Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Entrevista - Kieran Prendergast: “No estoy muy optimista con la CICIACS ahora”
Por Antonio Ordoñez - Guatemala, 15 de noviembre de 2004

Kieran Prendergast, secretario adjunto de Asuntos Políticos de la ONU, dice que se espera la propuesta del gobierno para analizarla.

Negociaciòn de ADNUDH
Insta a lograr un acuerdo sólido para la instalación del ACNUDH.


El diplomático internacional se refiere a la Comisión Investigadora de Cuerpos Ilegales y Aparatos Clandestinos de Seguridad (CICIACS) como un tema aún vivo, pero con dificultades, en tanto que ve la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos como una instancia de seguimiento al trabajo de Minugua.

¿Cuál es la visión de las Naciones Unidas respecto a estos dos temas y cuáles son los requerimientos precisos?

– La CICIACS fue originalmente una idea de Guatemala, que vino de la sociedad civil y estuvimos encantados de ayudar para que funcionara y en diseñar algo con los guatemaltecos. Ahora parece que hay significativos obstáculos políticos en el Congreso. Creo que hay un límite de cuán lejos uno puede ir en el apoyo a la CICIACS, al ver que se puede diluir la propuesta inicial y que podría perder sentido. La verdad es que no estoy muy optimista con la CICIACS ahora. Creo que el tema todavía está vivo y la ONU todavía espera la propuesta del gobierno. Cuando la recibamos, la vamos a analizar para ver su peso y si vale la pena seguir trabajando.

La Oficina del Alto Comisionado es un proyecto importante, porque los derechos humanos son un componente importante del trabajo de Minugua. Todavía tenemos discusiones con el gobierno, pero creo firmemente que aún es posible, al final, tener un acuerdo sólido y que valga la pena para defender los derechos humanos en Guatemala.

¿Cuál es el mínimo que la ONU requeriría para que la CICICAS continúe en la mesa de negociaciones?

– Queremos tener algo que sea efectivo, y no sólo crear algo por tener una oficina más. Debe tener resultados y efectividad en términos de la necesidad que fue identificada en primer lugar.

¿Qué hay de la fecha límite para ratificar la ACNUDH en el país, que es el 15 de noviembre?

– No vine para ninguna negociación, vine únicamente para el cierre oficial de Minugua. Pero creo que es muy importante que las pláticas concluyan en un acuerdo sólido, porque es de gran interés para toda la sociedad, incluso para el gobierno. En el pasado, la ONU ha reportado irrestrictamente, de forma justa e imparcial, sobre los derechos humanos, y así seguirá en el futuro.

¿Cómo ve el avance de los acuerdos de paz en Guatemala, luego de los diez años de su mandato?

– La gente aquí ve las cosas día a día. Están muy conscientes de las dificultades que se encontraron. Pero si vemos una panorámica del país hoy, la democracia de Guatemala está más consolidada que en 1994. En términos del trabajo de Minugua, su gran logro fue ayudar al país a diseñar y concluir los acuerdos de paz, que son muy ambiciosos. Éstos significan una transformación de la sociedad, y eso es algo que no se logrará hasta que pasen una o dos generaciones de guatemaltecos. Creo que Minugua hizo un trabajo invaluable en ayudar a que se iniciara la implementación de los acuerdos y en acompañar durante el camino para llegar al punto en que la paz en el territorio fuera irreversible. Ahora es correcto que Guatemala tome el control por sí misma de la verificación de este proceso.

Fuente: El Periódico - 15 de noviembre de 2004
www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.