunadamente la muerte de Gaspar, con lo cual prácticamente, lo que fue la dirigencia histórica, materializada en la comandancia general, terminó. Ahí se acaba una época del movimiento revolucionario.

Afortunadamente la revolución atravesó no solo el pensamiento de los dirigentes de la revolución, sino que además existe una conciencia revolucionaria, una aspiración revolucionaria, un deseo revolucionario, en numerosos sectores de la sociedad guatemalteca. Posiblemente en una gran mayoría, en el caso de población rural, hay una conciencia desarrollada en grupos y bases de comunidades indígenas y también en sectores medios, profesionales, académicos, intelectuales, que están ahí. Esto es importante porque es lo que ganó la revolución en las últimas décadas. Lo que no tenemos ahora es quién sustituye a los comandantes, a la dirigencia durante la guerra y tanto la URNG como la sociedad misma en su conjunto, no logramos constituir y forjar el liderazgo de la revolución guatemalteca, en esta fase.

Estamos en ese pendiente, con ese déficit que yo creo que se va ir llenando con las futuras batallas políticas que la sociedad guatemalteca, que los sectores democráticos, los grupos progresistas y los distintos grupos del movimiento revolucionario, tenemos que llenar.

Muchos dan por desaparecida a la URNG en cuanto alternativa política. ¿Mantiene vigencia política y sigue siendo válida la URNG como una opción electoral?

La URNG es la expresión más legitimada, más institucional, más orgánica, de lo que ha sido el movimiento revolucionario guatemalteco que impulso el proceso de la guerra en unconcepto amplio de guerra popular revolucionaria entre la década de lo años sesenta hasta la culminación del conflicto armado interno en 1996, con la consecución de un parámetro importante con relación a lo que debiera ser el futuro del país. En este sentido, URNG es el autor central, el signatario de los Acuerdos de Paz, que significan un conjunto de parámetros políticos que el Estado debe cumplir para que salgamos de la situaciónde atraso, discriminación, despojo e injusticia que prevalece en el país, condiciones que han sido la causa del conflicto armado interno. En este sentido, URNG sigue siendo un actor político, y no cualquier actor político sino un actor político revolucionario, nacionalista, democrático, con una carga sustancial de pensamiento y de proyección socialista en el país. Tiene esa personalidad propia que la construye a lo largo de los 36 años de conflicto interno y que lo refleja en el contenido de los Acuerdos de Paz.

En estos últimos nueve años, después de la firma de la paz, la URNG ha sido un movimiento político que ha tratado de contribuir para que los gobiernos de turno cumplieran con lo que establecen los Acuerdos de Paz. URNG se planteó como una política no intervenir, no presionar, no forzar, sino confiar a que los grupos políticos que administraran el Estado después de la firma de los Acuerdos de Paz pudieran cumplir con los compromisos de Estado que significaban los Acuerdos de Paz. URNG ha sido un movimiento político revolucionario con una amplia cancha de tolerancia, de espera, que ha apostado a lo que se dice comúnmente dar un tiempo prudente para que las fuerzas políticas y económicas que asuman el control del Estado cumplan con los Acuerdos de Paz. Eso ha sido URNG y eso le ha significado costos políticos que lo llevan a tener un espacio bastante reducido, digamos, en su presencia política en el país, pero con un sustento estructural organizativo y una proyección política, sobre todo en el área rural y en comunidades indígenas, bastante consistente que no es percibible ni es descubierto por los medios de comunicación y que no llega a ser una amenaza para los grupos económicos que gobiernan el país. En general, la visión política que prevalece es que la URNG es un grupo minoritario, marginal, inofensivo, para la clase política del país.

Pero ¿Cómo evalúan sus fortalezas con apenas dos diputados en el Congreso de la República y un porcentaje de voto menor al 4 por ciento? ¿Cuál puede ser el futuro de URNG en este nuevo contexto, digamos, electoral?

Antes de la firma de los Acuerdos de Paz, hay una previsión muy importante de la Comandancia General.Voy a insistir en la comandancia general porque la comandancia general se constituye en un órgano colectivo, profesional, colegiado, que dirige el proceso y que hace posible que el movimiento revolucionario conquiste los Acuerdos de Paz con un contenido objetivo, de grandes perspectivas y que logra convencer a los cuatro gobiernos de turno con los que se negoció, y al ejército por supuesto y quizás en primer lugar, de la necesidad de transformar el país.

