Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Rigoberta Menchú: "El Estado está podrido por dentro, hay gente incrustada en todos los niveles"
Por Daniel S. Caballero, - Madrid, Estado Español, 20 de marzo de 2007

La candidata a la presidencia de Guatemala responde a las preguntas de ADN

Llega dispuesta a ser la primera mujer en presidir Guatemala, un país con una guerra civil de tres décadas a sus espaldas. Rigoberta Menchú, víctima de la violencia que azotó el país (su padre, madre y dos hermanos fueron asesinados por militares), Nobel de la Paz en 1992, candidata del izquierdista Partido Encuentro por Guatemala (PEG), recogió en Madrid el premio anual del Club de las 25, un grupo de mujeres profesionales de distintos ámbitos.

Ha pasado un mes desde que anunció su candidatura. ¿Cómo cree que ha sentado?
Es una noticia maravillosa que ha trascendido mucho. Ha movido el cariño y la solidaridad del mundo, que ha vuelto sobre Guatemala. También ha roto los esquemas de los grandes partidos tradicionales que, con mucha comodidad, habían esperado las elecciones.

Hay recelos sobre su candidatura. ¿Qué mensaje ofrece?
Es un termómetro para medir muchas cosas: qué tanto hemos avanzado en democracia, en los conceptos y visualización de los indígenas o en los acuerdos de paz en los últimos diez años. Hablamos de convivencia, de igualdad e inclusión. Nada va a ser igual para los indígenas y mujeres. La población espera algo nuevo.

Habla en unos términos como si fuera a ganar sí o sí.
Tenemos determinación y razones, la fundamental es la necesidad de la gente. Venimos a cosechar los avances de la paz firme y duradera. Es el momento de tirarnos al agua y contribuir a la democracia.

¿Cuál es la situación de los índigenas? ¿Han dejado de ser ciudadanos de segunda?
Ha cambiado el rol. Cada partido nos ubica en su esquema como un sector. Sector mujer, sector indígena. No nos reconocen como pueblos con culturas milenarias. En el próximo periodo trabajaremos las políticas públicas. Nadie puede frenar la participación de los indígenas como guatemaltecos plenos, no marginados.

Usted, Evo Morales... ¿Cree que hay un surgir de los indígenas en América Latina?
Sí. Tantos años discutiendo los derechos de los indígenas causa una demanda urgente, materializar los derechos en la práctica. Por eso hay un fenómeno ventajoso para muchos pueblos, especialmente Bolivia o Ecuador. La lucha de los bolivianos es una mina de oro para aprender.

Usted se ha manifestado contra la globalización. ¿Por qué?
La globalización es económica, no integral. Si lo fuera sería muy fácil saca de la pobreza a la población. Todos los pueblos merecemos una oportunidad. Estoy en contra de una globalización de oportunidades para unos pocos. Hay que globalizar valores. La economía tiene su lugar, pero nos debe interesar la gente.

Se exilió del país porque la violencia dominaba el día a día. ¿Ahora se siente segura?
Es un país muy violento. La muerte de los diputados [tres parlamentarios asesinados por policías que a su vez fueron asesinados en prisión para que no señalaran a los cerebros del crimen] simboliza el grado al que han llegado los grupos de narcotráfico, crimen organizado y corrupción. El Estado está podrido por dentro. Se habla no de grupos paralelos sino de gente incrustada en todos los niveles, y eso nos pone en peligro a todos los guatemaltecos.

¿Qué hará si no gana?
Tengo que ganar. Ya hemos ganado. Ganamos el sufrimiento de Winaq [movimiento político indígena que lidera Menchú] como movimiento político, ganamos una alianza sin precedentes con el PEG. Yo gano una gran experiencia

Biografía

Infancia violenta
Rigoberta Menchú Tum creció en una Guatemala difícil. Trabajó en el servicio doméstico hasta que se exilió en México en 1981 durante siete años. "Es una herida que nunca se va a cerrar. No me van a devolver a mis padres ni cambiar nada", cuenta.

Nobel de la Paz
"Siempre estaré agradecida a Alfredo Nobel". Así resume Menchú el impacto del premio en su vida. Lo consiguió en 1992 por su trabajo en favor de la justicia social y reconciliación etnocultural basada en el respeto a los indígenas.

La vuelta al mundo
¿Ambiciones? "Me falta un segundo recorrido por el mundo: el Tíbet, andar con el Dalai Lama y otros personajes que luchan por la paz y la humanidad. Yo soy uno de ellos, así me siento.

El perfil

Edad: 48 años.
Estado civil: casada.
Hijos: Mash (11 años).
Aficiones: escuchar y aprender. "Admiro mucho a Martin Luther King, un maestro silencioso en mi vida", reflexiona.

Fuente: www.diarioadn.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.