Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Álvaro Ramazzini: “Se olvidan que hay millones de gente sufriendo”
Por Juan Carlos Llorca - Guatemala, 22 enero de 2005

El obispo Álvaro Ramazzini no ve solución posible, si el Ejecutivo no acepta los puntos de vista de la población más pobre. Sugiere que podría aumentar la polarización entre los guatemaltecos.

¿Lo quieren matar?

El ministro de Gobernación, Carlos Vielmann, ofreció ayer seguridad al obispo de San Marcos, Álvaro Ramazzini, luego de que la Procuraduría de los Derechos Humanos revelara que existe un supuesto plan para asesinar al obispo. Además de ofrecerle guardaespaldas, Vielmann indicó que si Ramazzini lo prefiere puede dar permisos de portación de armas a quien el prelado prefiera para formar una guardia de cuerpo.

¿Es válido ver lo que ha ocurrido entre Iglesia y Ejecutivo como dice el vicepresidente, un “cruce de espadas entre el Presidente y el Arzobispo”?

– No, no es válido porque en realidad si el Arzobispo ha intervenido es porque ha salido en defensa mía y en defensa de la Conferencia Episcopal. Hay afirmaciones mentirosas y se está poniendo en tela de juicio una posición muy clara de la Conferencia Episcopal sobre temas fundamentales como puede ser el Concepto de Desarrollo Integral que nosotros manejamos desde la doctrina social de la Iglesia.

Usted ha dicho que una de las soluciones al problema es que los funcionarios aprendan a ver las cosas desde el punto de vista de los pobres, ir a vivir a una comunidad pobre para conocer de primera mano la pobreza…

– Yo digo que es uno de los primeros pasos para la solución. No podemos hablar de soluciones a problemas si no hemos vivido los problemas. Aquí, muchos hablamos de pobreza en este país, pero no hemos tenido la experiencia de vivir en carne propia esta pobreza. Por eso digo que sería un buen ejercicio que se fueran a meter a comer lo que la gente come, a vivir dentro de la vida de la gente porque desde allí pueden comenzar a visualizar soluciones, y en segundo lugar, que este gobierno lo haga, no lo creo, pero lo esperaría.

Plantéeme el escenario de aquí a dos años. ¿Va a crecer la polarización?

– A como vamos, sí, porque este gobierno es intransigente, que no quiere escuchar las demandas de la población. Es gente empresarial, que habla de competitividad, de inversiones, pero cómo podemos hablar de competitividad con los niveles tan bajos de educación formal que tenemos. ¿Cómo le va a pedir a un nieto de cortadores de café, que entre en la competitividad de la globalización, si lo único que sabe hacer es cortar café?

¿Qué dice esto de nosotros como guatemaltecos?

– Que solamente unidos en este país vamos a salir adelante. Pero, ¿qué quiere decir unidos? No puede haber unidad sin diálogo, pero efectivo, de tomar en cuenta las exigencias de estas grandes mayorías.

Pero como país no hemos sido capaces de reconciliarnos…

– Por supuesto, porque no tenemos un liderazgo que ayude. Ésa es la crítica que yo le hago al actual gobierno, que éste no tiene un liderazgo.

¿Y la Iglesia ha ejercido ese liderazgo para unir a la población?

– Claro que lo estamos tratando de hacer, el único gran punto es que cuando hablamos de justicia y de exigencias éticas entonces nos dicen que estamos dividiendo, ¿por qué? porque hay gente que no quiere cambiar en este país su corazón. Es decir, tienen tal apego al dinero y a su bienestar que se olvidan que hay millones de gente que están sufriendo.

Fuente: El Periódico - 22 de enero de 2005
www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.