Este es uno de los logros más brillantes de los dirigentes de la revolución guatemalteca, personalizados en la comandancia general. En ese contexto, la previsión de transitar de un movimiento insurgente y revolucionario político-armado, político-militar, a una situación claramente política y electoral, se expresa en la decisión de participar directamente en las elecciones generales de 1,995, aunque no con rostro propio, pero sí con los cuadros adecuados para el caso, a través del Frente Democrático Nueva Guatemala (FDNG).Eso la sociedad lo sabe. El FDNG no fue más que la avanzada de participación política y electoral del movimiento revolucionario organizado, llevando de candidato presidencial a Jorge González del Valle y de vicepresidente a Juan León. Fue una decisión premeditada, analizada, prevista, organizada y sistemáticamente influida. Esto no es una ocurrencia. En esto se caracteriza el movimiento revolucionario, que no tiene por qué improvisar, porque somos un movimiento serio, responsable y, político, por encima de todo.

La segunda experiencia para la inserción del movimiento revolucionario en el contexto de la legalidad actual, con los limites que ésta tiene para construir la democracia que el país necesita, siendo la legalidad actual desfavorable para construir la democracia real, se da con la constitución de la Alianza Nueva Nacion (ANN), que Rolando Moran vino estructurando, previendo, proponiendo, discutiendo y madurando (desde 1,997) con los principales dirigentes, los miembros de la comandancia mas los principales dirigentes del nuevo partido URNG. Porque la comandancia muere dos o tres meses inmediatamente después de la firma de la paz y se constituye la junta directiva provisional de lo que va a ser la URNG como partido político. Ahí ya es la comandancia más otros cuadros de ladirección nacional de las cuatro organizaciones político-militares que oficializan ese año su terminación con tal.

En ese proceso de inserción política, los miembros de la comandancia prevén y los miembros de la dirección nacional, preven además de la construcción del partido político legal, la URNG, la posibilidad de abrirle camino a un proceso amplio, democratizador y progresista en Guatemala, que estuviera en capacidad de ser un vehiculo importante para exigir el cumplimiento de los Acuerdos de Paz. Eso se viene estructurando desde 1997, con Rolando Moran a la cabeza. Se habla con el Desarrollo Integral Auténtico (DIA), con el FDNG, Unidad de la Izquierda Democrática (UNID) y en 1,998 se comienza a estructurar la Alianza Nueva Nación (ANN).

Va a ser a principios de 1999 que se incorpora a Álvaro Colom como candidato de ese proyecto. Es claramente un proyecto de amplitud, pluralidad, de democratización y de una alternativa para el país en el que URNG pasa a ser una parte más. La revolución guatemalteca en su interior, en su profundidad, lo que hace es abrir un proyecto más amplio, más plural, que esté en la capacidad de promover la democracia plena para el país, buscar el desarrollo y sentar las primeras bases para construir la unidad nacional. ¿Con base en qué? En base a reconocer que en Guatemala hay Pueblo Maya, hay Pueblo Xinca, hay Pueblo Garífuna y que el Pueblo Ladino tiene que hacer (construir) su propia identidad. Eso es lo que fundamenta la constitución de la ANN y el haber aceptado y haberle dado oportunidad a Álvaro Colom para que fuera el candidato presidencial de la ANN, un proyecto de la URNG y de las fuerzas (FDNG, UNID, DIA) y sectores democráticos y progresistas que decidieron trabajar con URNG la posibilidad de abrirle una alternativa al país para construir (lo que proyectan) los Acuerdos de Paz.

Ahí surge Álvaro Colom…

Eso le da vida a una alternativa, reconociendo que Álvaro Colom sumaba sectores, adeptos y simpatías al proyecto de URNG y de los otros partidos políticos y URNG, por su lado, le entregaba estructuras, militancia, excombatientes, base social, trayectoria histórica y un proyecto revolucionario, con respeto pleno a Colom y a las otras fuerzas políticas, aceptando debilidades, con la conciencia de que en un proyecto mas amplio nosotros tenemos que aceptar a los que van con nosotros así como ellos nos aceptan a nosotros, pués es en un proyecto no sólo de nosotros, sino de los componentes de la alianza.

Así se construye una alianza en el 97 y 98, se participa en las elecciones de 1999 y logramos resultados muy importantes en conjunto con la ANN.

La URNG acepta la legalidad actual y las reglas del proceso político y electoral consciente de que las puede transformar una vez que la sociedad también asuma el compromiso de transformarlas. Su primera prueba es FDNG y en la segunda prueba con ANN, ganamos todos los sectores que participamos, porque logramos llegar a un buen tercer lugar de la votación general.

Desafortunadamente por incongruencias, deficiencias, diferencias ideológicas y políticas, en la práctica inmediata posterior se empezó a dar la fragmentación. Varios aliados nuestros empezaron a retirarse, empezando por los diputados al Congreso de la República. En segundo lugar se retiró Álvaro Colom. En tercer lugar en el caso de los diputados que venían como seguidores de Pablo Monsanto. La cosecha que logramos como ANN se fragmentó en dos o tres pedazos.

Prácticamente no estábamos pensando en el proyecto revolucionario democrático que se había planteado al principio de esa alianza sino que empezaron a pesar más los intereses personales, particulares, de cada uno de los componentes de esa alianza, con lo cual la experiencia de ANN se vino abajo. Entonces esos esfuerzos se diluyeron. Colom se fue y constituyó lo que hoy es Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), Pablo Monsanto se fue de esa alianza y ganó la ficha de ANN ya no con el mismo contenido. Posteriormente otros problemas de funcionamiento interno de URNG dieron prácticamente el fracaso del proyecto de ampliación, de pluralidad, de fuerza alternativa, democrática, popular y con carácter revolucionario que pudop haber sido la ANN.

Lo más reciente y último es la separación de Nineth Montenegro de ANN…

Bueno, Nineth Montenegro se va con Pablo Monsanto. En las últimas elecciones del 2003, Nineth Montenegro da una contribución muy sustantiva para que ANN, dirigida por Pablo Monsanto, tenga seis diputados. Eso es en el 2003. En el 2004 se producen conflictos internos en ANN y en el 2005 se separa Nineth de ANN. Ni ANN logra constituirse como un instrumento alternativo a URNG ni logra desarrollarse como una instancia más. Sin embargo, tienenuna ficha, una personalidad, una institución que hay que respetar. En el caso de URNG, en 2003 por distintas razones y un análisis que posiblemente no llegó a su profundidad, URNG privilegia las alianzas a nivel local y a nivel departamental, con sectores sociales y populares y le da un margen estrecho a la alianza con partidos políticos a nivel nacional, lo que hace que en URNG a nivel nacional y departamental las candidaturas sean básicamente de URNG. Esto, que puede tener sus dificultades, limitaciones, más la restricción que supuso en la campaña electoral el que la cúpula económica empresarial del país haya tomado control del sistema político-electoral a través del uso de los medios de comunicación y otros medios, hizo que URNG haya tenido un resultado muy desfavorable.

Del 12 por ciento de votación general en las elecciones generales de 1999, en el 2003 caímos al 2 por ciento de la votación general, de haber tenido 11 diputados en las elecciones del 99 obtuvimos 3 diputados en las elecciones del 2003 y de haber tenido 16 alcaldes en 1999 logramos tener 8 alcaldes en las elecciones del 2003. Hay una disminución en la convocatoria electoral de URNG. Es importante subrayar que a nivel electoral sufrimos un fracaso, una derrota, que tiene razones, causas de carácter externo por la institucionalidad democrática, que no es democrática en el caso de Guatemala y con los defectos y errores internos de URNG como puede ser la falta de una correcta estrategia electoral.

Sin embargo, se mantienen bases sociales, una conciencia revolucionaria en distintas regiones del país y una estructura partidaria en por lo menos 15 departamentos y en unos 150 municipios; es decir que la derrota no diezmó a URNG, pero si le afectó. Tenemos esa otra fortaleza, con lo cual URNG se está planteando ahora proponerle a la sociedad un proyecto alternativo de carácter popular, democrático, con un nacionalismo muy fuerte ante la situación que estamos viviendo.

¿Cuál es la diferencia de la oferta que hace la URNG a la población guatemalteca, si se compara con los ofrecimientos de los otros partidos políticos?

URNG siempre tuvo en su actividad política la iniciativa de incorporar a distintos sectores para hacer avanzar el proyecto revolucionario. Hoy es más consciente de la necesidad de que entre distintos sectores, fuerzas políticas y sociales recuperemos la alternativa para el país. Con la política neoliberal del actual gobierno y de la cúpula económica que está gobernando, el país esta en riesgo. En el caso de los Pueblos Indígenas la situación es grave. La URNG se está planteando un componente más. ¿Qué ofrecemos como URNG? El partido. Somos un partido legalmente constituido, cumplimos con todos los requisitos, incluso vamos a cumplir con los 16 mil 200 afiliados que demanda la ley, aunque la ley pudiera no entrar en vigencia porque hay arreglos para facilitar que otros partidos existan aunque no tengan ese numero de afiliados. Vamos a participar. Ofrecemos una buena estructura partidaria en por lo menos 15 departamentos y 150 municipios. Lo que nos importa es construir con la sociedad guatemalteca, con los distintos sectores sociales y fuerzas políticas, y fundamentalmente con las expresiones de los Pueblos Indígenas una alternativa económica y política para rescatar la dignidad del país, la posibilidad de la democracia y de construir una nueva nación en la que el racismo y la exclusión sean ya cosa del pasado.

URNG ni se va a morir, ni está dormida, sino que está muy activa en el área rural. Donde si estamos rezagados es en el movimiento urbano, la ciudad capital. Nosotros esperamos que los sectores democráticos, políticos, entiendan el planteamiento político de URNG y estén dispuestos a compartirlo y a discutir cuál es el proyecto. Eso si. No vamos a negar que venimos de ser guerrilleros, ni vamos a negar que somos firmantes de los Acuerdos de Paz, ni vamos a negar que queremos construir una alternativa socialista en el país que sea superior, mejor y mucho más beneficiosa para el país y para la población guatemalteca que el proyecto neoliberal, que consiste en la venta y entrega de los recursos naturales del país a las transnacionales. Con personalidad propia vamos a estar presentes en todo esfuerzo que trate de rescatar al país ante el proyecto neoliberal y transnacional que se está imponiendo en Guatemala.

Guatemala está a punto de convertirse en una parcela más de cualquier empresa transnacional de los Estados Unidos, más ahora con la firma del TLC. Y en el caso del actual gobierno su prioridad han sido los megaproyectos. El actual gobierno está dispuesto a vender ríos, montañas, energía, recursos naturales, lo que sea. Lo único que les interesa es su ganancia, mayor capital para algunos sectores o grupos económicos que están con Berger y para conquistar o aminorar las contradicciones con otros grupos económicos que no están obteniendo las mismas ganancias en los megaproyectos de Berger.

Nuestro país esta en venta. Vamos a ser otra vez una parcela ahora ya no de la United Fruit Company como en el siglo pasado, sino de cualquier otra transnacional estadunidense. URNG como tal está planteando como alternativa que defendamos los recursos naturales del país.

En algunas ruedas de académicos se discute sobre la izquierda. Una pregunta irónica, quizá. ¿Cómo se representa la izquierda en el complejo panorama político del país?

Si nosotros ciframos todo nuestro optimismo sólo alrededor de los grupos que se llaman de izquierda, ahí sí podemos tropezar. La alternativa para el país no es solamente alrededor de los grupos de izquierda. Con mucha franqueza, no es alrededor de la URNG, ni de URNG junto con ANN, ni es alrededor de los grupos de intelectuales, de profesionales, de académicos, que vienen de la izquierda y que están buscando un espacio. No. Es alrededor de ellos pero también es alrededor de los grupos de cooperativistas, de dirigentes campesinos, ahora si con énfasis en dirigentes indígenas a nivel de Municipios y Departamentos. Además hay asociaciones de padres de familia, amas de casa, magisteriales, consumidores de luz ante los excesivos cobros de las empresas generadoras. Yo diría que en todas partes surge el movimiento. Hay que buscarlo y se encuentra entre los evangélicos que están en la montaña, que creen en una situación de bienestar que no tienen y que hay que construirla, en los católicos, igual en los Guías Espirituales Mayas, por supuesto en éstos últimos mencionados, con una visión de más largo plazo porque son la representación de una resistencia secular y de una identidad maya más arraigada.

Hay un resurgimiento del movimiento social, en general. Claro, debieran haber resultados mas concretos, pero en esta coyuntura no es posible. Tenemos nuevos actores. Ya no van a ser solo los partidos de izquierda, del centro o de derecha menos arcaica sino va a ser el movimiento social, indígena, cooperativista, juvenil, magisterial, de pequeños empresarios. El gran reto es como eso se constituye en una alternativa para el país.

Se viene un tiempo donde se necesita optimismo, capacidad de articular, de construcción de consensos y de estructuración democrática, con visión de futuro, con paciencia y visión maya y pluricultural.

Pablo Ceto trabaja actualmente en prestar asesoría, capacitación y asistencia técnica a municipalidades y grupos comunitarios del Pueblo Maya, a través de FUNDAMAYA.Es así mismo, miembro del Comité Ejecutivo Nacional y de la Comisión de Asuntos Electorales del Partido Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca – URNG -.

Fuente: www.cambio3.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.